Perro Sasha
Sasha

Sasha, mi perro cocker spaniel americano hembra, tiene picor y rascarse y garrapatas

me la entregaron con pulgitas y garrapatas q puedo echarle

dermatológico garrapatas
hace más de 3 años
Información sobre Sasha
  • Especie: Perro
  • Raza: Cocker spaniel americano
  • Sexo: Hembra
  • Edad: 2 meses y 2 semanas
  • Castración: No
  • Síntomas: Garrapatas y Picor y rascarse
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Picor y rascarse

Si tu mascota se rasca de manera obsesiva, puede deberse a varios motivos, ya que los problemas dermatológicos pueden estar originados por alergias, hongos, bacterias, agentes externos, parásitos externos, enfermedades hormonales o autoinmunes, etc.
Es fundamental acudir a un veterinario para realizar algunas pruebas diagnósticas sencillas y de bajo coste que permiten descartar las causas más comunes.

Por lo general, el protocolo debe incluir:
- Desparasitación externa.
- Tricograma.
- Raspado cutáneo en la zona de lesión.
- Lámpara de Woods.
- Análisis de sangre.
- Pruebas de alergias.

Te recomendamos visitar al veterinario para que averigüe lo que provoca ese picor. Dependiendo de la causa, el tratamiento será diferente.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Ehrlichiosis

La ehrlichiosis es una enfermedad bacteriana que se transmite por la picadura de la garrapata, provocando anemia y hemorragias en nuestras mascotas.

La prevención consiste, básicamente, en llevar un control estricto de las garrapatas a través del uso de pipetas, collares y demás tratamientos antiparasitarios, es fundamental para evitar este tipo de enfermedad.

Fases

- Fase de incubación (de una semana a un mes desde la picadura de la garrapata, en primavera y otoño.

- Fase de aguda
- Síntomas más frecuentes: debilidad, fatiga, cansancio, apatía, pérdida de peso, descargas nasales y oculares
- Síntomas menos frecuentes: fiebre, edemas (sobre todo en los machos en los genitales)

- Fase de cronificación de la enfermedad; si no se han tratado los síntomas de la fase anterior
- Síntomas de anemia: palidez de las mucosa, fatiga, debilidad, etc.
- Hemorragias
- Cojera
- Afecciones oculares: enrojecimiento, manchas, desprendimiento de retina, etc.

El veterinario realizará las pruebas de laboratorio necesarias para poder confirmar el diagnóstico y comenzar con el tratamiento adecuado cuanto antes; teniendo en cuenta la fase en la que se encuentre y si hay o no otros órganos afectados.

Hay que tener en cuenta que los perros tratados no quedan inmunizados, por lo que pueden volver a contraer la enfermedad; por ello la desparasitación externa es fundamental para evitarlo.

×
Babesiosis

La babesiosis es una enfermedad infecciosa provocada por la picadura de una garrapata o por transfusión sanguínea con sangre infectada. Afecta a animales de todas las edades y razas y es más frecuente en perros que en gatos.

Los principales síntomas pueden manifestarse incluso dos meses después de la picadura de la garrapata y no son muy determinantes en un principio (cansancio y apatía general, falta de apetito, y fiebre, etc.). Al tratarse de una enfermedad infecciosa, la enfermedad evoluciona y en las siguientes horas a la manifestación de los síntomas el animal mostrara un decaimiento general de salud. Es importante acudir rápidamente al veterinario para que determine el grado de la infección, ya que esta enfermedad puede aparecer en 3 cuadros clínicos: babeosis aguda, hiperaguda y crónica.

El tratamiento para cada una de ellas debe de ser indicado por el profesional veterinario después de las pruebas pertinentes: análisis de sangre y orina. La internación del paciente para un mejor seguimiento de la enfermedad, el uso de fármacos para eliminar la infección de la sangre e incluso transfusiones de sangre, para limpiar y renovar el flujo sanguíneo, son algunos de los tratamientos propuestos por los especialistas. En este caso, como en muchos otros, la prevención puede quitarnos muchos dolores de cabeza. Desparasita a tu mascota siguiendo las pautas de desparasitación que te indique su veterinario (la frecuencia suele ser de 1, 3 o 6 meses, dependiendo de la zona en la que viva el animal).

×
Dermatitis

La dermatitis es una enfermedad bastante común producida por diferentes agentes y que provoca una inflamación de la piel asociada al picor o prurito. Aunque en principio no es grave, sí causa incomodidad y malestar al animal afectado.

Dependiendo de las causas que la provoquen, podemos diferenciar varios tipos:

Dermatitis Atópica. Es la más común entre los animales de compañía, suele afectar a perros y gatos jóvenes de entre 1 y 5 años de edad. Se produce por una predisposición genética del animal asociada a alergias ambientales producidas por agentes como el polen, los ácaros, plantas, esporas de moho, etc.

Los principales síntomas que presentará nuestra mascota son: picor, granos, enrojecimiento de las zonas afectadas, descamación y oscurecimiento de la piel.

El diagnóstico se centra inicialmente en el estudio del historial clínico del paciente y en un chequeo físico. Si esto no es suficiente para determinar la causa de la dermatitis, el veterinario puede pedir análisis de sangre y orina con el objetivo de encontrar el agente alérgeno responsable de esta irritación. En algunos casos es difícil de identificar, por lo que debemos tener paciencia.

El tratamiento suele comenzar con la administración de medicamentos que alivien los síntomas; es decir, indicados para acabar con la picazón, la irritación e incluso antibióticos para evitar posibles infecciones por hongos en las zonas afectadas.
Existen una amplia gama de productos de higiene diaria en el mercado, como champús y lociones específicas, para este tipo de problemas que nos pueden ayudar mucho a mejorar el estado de la piel de nuestra mascota. Pregunta a tu veterinario por los más recomendables en tu caso.

Dado que la dermatitis atópica no tiene cura, una vez controlado el brote tendremos que centrarnos en tener una buena higiene adecuada para nuestro caso, (tu veterinario puede ayudarte en esto) y en evitar el contacto con el agente alérgeno. Estos serán nuestros principales aliados para evitar una nueva recaída.

Dermatitis alérgica por la picadura de pulgas. Este tipo de afección es común en perros que no están debidamente desparasitados, por ello es muy importante llevar al día el calendario de desparasitación de tu mascota, el cual dependerá de la zona en la que vivas y de sus rutinas. Pregúntale a tu veterinario, él sabrá recomendarte los mejores productos para tu mascota y la periodicidad de la desparasitación.

Los principales síntomas son rojeces, granos y picazón por las picaduras. El picor es muy intenso por lo que el animal se mostrará molesto y se rascara continuamente provocándose incluso calvas en las zonas afectadas.

El tratamiento consiste en aplicar el antiparasitario adecuado y seguir unas estrictas pautas de higiene, tanto del animal afectado, como de las zonas en las que haga su vida normal. Debemos ser conscientes que las pulgas son muy resistentes y sobreviven a muchos de los productos que existen actualmente en el mercado, por lo que la constancia en la limpieza y la desparasitación son imprescindibles para acabar con ellas definitivamente.

Dermatitis por contacto. En este caso, la irritación de la piel se produce por el contacto con algún elemento externo al que nuestra mascota sea especialmente sensible. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo más común en zonas sin pelo como la trufa o la boca. Los productos pueden ser jabones, detergentes, cloro, desinfectantes, pinturas, etc
Podremos observar bultos rojos, inflamación de la piel y enrojecimiento. El primer paso es apartar a nuestra mascota del producto que produce la irritación y acudir a un veterinario para que nos recomiende la mejor manera de proceder para evitar que nuestra mascota se rasque y provoque una reacción mayor. Si tienes un collar isabelino en casa, puede ser una buena medida, siempre que el animal se encuentre tranquilo y el collar no le provoque mayor malestar.

En cualquier caso, la mejor manera de proceder es acudir a un veterinario lo antes posible para que pueda examinar al animal y darnos un diagnóstico y tratamiento adecuado.

×
Alergia alimentaria

La alergia alimentaria es una respuesta exagerada del sistema inmunitario ante una sustancia por sí misma inofensiva. Esta sustancia se conoce como alérgeno.
Los alérgenos alimentarios pueden ser sustancias como: el trigo, hierbas, ingredientes de la comida...

Los principales síntomas que puede presentar tu mascota son: dermatológicos, como picazón o caída del otitis crónica, (infección de oído) e intestinales como diarrea o vómito.
Cualquiera de estos síntomas requiere la visita a un especialista, que pueda identificar la causa tras un examen físico del animal. Por otro lado, estas alergias pueden ser provocadas por diferentes factores como: intolerancias (como por ejemplo a la lactosa), sensibilidad a ciertos componentes (por ejemplo, el gluten o la propia proteína del alimento), reacción a fármacos y por último intoxicaciones alimentarias, producidas por hongos o bacterias.

Si sospechas que tu mascota tiene una alergia alimentaria, es importante que la lleves al veterinario. El tratamiento consiste en evitar los ingredientes que la provocan, por lo que una vez identificados, se busca una dieta que no los contenga en su fórmula. Hay buenas opciones en le mercado y, tratando la dolencia correctamente, podrás dar una mejor vida a tu mascota.

×
Queratitis

La queratitis es una enfermedad degenerativa que consiste en la inflamación de la córnea, la membrana transparente que protege el ojo. Existen varios tipos de queratitis: queratoconjuntivitis seca u ojo seco, infecciosa, intersticial, vascular y pigmentaria (pannus)

Dependiendo del tipo de queratitis, los síntomas pueden ser los siguientes:

- dolor, por lo que se frotan constantemente los ojos
- un ojo más cerrado que otro
- ojo inflamado o enrojecido
- lagrimeo
- tercer párpado visible
- fotofobia
- pérdida de transparencia

Este tipo de problemas deben tratarse siempre, ya que pueden terminar provocando la pérdida de visión en nuestra mascota. El tratamiento dependerá del tipo de queratitis que padezca nuestra mascota, como antibióticos, determinados fármacos, colirios, etc.

×
Pioderma

La pioderma es una infección bacteriana de la piel que provoca ulceraciones de mayor o menor grado. Cuando se produce una alteración en el sistema inmunológico de la piel, las bacterias aprovechan esta oportunidad para desarrollarse. Esto puede darse por varias causas: heridas, mordeduras de otros perros, medicamentos inmunodepresores, procesos alérgicos, etc.

Síntomas que podemos observar:

- erupciones cutáneas: costras, llagas, pústulas, etc.
- pérdida de pelo
- picor o escozor

Para llegar a diagnosticarla, el veterinario realizará determinados exámenes como: tomar muestras de piel mediante varias técnicas, cultivo bacteriano y de hongos, análisis de sangre, pruebas de alergia e incluso, en determinados casos, una biopsia.

El tratamiento de la infección generalmente se tratará con antibióticos orales o tópicos. En cuanto a la causa o enfermedad principal desencadenante de la pioderma, deberá tratarse de manera personalizada según sea su origen.

Es fundamental mantener la salud cutánea del animal con controles antiparasitarios, baños con champús específicos, cepillado habitual... Lleva a tu perro al veterinario para que pueda darte la mejor solución.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Joannes Rios Campos
Joannes Rios Campos

Hola. Lo recomendable es que lo lleves donde tu Veterinario de confianza para que instaure un programa antiparasitario. (Internos y externos)
El evaluará la dosis y frecuencia adecuada para tu mascota.
Saludos.

hace más de 3 años