Perro Tobi
Tobi

Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular

Hace aproximadamente 15 días, el perro empezó a ponerse mal pensamos que era porque comió 2 pedacitos muy pequeños de pescado sin espina, y otra porque en unas croquetas tenían unos gusanitos y tal vez el tuvo la mala suerte de tragar una, porque en casa tenemos a 5 perritos más y a ellos no les paso nada.
Luego de eso notamos que tenía como dolor en la parte abdominal porque la forma en que se echaba, agitado, cesando mucho, con la columna curveada, la parte de alrederor de su ano inflamado y lloraba un poquito. Se procedió al principio hablarle a un veterinario por teléfono y nos dijo que tal vez tenía dolor o temperatura y se le dio un 1/4 de pastilla tempra para niño tres veces, de alguna manera le hizo un poquito de efecto... pero siguió igual y se llevo a que lo valorará otro veterinario, lo revisó y dijo que si presentaba dolor y que eran gases que no podía sacar, le puso una inyeccion flumixin y el perrito a la siguiente hora ya había mejorado, pero pasando unas horas el perrito volvía a tener el mismo cuadro y se le volvió aplicar dos veces más cuando le sucedía lo mismo, y volvía a la normalidad. Hasta que el pasado lunes el perrito se puso peor el mismo cuadro su columna más curveada, y al caminar sus patitas de atrás las llevaba de puntitas, ese dia pasaron alrededor de 10 horas hasta que se llevo al veterinario le tomaron una placa al parecer todo bien, le inyectaron metoclopramida y otro la verdad no recuerdo. Pero no le ayudo en nada, para el siguiente día el perrito ya no le respondian las patas de atras, y se llevo a otro veterinario donde quedo hospitalizado 2 días con medicamentos diferentes
via intravenosa, le hicieron biometría hemática, química sanguínea, y otro análisis del pipi y todo salió bien. El perrito come, toma agua, pero sigue igual, no puede caminar se arrastra, creo que aun tiene dolor su ano inflamado y no sabemos que es.

ano temperatura
hace alrededor de 1 mes
Información sobre Tobi
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Pérdida o Atrofia muscular

La atrofia o falta de tono muscular puede presentarse en diferentes partes del cuerpo de tu mascota: caderas, cuello, cara y en las patas traseras. Es un indicativo de que existe un problema subyacente. Entre las causas más frecuentes se encuentran: la falta de ejercicio o movilidad (desuso), envejecimiento o enfermedades. Si hablamos de enfermedades, la pérdida de masa muscular va acompañada de otros síntomas. Pueden ser enfermedades de tipo inmunológico, como la inflamación del músculo o miositis (afecta principalmente a zonas de la cabeza, cara y músculos masticatorios). Enfermedades relacionadas con lesiones medulares (mielopatía degenerativa), comenzando primero en las extremidades posteriores y después en las anteriores. Otras causas más frecuentes están relacionadas con parásitos (garrapatas), siendo la debilidad en las extremidades traseras uno de los síntomas más destacables.

Te recomendamos que acudas al veterinario para que realice un examen físico y llegue a un diagnóstico concreto para poder valorar el tratamiento a seguir.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Displasia

La displasia de cadera es una enfermedad ósea genética y degenerativa que afecta a las articulaciones, sobre todo a la inserción del fémur en la cadera (displasia de cadera). Consiste en una malformación de la articulación de la cadera, que impide caminar y correr correctamente al animal. Suele tener más incidencia en perros de raza grande y gigante.

La displasia tiene un factor genético muy importante, aunque también influyen otros factores como la obesidad, las condiciones en las que viva el perro, el tipo de alimentación, factores ambientales, etc.

En algunos casos la enfermedad no se muestra desde cachorro, sino que va evolucionando con el tiempo y los síntomas comienzan a aparecer cuando del perro ya es adulto. En otras ocasiones, los animales son portadores pero no llegan a manifestar nunca la enfermedad.

Los principales síntomas que debemos de tener en cuenta si sospechamos que nuestro perro puede sufrir displasia de cadera son:

- inactividad
- movimientos extraños con las patas traseras, corre como si fuera un conejo
- aproximación de las patas traseras al caminar, llegando incluso a cruzarlas en algunos casos
- dolor al subir escaleras
- rigidez de las patas traseras
- cojera
- dolor a la palpación

El diagnóstico se centra en una exploración física y manipulación de la zona de la cadera, apoyado en radiografías de la zona, para comprobar el grado de displasia que sufre el animal. Una vez que el veterinario identifique el grado de displasia, procederá a recomendarte el mejor tratamiento para tu mascota.

Al ser una enfermedad genética y degenerativa no tiene cura como tal, aún así existen dos tipos de tratamiento diferentes, que se aplicarán dependiendo del grado de la displasia y de la edad del animal.
El tratamiento médico se basa en antiinflamatorios para disminuir la inflamación de la articulación, analgésicos para controlar el dolor, condroprotectores para proteger los cartílagos y terapia física o rehabilitación. Por otro lado se recomienda una buena alimentación, ejercicio físico, moderado y constante, y control del peso del animal.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, suele recomendarse en casos severos con un alto grado de displasia. Existen varias técnicas, su veterinario te explicará y recomendará la mejor según sea su caso.

A parte de lo que te recomiende tu veterinario, si tu perro sufre displasia, tu principal objetivo debe de ser mejorar su calidad de vida al máximo.
sácale a pasear más. Paseos cortos, pero más a menudo. El ejercicio moderado es muy recomendable para mejorar su estado físico.
cuida su dieta. El sobrepeso es el principal enemigo de las articulaciones. Restringe su dieta, que sea rica y adecuada para su raza y edad (siempre bajo supervisión veterinaria)

Recuerda que un perro con displasia, si recibe los cuidados adecuados, puede disfrutar de una vida larga y normal.

×
Artrosis

La artrosis es una enfermedad que se produce cuando las articulaciones de tu mascota se desgastan. Esta enfermedad se caracteriza por la dificultad para moverse, subir escaleras, lentitud, y dolor. Es una enfermedad muy dolorosa y molesta, ya que tu mascota se sentirá muy incómoda al mover sus patas, saltar o correr.

Los principales motivos por los que puede aparecer esta enfermedad responden a 3 factores: la edad del animal, el factor genético, determinado tanto por la herencia como por la raza a la que pertenece, y el estilo de vida que ha llevado el animal.

Es importante que tengas en cuenta que es una enfermedad degenerativa, que no tiene cura, como en los humanos. Sin embargo, existen tratamientos que mejoran mucho la calidad de vida del animal. El tratamiento consiste en eliminar o mitigar el dolor tanto con una mejora en la dieta (siempre por prescripción de un especialista en nutrición) como con la prescripción de medicamentos antiinflamatorios indicados para esta dolencia concreta.
Por tu parte, debes hacer más cómoda la vida de tu mascota. Recuerda comprarle una buena cama, existe una amplia gama en el mercado específica para este tipo de problemas. Mantenle alejado de temperaturas extremas, el exceso de frío y/o calor son igualmente perjudiciales. Aunque veas que se mueve menos por el dolor, debes animarle a que camine, el ejercicio es un buen aliado para luchar contra la artrosis. También es recomendable acudir a un especialista veterinario en fisioterapia, que puede darte una pautas de rehabilitación para mejorar la movilidad.
Ante todo, si sospechas que tu mascota puede sufrir de artrosis, debes acudir lo antes posible a tu veterinario, aunque no existe una gravedad inminente ni cura, el diagnóstico temprano nos ayudará sin duda a mejorar la calidad de vida de nuestra querido compañero.
Por otro lado, la prevención desde que son cachorros puede ayudarnos mucho a evitar o retrasar la aparición de la artrosis en nuestra mascota. Una dieta completa y adecuada a sus necesidades, el ejercicio físico, la no exposición a temperaturas extremas y el uso de condroprotectores son las principales pautas que debemos seguir para evitar esta dolencia en el futuro.

No olvides siempre consultar con tu veterinario para definir las pautas correctas para tu mascota.

×
Brucelosis canina

La brucelosis canina es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa entre individuos de la misma especie. La brucelosis se contagia por el contacto con fluidos orgánicos como: leche de la madre, orina, heces, secrecciones vaginales, semén, saliva, secrección ocular y secreción de oídos.

Los síntomas que describen esta enfermedad son comunes en un gran número de dolencias, por lo que es difícil identificar la enfermedad en una etapa temprana. Los más destacados son: fiebre, inflamación de los ganglios, dolores articulares y debilidad general; en los machos se presenta inflamación testicular y abortos en el caso de las hembras.

Si sospechas que tu mascota puede sufrir esta dolencia, no dudes en acudir a tu veterinario lo antes posible. El diagnóstico se basará en análisis de sangre y en el historial clínico del paciente, no olvides informar al veterinario de tus sospechas, sobretodo si es hembra y crees que ha sufrido algún aborto.

Al tratarse de una infección bacteriana lo más común es prescribir antibióticos específicos para esta dolencia. Se recomienda hacer seguimiento continuo del paciente para evitar nuevos brotes. Es posible que la infección haya dejado secuelas en el aparato reproductor del paciente, por lo que su veterinario recomendará castrar al animal, así evitarás posibles contagios.

No existe una vacuna que prevenga la enfermedad, así que no dudes en acudir a tu veterinario si notas alguno de los síntomas descritos.

×
Picos de loro (discoespondilosis)

La espondilosis, pico de loro o discoespondilosis, es una patología propia del envejecimiento de nuestra mascota. Como la artrosis, es un proceso degenerativo que afecta a la estructura ósea, principalmente de la columna vertebral y de los discos vertebrales. Consiste en la formación de espolones óseos (osteofitos) en la parte inferior y lateral de las vértebras. Como consecuencia, el espacio entre ellas se reduce y se produce un desgaste debido al roce continuo, perdiendo movilidad y elasticidad. Aunque su incidencia es mayor en los caninos, cada vez más se diagnostica en felinos.

El sobrepeso, problemas o alteraciones en la formación del colágeno de las articulaciones, malformaciones en la columna, microtraumatismos reiterados, alteraciones en la marcha y sobre todo la edad son las principales causas de esta patología tan dolorosa para nuestras mascotas.

Síntomas o signos característicos:

- dolor
- cojera en frío
- rigidez
- atrofia muscular
- decaimiento

Para el diagnóstico se tendrá en cuenta el historial clínico de la mascota, análisis de la marcha, manipulación y examen radiológico de la columna.

Generalmente el tratamiento es conservador y se abordará desde varios frentes (dependiendo del grado de afectación), mejorando notablemente su calidad de vida.

- mejora de las condiciones físicas: control de peso, fortalecer la musculatura, nutrición adecuada, etc.
- cambio en los hábitos de vida y reeducación postural: caminar, ejercicio moderado, etc.
- tratamiento farmacológico para aliviar el dolor a base de antiinflamatorios, corticoides, analgésicos, etc.
- fisioterapia

Esta enfermedad compromete seriamente la calidad de vida del animal, ya que puede llegar a ser muy dolorosa y limitante. Lleva a tu mascota cuanto antes al veterinario para poder tratarla y mejorar su calidad de vida.

×
Botulismo

El botulismo es una enfermedad bacteriana provocada por la ingesta de carne cruda, animales muertos o incluso vegetales en descomposición. Es una enfermedad poco común, pero seria y peligrosa.

El principal síntoma que se manifiesta es la debilidad de las patas traseras, que luego se traslada a las 4 extremidades provocando parálisis. Esta parálisis puede extenderse a todo el cuerpo, llegando a producir una parada cardiorrespiratoria; por ello es importante acudir al veterinario con urgencia.

El proceso de parálisis puede durar de entre 12 y 24 horas. El diagnóstico del veterinario se basará en las evidentes manifestaciones físicas del animal y en un análisis de sangre, heces o incluso vómito, en el caso de que existiera.

El tratamiento tiene que ser siempre pautado por un profesional y vendrá determinado por el grado de intoxicación en el que se encuentre el paciente. El animal suele quedarse internado para una mejor supervisión, en algunos casos es necesaria la alimentación intravenosa o incluso la respiración asistida. El tratamiento con una antitoxina tipo C permitirá neutralizar la toxina botulínica y la recuperación del animal será progresiva, puede durar entre 1 a 3 semanas en general.

Si identificas alguno de los síntomas o sabes que tu mascota ha ingerido carne cruda en mal estado o algún cadáver de otro animal, no dudes en acudir a tu veterinario y realizar un análisis para descartar esta peligrosa enfermedad.

×
Neosporosis

La neosporosis canina es una enfermedad causada por un parásito que conduce naturalmente a la muerte de células y tejidos vivos (necrosis) en respuesta a la invasión del virus. La neosporosis se puede prevenir evitando alimento contaminados. Otros perros o animales que pueden haber tenido contacto con un animal infectado, deben ser examinados y recibir tratamiento lo antes posible. Acude al veterinario cuanto antes.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
Fotos adjuntas
Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular Tobi, mi perro chihuahueño macho, tiene dificultad para mover las patas traseras, dolor de cadera y pérdida o atrofia muscular
1 veterinario ha respondido
Veterinario Juan Alfonso García López
Top
Juan Alfonso García López

Está complejo tu caso, creo que vale la pena que lo vuelvan a revisar, pero creo que podrían hacer estudio de ultrasonido, pero a veces no aparece el problema de inicio, sino después de algunos días, y la observación y la paciencia son las que ayudan, no dejes de mantener contacto con tu veterinario, tal vez valga la pena que además del ultrasonido. pero no dejes de mantenerte en contacto con tu veterinario, Mantén vigilancia de toma de agua, orina, excremento y temperatura para que puedas dar datos a tu veterinario

hace alrededor de 1 mes