Perro Cobie
Cobie

Cobie, mi perro chihuahueño macho, tiene ataque epiléptico y mal apetito

Mi perro no quiere comer ni moverse, además le dio un ataque epiléptico

digestivo
hace 4 meses
Información sobre Cobie
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Mal apetito

Cuando una mascota deja de comer es un indicador de que algo le sucede. Este síntoma va asociado a múltiples patologías: presencia de parásitos (sobre todo en cachorros no desparasitados), problemas gastrointestinales provocados por cambios bruscos en la dieta, intoxicación, dolor, problemas bucodentales, etc.

Te recomendamos que acudas al veterinario para que pueda realizar un examen físico y determinar la causa exacta antes de que se agrave su estado. En el caso de los cachorros, se debe actuar de inmediato, ya que en cuestión de horas pueden desestabilizarse y empeorar gravemente.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Obstrucción intestinal

La obstrucción intestinal ocurre cuando la comida o las heces no pueden salir del intestino. Las causas más frecuentes de obstrucción intestinal son la presencia de un cuerpo extraño dentro del intestino del animal (juguetes, huesos, piedras, plásticos, cuerdas...) Los cuerpos extraños pueden producir obstrucciones intestinales parciales o totales. Es muy importante acudir al veterinario cuanto antes para extraer el cuerpo extraño del interior de la mascota.

×
Pancreatitis

La pancreatitis es una enfermedad del páncreas, órgano situado en el abdomen, que ayuda al cuerpo a digerir los alimentos. Durante la digestión, el páncreas secreta unas enzimas en el tracto digestivo que ayudan a procesar los alimentos ricos en grasas. Cuando se inflama se produce la pancreatitis.

La pancreatitis puede ser aguda, ocurre de manera repentina, o crónica. Al igual que en los humanos, ambas pueden ser leves o graves, llegando a ser potencialmente mortales si no se tratan.

Síntomas

- pérdida de apetito
- diarrea
- vómitos
- depresión, cansancio, letargo
- dolor abdominal
- fiebre

En los casos más graves

- fiebre alta
- deshidratación
- presión arterial elevada

Para el diagnóstico de la enfermedad se debe acudir al veterinario, el cual, mediante un examen físico y el historial clínico, podrá determinar si padece esta enfermedad. Aunque no existe una única prueba para diagnosticarla, inicialmente se pueden incluir análisis de sangre, radiografías, ecografía abdominal (para localizar alguna anomalía o descartar otras posibles causas). Generalmente, junto con las pruebas anteriores, se realizará la medición en sangre de algunas enzimas pancreáticas, como la lipasa y amilasa, para llegar al diagnóstico definitivo.

×
Empacho o indigestión

El empacho o indigestión es el malestar que se produce por comer en exceso, esto provoca que el aparato digestivo de nuestro animal de compañía tenga que trabajar más para poder digerir esa alta cantidad de comida.
Los principales síntomas que se determinan un empacho o indigestión son:

Vómito
Inflamación excesiva del abdomen,
Babeo y jadeo sin motivo aparente
Apatía
Malestar general

El diagnóstico debe ser determinado siempre por un profesional veterinario, aunque parezca que un empacho no es algo grave puede llegar a serlo en algunos casos en los que puede provocar torsión gástrica, enfermedad muy urgente y peligrosa.

Lo más importante es que la mascota evacue el alimento que le produce el malestar y el empacho, vía oral o vía anal de manera natural.
Si ha vomitado y ha parado de hacerlo, y parece que se recupera, el tratamiento consiste en controlar la ingesta de alimento. Un periodo de ayuno de algunas horas tras el último vómito y la ingesta progresiva de alimento en pequeñas cantidades hasta la recuperación total del animal.
Es importante que disponga siempre de agua fresca pero en cantidades moderadas, ya que la ingesta masiva de agua puede provocar también la torsión estomacal.
En el caso que la mascota siga vomitando o con ganas de vomitar después de expulsar el alimento es muy importante que acudas rápidamente a tu veterinario para que puede acabar con los síntomas y valorar el estado general del animal.

Lo mejor que puedes hacer para prevenir este tipo de enfermedad es controlar la alimentación de tu mascota, si es muy ansioso comiendo ten cuidado con las cantidades,e s mejor que le des más veces al día menos cantidad. No olvides que este tipo de empachos producen una irritación del tracto digestivo, darle comida antes de dejar que se recupere puede provocar que la enfermedad se alargue.

×
Epilepsia

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso, debida a la aparición de actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral, que provoca ataques repentinos caracterizados por convulsiones violentas y pérdida del conocimiento. Acude a tu veterinario lo antes posible, es urgente.

×
Dilatacion o torsión gástrica

La torsión gástrica en perros es un síndrome que afecta al aparato digestivo, producido por una sobre dilatación de los ligamentos de la pared gástrica del estómago, lo que a su vez provoca la torsión del órgano principal. Esta torsión bloquea la salida de gases y alimentos y estrangula los capilares de la zona cortando el flujo normal del aparato digestivo, es decir, el estómago está lleno y no puede vaciarse por ninguna vía, ni hacía los intestinos ni hacia la boca.

Es una enfermedad muy grave y con una mortalidad alta aproximada del 20-30%. Es importante identificar bien los síntomas y acudir con urgencia a un veterinario para que pueda salvar la vida de nuestra mascota. Es más común en perros de raza grande o gigante, aunque ninguna raza está exenta de padecer esta dolencia.

La principal causa que provoca este síndrome es la ingesta masiva de comida y bebida después de realizar ejercicio físico, esto provoca la acumulación de gases y la dilatación estomacal. Si es mucha la cantidad, los ligamentos no soportan la presión y producen la torsión gástrica. Existen también factores psicológicos como el estrés, que pueden provocar esta dolencia, pero es una causa menos probable.

Los primeros síntomas que se presentan son:

- vómitos fallidos y náuseas. El perro intenta vomitar y no puede.
- intranquilidad e incomodidad. El perro se muestra incómodo: se tumba, se levanta y evita tumbarse sobre la barriga.
- dilatación abdominal. La parte del estómago se ve inflamada y con dolor al tacto
- salivación y jadeo constantes.
- apatía y debilidad. Según se va desarrollando el problema el perro se encontrará peor, más débil y sin ganas de hacer nada.

El diagnóstico debe de ser rápido, el veterinario reconocerá los síntomas rápidamente, teniendo en cuenta factores como la raza, la edad y los hábitos del perro, además puede apoyarse en pruebas radiológicas para ver el estado en el que se encuentra el estomago.

El tratamiento debe ser realizado siempre por un veterinario cualificado y consiste en la descompresión del estómago; para ello sedará al animal e introducirá una sonda gástrica por la boca para realizar un lavado de estómago y acabar con la hiper dilatación de la zona. En algunos casos, es necesaria una cirugía más complicada, que consiste en vaciar el estómago mediante una vía directa, realizando una punción en el órgano para extraer el contenido que provoca la torsión. Una vez realizado el vaciado del estómago, se puede realizar una cirugía preventiva que consiste en fijar parte del estómago a la pared costal, y así evitar nuevas torsiones.

Pronóstico: el estado de maduración de la enfermedad en la que se encuentre el paciente es clave para su recuperación, cuanto más avanzado esté, más complicado será salvarle la vida. En etapas tempranas la recuperación es casi segura, pero en otros casos, en los que comienza a aparecer necrosis en los tejidos, la tasa de mortalidad es alta incluso después de la cirugía abdominal. La recuperación suele ser favorable después de las siguientes 48 horas a la operación. El animal deberá de permanecer ingresado al menos dos días para comprobar cómo evoluciona. No escatimes en visitas, y menos cuando esté ingresado, seguro que te lo agradecerá.

Como medidas preventivas, te recomendamos:

- evitar la ingesta de grandes cantidades de comida, fraccionando la dosis en varias veces a lo largo del día
- evita que beba mucha agua de golpe. Quítale el cuenco del agua si ves que se pasa con las cantidades, espera unos minutos y vuelve a dejarselo
- controla el ejercicio físico al que sometes a tu mascota, en la moderación está la clave
- evita cualquier situación que pueda producirle estrés.

Una vez más recalcar la importancia de acudir con urgencia al veterinario si identificas algunos de los síntomas descritos anteriormente, el tiempo corre en contra de la vida de mascota.

×
Gastritis aguda

La gastritis aguda es una enfermedad muy común en los animales de compañía. Consiste en la inflamación de la mucosa gástrica producida por diferentes factores, el más común es la ingesta de sustancias dañinas para el organismo del animal.

Algunas de estas sustancias pueden ser:

- deshechos de comida o basura
- plantas venenosas
- medicamentos. Existen protectores gástricos, como para los humanos, así que no te olvides de preguntar a tu veterinario si es que mascota tiene que tomar alguna medicación.
- objetos no alimenticios
- venenos: líquidos de limpiar, raticidas, detergentes, etc.

Los principales síntomas que se presentan son:

- vómitos
- diarrea
- dolor abdominal
- inflamación abdominal
- pérdida de apetito
- sangre en la heces

En cuanto al diagnóstico, debe ser realizado siempre por un profesional veterinario, que estudiará la historia clínica del animal, sus hábitos alimenticios, si ha tenido acceso a algún producto dañino, etc. Además, deberá realizar una exploración física con palpación, radiografías y, en algunos casos, análisis de sangre para determinar las causas de la gastritis.

Al igual que en los humanos, el tratamiento inicial consiste en ayuno durante un periodo de tiempo señalado por el veterinario, normalmente de entre 12 y 48 horas. Es importante también controlar la cantidad de agua que ingiere nuestra mascota durante este periodo de ayuno. Se suele recomendar cantidades pequeñas de agua para evitar vómitos y la consecuente sobre irritación del aparato digestivo. Tu veterinario te aconsejará lo más óptimo según tu caso. Tras el periodo de ayuno, te recomendará, si necesario, una dieta específica. En algunos casos, se incluye el tratamiento con antibióticos, medicamentos para evitar vómitos, etc.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Elena Laguno
Top
Elena Laguno

Si le ha dado un ataque epiléptico se recomienda llevarlo al veterinario para que le modifique la dosis del tratamiento que esté recibiendo para la epilepsia.

Un saludo

hace 4 meses