Gato Simón
Simón

Simón, mi gato común europeo macho, tiene mal apetito, ojos inflamados y letargo

Cojera en la pata izquierda trasera, debilidad en las patas traseras con la columna un poco arqueada, rostro inflamado, tercer párpado visible y blanco, apatía, inapetencia, ligera deshidratación con nariz un poco seca, pupilas más dilatadas de lo normal, prefiere estar sentado a moverse. No hay queja al palpar abdomen y patas traseras y tampoco hay bultos.

locomotor
hace alrededor de 1 año
Información sobre Simón
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Deshidratación

Si tu mascota ha perdido más líquido del que ha ingerido, bien sea por vómitos o diarreas persistentes, porque no bebe agua, etc. Puede estar sufriendo un cuadro de deshidratación, por lo que es importante suministrarle líquidos lo antes posible y lentamente. Si no tolera el agua o ha estado más de 24 horas vomitando y/o con diarreas, su piel pierde flexibilidad, está seca y flácida (si pellizcas un trozo de piel, verás que tarda en volver a su sitio), presenta encías secas, ritmo cardíaco elevado, falta de apetito, babeo excesivo, etc. Debes acudir de urgencia al veterinario para que pueda estabilizarla (terapia de rehidratación) e identificar la causa de la deshidratación, antes de que haya complicaciones más serias.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Pancreatitis

La pancreatitis es una enfermedad del páncreas, órgano situado en el abdomen, que ayuda al cuerpo a digerir los alimentos. Durante la digestión, el páncreas secreta unas enzimas en el tracto digestivo que ayudan a procesar los alimentos ricos en grasas. Cuando se inflama se produce la pancreatitis.

La pancreatitis puede ser aguda, ocurre de manera repentina, o crónica. Al igual que en los humanos, ambas pueden ser leves o graves, llegando a ser potencialmente mortales si no se tratan.

Síntomas

- pérdida de apetito
- diarrea
- vómitos
- depresión, cansancio, letargo
- dolor abdominal
- fiebre

En los casos más graves

- fiebre alta
- deshidratación
- presión arterial elevada

Para el diagnóstico de la enfermedad se debe acudir al veterinario, el cual, mediante un examen físico y el historial clínico, podrá determinar si padece esta enfermedad. Aunque no existe una única prueba para diagnosticarla, inicialmente se pueden incluir análisis de sangre, radiografías, ecografía abdominal (para localizar alguna anomalía o descartar otras posibles causas). Generalmente, junto con las pruebas anteriores, se realizará la medición en sangre de algunas enzimas pancreáticas, como la lipasa y amilasa, para llegar al diagnóstico definitivo.

×
Artrosis

La artrosis es una enfermedad que se produce cuando las articulaciones de tu mascota se desgastan. Esta enfermedad se caracteriza por la dificultad para moverse, subir escaleras, lentitud, y dolor. Es una enfermedad muy dolorosa y molesta, ya que tu mascota se sentirá muy incómoda al mover sus patas, saltar o correr.

Los principales motivos por los que puede aparecer esta enfermedad responden a 3 factores: la edad del animal, el factor genético, determinado tanto por la herencia como por la raza a la que pertenece, y el estilo de vida que ha llevado el animal.

Es importante que tengas en cuenta que es una enfermedad degenerativa, que no tiene cura, como en los humanos. Sin embargo, existen tratamientos que mejoran mucho la calidad de vida del animal. El tratamiento consiste en eliminar o mitigar el dolor tanto con una mejora en la dieta (siempre por prescripción de un especialista en nutrición) como con la prescripción de medicamentos antiinflamatorios indicados para esta dolencia concreta.
Por tu parte, debes hacer más cómoda la vida de tu mascota. Recuerda comprarle una buena cama, existe una amplia gama en el mercado específica para este tipo de problemas. Mantenle alejado de temperaturas extremas, el exceso de frío y/o calor son igualmente perjudiciales. Aunque veas que se mueve menos por el dolor, debes animarle a que camine, el ejercicio es un buen aliado para luchar contra la artrosis. También es recomendable acudir a un especialista veterinario en fisioterapia, que puede darte una pautas de rehabilitación para mejorar la movilidad.
Ante todo, si sospechas que tu mascota puede sufrir de artrosis, debes acudir lo antes posible a tu veterinario, aunque no existe una gravedad inminente ni cura, el diagnóstico temprano nos ayudará sin duda a mejorar la calidad de vida de nuestra querido compañero.
Por otro lado, la prevención desde que son cachorros puede ayudarnos mucho a evitar o retrasar la aparición de la artrosis en nuestra mascota. Una dieta completa y adecuada a sus necesidades, el ejercicio físico, la no exposición a temperaturas extremas y el uso de condroprotectores son las principales pautas que debemos seguir para evitar esta dolencia en el futuro.

No olvides siempre consultar con tu veterinario para definir las pautas correctas para tu mascota.

×
Gastritis aguda

La gastritis aguda es una enfermedad muy común en los animales de compañía. Consiste en la inflamación de la mucosa gástrica producida por diferentes factores, el más común es la ingesta de sustancias dañinas para el organismo del animal.

Algunas de estas sustancias pueden ser:

- deshechos de comida o basura
- plantas venenosas
- medicamentos. Existen protectores gástricos, como para los humanos, así que no te olvides de preguntar a tu veterinario si es que mascota tiene que tomar alguna medicación.
- objetos no alimenticios
- venenos: líquidos de limpiar, raticidas, detergentes, etc.

Los principales síntomas que se presentan son:

- vómitos
- diarrea
- dolor abdominal
- inflamación abdominal
- pérdida de apetito
- sangre en la heces

En cuanto al diagnóstico, debe ser realizado siempre por un profesional veterinario, que estudiará la historia clínica del animal, sus hábitos alimenticios, si ha tenido acceso a algún producto dañino, etc. Además, deberá realizar una exploración física con palpación, radiografías y, en algunos casos, análisis de sangre para determinar las causas de la gastritis.

Al igual que en los humanos, el tratamiento inicial consiste en ayuno durante un periodo de tiempo señalado por el veterinario, normalmente de entre 12 y 48 horas. Es importante también controlar la cantidad de agua que ingiere nuestra mascota durante este periodo de ayuno. Se suele recomendar cantidades pequeñas de agua para evitar vómitos y la consecuente sobre irritación del aparato digestivo. Tu veterinario te aconsejará lo más óptimo según tu caso. Tras el periodo de ayuno, te recomendará, si necesario, una dieta específica. En algunos casos, se incluye el tratamiento con antibióticos, medicamentos para evitar vómitos, etc.

×
Gastritis crónica

La gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica y es una de las afecciones intestinales más comunes. Se considera crónica cuando persiste en el tiempo y se desarrolla de manera lenta. Lleva a tu mascota al veterinario lo antes posible para que pueda poner solución al problema cuanto antes.

×
Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa muy común de la que los gatos son el huésped definitivo y que puede padecer cualquier mamífero. Detectar que nuestra mascota está infectada es algo complejo ya que, en la mayoría de las ocasiones, esta patología es asintomática y leve, por lo que es muy complicado detectarla sin realizar un análisis de sangre. Acude a tu veterinario para realizar un sencillo análisis de sangre a tu gato.

×
Empacho o indigestión

El empacho o indigestión es el malestar que se produce por comer en exceso, esto provoca que el aparato digestivo de nuestro animal de compañía tenga que trabajar más para poder digerir esa alta cantidad de comida.
Los principales síntomas que se determinan un empacho o indigestión son:

Vómito
Inflamación excesiva del abdomen,
Babeo y jadeo sin motivo aparente
Apatía
Malestar general

El diagnóstico debe ser determinado siempre por un profesional veterinario, aunque parezca que un empacho no es algo grave puede llegar a serlo en algunos casos en los que puede provocar torsión gástrica, enfermedad muy urgente y peligrosa.

Lo más importante es que la mascota evacue el alimento que le produce el malestar y el empacho, vía oral o vía anal de manera natural.
Si ha vomitado y ha parado de hacerlo, y parece que se recupera, el tratamiento consiste en controlar la ingesta de alimento. Un periodo de ayuno de algunas horas tras el último vómito y la ingesta progresiva de alimento en pequeñas cantidades hasta la recuperación total del animal.
Es importante que disponga siempre de agua fresca pero en cantidades moderadas, ya que la ingesta masiva de agua puede provocar también la torsión estomacal.
En el caso que la mascota siga vomitando o con ganas de vomitar después de expulsar el alimento es muy importante que acudas rápidamente a tu veterinario para que puede acabar con los síntomas y valorar el estado general del animal.

Lo mejor que puedes hacer para prevenir este tipo de enfermedad es controlar la alimentación de tu mascota, si es muy ansioso comiendo ten cuidado con las cantidades,e s mejor que le des más veces al día menos cantidad. No olvides que este tipo de empachos producen una irritación del tracto digestivo, darle comida antes de dejar que se recupere puede provocar que la enfermedad se alargue.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
Fotos adjuntas
Simón, mi gato común europeo macho, tiene mal apetito, ojos inflamados y letargo
1 veterinario ha respondido
Veterinario Elena Laguno
Top
Elena Laguno

Se recomienda llevar al veterinario para hacerle examen neurológico,una analítica de sangre y radiografía.
Como tiene 15 años,puede presentar más de una patología.
Hay que descartar algún tumor,enfermedades como leucemia,infección vírica o bacteriana que afecte a las meninges,algún derrame o tumor o trombo cerebrales entre otros posibles diagnósticos.

Un saludo

hace alrededor de 1 año