Perro Chico
Chico

Chico, mi perro cruce macho, tiene caspa y pérdida de pelo (alopecia)

mi perro pierde mechones de pelo en algunas zonas. y tienen en la raiz como caspa

dermatológico
hace 11 meses
Información sobre Chico
  • Especie: Perro
  • Raza: Cruce
  • Sexo: Macho
  • Edad: 7 años
  • Castración: No
  • Síntomas: Caspa y Pérdida de pelo (alopecia)
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Caspa

La presencia de caspa en tu mascota puede tener muchas causas: alergias, hongos, bacterias, agentes externos, parásitos externos, enfermedades hormonales o autoinmunes, etc.

Es fundamental acudir a un veterinario para realizar algunas pruebas diagnósticas, sencillas y de bajo coste, que permitan descartar las causas más comunes:

- desparasitación externa.
- tricograma.
- raspado cutáneo en la zona de lesión.
- lámpara de Woods.
- análisis de sangre.
- pruebas de alergias.

Te recomendamos visitar al veterinario para que averigüe lo que provoca esa descamación, ya que el tratamiento a seguir será diferente dependiendo de una cosa u otra.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Sarna demodécica

La sarna demodécica es una enfermedad parasitaria que afecta a la piel de nuestros perros, producida por el sobrecrecimiento del ácaro, demodex canis. Este ácaro se encuentra habitualmente en los folículos pilosos de los perros sanos, donde su sistema inmunitario se encarga de mantenerlo bajo control. Si por algún motivo este ciclo se rompe, los ácaros se multiplican sin control pasando a la piel y provocando los síntomas propios de la enfermedad.

Este tipo de sarna no es contagiosa para el ser humano y tampoco lo es en perros adultos, pero las hembras sí pueden pasar los ácaros a sus cachorros a través de la leche. Puede darse de manera localizada (forma menos grave), como en las patas, o en zonas más amplias.

Síntomas

- calvas en la cabeza o en las patas delanteras, en su forma menos grave (localizada)
- forma más grave:
- calvas en zonas amplias del cuerpo
- pústulas
- úlceras
- sequedad en la piel con tendencia al sangrado
- oscurecimiento de la piel
- infecciones secundarias

El veterinario realizará varias pruebas, como toma de muestras de la piel mediante raspados u otras técnicas para llegar a un diagnóstico y determinar el tratamiento adecuado.

×
Demodicosis

La demodicosis es una enfermedad parasitaria inflamatoria, caracterizada por el sobrecrecimiento de ácaros de la familia demodex en el folículo piloso, debido a causas genéticas o del sistema inmunitario del animal.

Ciertas razas tienen una mayor predisposición a desarrollarla, como los terriers, Pitbull, Pastor Alemán, Bobtail, Collie, Dálmata, Gran Danés, Boxer, Dobermann, Afgano, Maltese, pero puede desarrollarse en otras razas.

Tipos de demodicosis:

- Localizada. Generalmente, las lesiones se localizan en la cara y alrededor de los labios. No suelen darse más de 6 lesiones a la vez, y no afecta a varias extremidades.
- Generalizada. Las lesiones se extienden a otras zonas: tronco, extremidades, cabeza, etc. Tiene un fuerte componente hereditario, por lo que hay que tener en cuenta las razas con predisposición a padecerla.

Síntomas:

- piel grasa (seborrea)
- enrojecimiento de la piel (eritema)
- prurito
- pérdida de pelo (alopecia) en zonas bien delimitadas
- depresión
- fiebre
- ganglios inflamados
- pododermatitis

Para el diagnóstico, el veterinario observará los signos clínicos y realizará las pruebas diagnósticas pertinentes, como raspados cutáneos y otros métodos de diagnóstico específicos.

El tratamiento a seguir será diferente, dependiendo de si la demodicosis es localizada o generalizada. Generalmente, se seguirá una pauta tópica y complementos vitamínicos específicos, además de seguir unas estrictas medidas de higiene. El tratamiento debe seguirse a rajatabla para que sea efectivo.

Si observas estos síntomas en tu mascota, acude a su veterinario para que pueda identificar la causa y tratarla antes de que se complique la situación.

×
Fungosis

La fungosis es una enfermedad infecciosa de la piel, caracterizada por la proliferación de un hongo que invade piel, pelo y uñas.

Causas

- baños frecuentes, humedad de la piel
- no secar correctamente la piel mojada
- intolerancias alimentarias
- por contagio
- tratamientos inmunosupresores (quimioterapia, etc.)
- piel grasa

Síntomas

- enrojecimiento de la piel (eritema)
- picor
- pérdida de pelo (alopecia). Comenzando de forma localizada y con lesiones circulares
- ronchas
- costras
- mal olor corporal
- secreción en los oídos
- piel grasa (seborrea)

Para poder instaurar un tratamiento efectivo, es necesario llegar a un diagnóstico primero; por ello su veterinario realizará diversas pruebas diagnósticas, como la citología, para poder descartar otro tipo de enfermedades dermatológicas con síntomas similares.

El tratamiento incluye terapia tópica y oral, dependiendo de la gravedad de la infección. Es fundamental mantener una buena la salud cutánea de la mascota, con controles antiparasitarios, baños con champús específicos, cepillado habitual, etc.

Si sospechas que tu perro puede estar sufriendo este problema de salud, llévalo al veterinario para que pueda confirmar el diagnóstico y tratarlo, y así frenar el avance de la enfermedad.

×
Displasia folicular

La displasia folicular es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la pérdida de pelo (alopecia), debido a alteraciones en la estructura del folículo piloso, es decir, en el nacimiento del pelo.

La causa es desconocida, pero se sabe que tiene un componente genético importante, por lo que los perros que la padecen no deberían utilizarse para la cría (en el caso de los criadores).

Tipos y razas afectadas

1. Displasia folicular sin relación con el color del pelo: razas nórdicas y ejemplares jóvenes
2. Displasia folicular asociada al color del pelo
- color negro: Pinscher y Ratoneros, principalmente.
- color mixtos (difusos)

El principal síntoma es la pérdida de densidad del pelo en determinadas zonas.

Para llegar a un diagnóstico, y descartar otras enfermedades con sintomatología similar, el veterinario realizará determinadas pruebas diagnósticas, como tricograma y biopsia para confirmar el diagnóstico.

En cuanto al tratamiento, puesto que es una enfermedad crónica, es necesario llevar un control y un seguimiento exhaustivo con su veterinario, así como incluir baños periódicos con champús específicos, dietas específicas para el cuidado dermatológico e incluir complementos vitamínicos, siempre por prescripción veterinaria.

Si observas estos síntomas en tu mascota, acude a su veterinario para que pueda identificar la causa y tratarla adecuadamente.

×
Dermatitis

La dermatitis es una enfermedad bastante común producida por diferentes agentes y que provoca una inflamación de la piel asociada al picor o prurito. Aunque en principio no es grave, sí causa incomodidad y malestar al animal afectado.

Dependiendo de las causas que la provoquen, podemos diferenciar varios tipos:

Dermatitis Atópica. Es la más común entre los animales de compañía, suele afectar a perros y gatos jóvenes de entre 1 y 5 años de edad. Se produce por una predisposición genética del animal asociada a alergias ambientales producidas por agentes como el polen, los ácaros, plantas, esporas de moho, etc.

Los principales síntomas que presentará nuestra mascota son: picor, granos, enrojecimiento de las zonas afectadas, descamación y oscurecimiento de la piel.

El diagnóstico se centra inicialmente en el estudio del historial clínico del paciente y en un chequeo físico. Si esto no es suficiente para determinar la causa de la dermatitis, el veterinario puede pedir análisis de sangre y orina con el objetivo de encontrar el agente alérgeno responsable de esta irritación. En algunos casos es difícil de identificar, por lo que debemos tener paciencia.

El tratamiento suele comenzar con la administración de medicamentos que alivien los síntomas; es decir, indicados para acabar con la picazón, la irritación e incluso antibióticos para evitar posibles infecciones por hongos en las zonas afectadas.
Existen una amplia gama de productos de higiene diaria en el mercado, como champús y lociones específicas, para este tipo de problemas que nos pueden ayudar mucho a mejorar el estado de la piel de nuestra mascota. Pregunta a tu veterinario por los más recomendables en tu caso.

Dado que la dermatitis atópica no tiene cura, una vez controlado el brote tendremos que centrarnos en tener una buena higiene adecuada para nuestro caso, (tu veterinario puede ayudarte en esto) y en evitar el contacto con el agente alérgeno. Estos serán nuestros principales aliados para evitar una nueva recaída.

Dermatitis alérgica por la picadura de pulgas. Este tipo de afección es común en perros que no están debidamente desparasitados, por ello es muy importante llevar al día el calendario de desparasitación de tu mascota, el cual dependerá de la zona en la que vivas y de sus rutinas. Pregúntale a tu veterinario, él sabrá recomendarte los mejores productos para tu mascota y la periodicidad de la desparasitación.

Los principales síntomas son rojeces, granos y picazón por las picaduras. El picor es muy intenso por lo que el animal se mostrará molesto y se rascara continuamente provocándose incluso calvas en las zonas afectadas.

El tratamiento consiste en aplicar el antiparasitario adecuado y seguir unas estrictas pautas de higiene, tanto del animal afectado, como de las zonas en las que haga su vida normal. Debemos ser conscientes que las pulgas son muy resistentes y sobreviven a muchos de los productos que existen actualmente en el mercado, por lo que la constancia en la limpieza y la desparasitación son imprescindibles para acabar con ellas definitivamente.

Dermatitis por contacto. En este caso, la irritación de la piel se produce por el contacto con algún elemento externo al que nuestra mascota sea especialmente sensible. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo más común en zonas sin pelo como la trufa o la boca. Los productos pueden ser jabones, detergentes, cloro, desinfectantes, pinturas, etc
Podremos observar bultos rojos, inflamación de la piel y enrojecimiento. El primer paso es apartar a nuestra mascota del producto que produce la irritación y acudir a un veterinario para que nos recomiende la mejor manera de proceder para evitar que nuestra mascota se rasque y provoque una reacción mayor. Si tienes un collar isabelino en casa, puede ser una buena medida, siempre que el animal se encuentre tranquilo y el collar no le provoque mayor malestar.

En cualquier caso, la mejor manera de proceder es acudir a un veterinario lo antes posible para que pueda examinar al animal y darnos un diagnóstico y tratamiento adecuado.

×
Tiña (dermatofitosis)

La tiña, o dermatofitosis, es una infección cutánea ocasionada por hongos. Se trata de una enfermedad común y contagiosa, que es más frecuente en gatos que en perros. Es muy importante detectarla y tratarla lo antes posible con el fin de evitar contagios y asegurar el bienestar del animal. Las lesiones típicas alcanzan su máximo desarrollo al cabo de 5 semanas desde la infección y se hacen más visibles. Pueden aparecer en zonas localizadas o en un área extensa.

Signos visibles típicos:

- lesiones locales circulares de hasta unos 3 cm de diámetro, generalmente localizadas en la cara, cabeza o patas.
- pelo apelmazado
- caspa
- alopecia
- costras en la zona central de la lesión
- olor desagradable

Para poder instaurar un tratamiento efectivo es necesario llegar a un diagnóstico primero; por ello su veterinario realizará diversas pruebas: frotis, lámpara de Woods, cultivo de material infectado, etc.

Una vez identificada la causa, el tratamiento de la tiña incluye desde el tópico (baños con productos específicos) al sistémico y manejo del entorno exhaustivo: aspirar las zonas de la casa frecuentadas por el animal para eliminar el pelo contaminado, así como las esporas, limpiar zonas que toleren la lejía doméstica (1:10) y uso de sprays con miconazol.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Elena Laguno
Elena Laguno
+1
Respuesta mejor valorada

Se recomienda llevarlo al veterinario para que lo examine ya que puede ser un problema hormonal o causado por algún parásito o por déficit nutricional entre otras posibles causas.

Un saludo

hace 11 meses