Perro Coco
Coco

Coco, mi perro cruce de pit bull macho, tiene salivación excesiva, muestra jadeo e inquietud y vómito

Fuimos a la playa hoy y tragò agua salada. Toda la comida le callò mal y vomitò cantidad. Ahora babea mucho y no puede dormir. Que hagp para ayudarlo,?

digestivo
hace más de 1 año
Información sobre Coco
  • Especie: Perro
  • Raza: Cruce de Pit bull
  • Sexo: Macho
  • Edad: 3 años
  • Castración:
  • Síntomas: Salivación excesiva, Muestra jadeo e inquietud y Vómito
Respuesta de BarkiBot
Sobre el síntoma principal
×
Vómito

El vómito puede estar originado por diversas causas como la ingesta de un cuerpo extraño, problemas en hígado, vesícula o riñón, enfermedades varias, intoxicaciones, parásitos, etc. Además, un vómito constante y no controlado puede provocar irritación del esófago produciendo una esofagitis, lo cual es muy doloroso. Si pasadas 24 horas desde el inicio de la sintomatología no ha mejorado, acude a un veterinario para que pueda realizar un examen físico e identificar la causa exacta.

Si en cualquier momento comenzase a tener diarreas o vómitos con sangre, pérdida de consciencia u otros síntomas graves, tendrías que llevarlo de urgencia al veterinario para que pueda determinar la causa y estabilizarlo antes de que se complique la situación.

Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Eliminación inadecuada por estrés

El estrés es una de las principales causas de los cambios de comportamiento en animales. Sobre todo en los gatos, ya que son especialmente sensibles a situaciones de estrés; cualquier cambio en sus rutinas puede alterarlos y cambiar su comportamiento habitual.

El estrés puede manifestarse con diversas alteraciones del comportamiento, como agresividad hacia personas, hacia otros animales de su misma especie, etc.; aparición de trastornos compulsivos o estereotipias (persigue su cola obsesivamente, etc.); un trastorno alimentario, como anorexia o pica; problemas de eliminación inadecuada o problemas orgánicos: cistitis idiopática en gatos, etc.

Los animales comienzan a orinar en lugares no destinados a ello, como dentro de casa (en el caso de los perros), fuera del arenero (en el caso de los gatos) o donde nunca antes lo habían hecho: camas, mantas, etc.; por ello es importante reconocer cuál es la causa orgánica o comportamental.

En el caso de determinar que el estrés está detrás de este cambio de comportamiento, lo principal sería identificar los agentes estresantes (mudanzas, llegada de un nuevo miembro a la familia, obras, etc.) para poder trabajar en ellos y modificar esa conducta anormal. Esto debe de hacerlo un etólogo clínico especializado en comportamiento animal.
El animal puede seguir haciendo sus necesidades en la calle (en el caso de los perros) o usando la bandeja (en el caso de los gatos).

Diagnóstico:

- descartar una posible causa orgánica: examen físico completo más pruebas necesarias de acuerdo con la sintomatología que presente. Como por ejemplo, problemas relacionados con su aparato reproductor, urinarios, renales, hepáticos, urolitiasis, etc.
- acudir a un experto en comportamiento animal para estudiar el caso en profundidad e identificar las causas/estímulos que están detrás de este comportamiento anormal para poder implementar una terapia adecuada.

Tratamiento:

- terapias de modificación de conducta basadas en refuerzo positivo
- eliminar todo tipo de castigos
- excepcionalmente, puede ser necesario complementar esta terapia con un tratamiento médico: nutracéuticos, uso de feromonas (difusores), tratamiento con psicotrópicos (ansiolíticos, antidepresivos, etc.).

Para más detalles sobre qué pautas son las adecuadas para solucionar el problema, debes ponerte en contacto con un etólogo o especialista en comportamiento canino, que tratará tu caso de manera personalizada.

×
Alergia alimentaria

La alergia alimentaria es una respuesta exagerada del sistema inmunitario ante una sustancia por sí misma inofensiva. Esta sustancia se conoce como alérgeno.
Los alérgenos alimentarios pueden ser sustancias como: el trigo, hierbas, ingredientes de la comida...

Los principales síntomas que puede presentar tu mascota son: dermatológicos, como picazón o caída del otitis crónica, (infección de oído) e intestinales como diarrea o vómito.
Cualquiera de estos síntomas requiere la visita a un especialista, que pueda identificar la causa tras un examen físico del animal. Por otro lado, estas alergias pueden ser provocadas por diferentes factores como: intolerancias (como por ejemplo a la lactosa), sensibilidad a ciertos componentes (por ejemplo, el gluten o la propia proteína del alimento), reacción a fármacos y por último intoxicaciones alimentarias, producidas por hongos o bacterias.

Si sospechas que tu mascota tiene una alergia alimentaria, es importante que la lleves al veterinario. El tratamiento consiste en evitar los ingredientes que la provocan, por lo que una vez identificados, se busca una dieta que no los contenga en su fórmula. Hay buenas opciones en le mercado y, tratando la dolencia correctamente, podrás dar una mejor vida a tu mascota.

×
Hiperlipidemia (colesterol)

El colesterol alto en perros se conoce como hiperlipedemia y consiste en la acumulación de grasa en la sangre. Cuando ese incremento de los lípidos o grasas afecta a los triglicéridos y/o al colesterol, se habla de hipercolesteronemia. Es una enfermedad silenciosa, puesto que los primeros síntomas son inespecíficos. Cuando los síntomas aparecen, la enfermedad ya está avanzada.

Algunas razas están predispuestas, como el Schnauzer miniatura, Caniche, Spaniel y Beagle. El colesterol puede ser primario (causas genéticas o hereditarias) o secundario. Generalmente, el más habitual es el secundario.

Estas serían las causas más comunes:
- metabólicas: pancreatitis, hipotiroidismo
- mala alimentación: dieta con alto contenido en grasas, carnes, lácteos o productos industriales
- obesidad
- vida sedentaria
- vejez

Síntomas
- vómitos
- diarrea
- moretones
- bultos de grasa en la piel
- dolor abdominal
- hinchazón abdominal
- convulsiones o ataques

Para el diagnóstico, el veterinario realizará una anamnesis exhaustiva de la situación (preguntas al propietario para conocer los hábitos de la mascota y sus rutinas), valorará signos clínicos y descartará otro tipo de patologías a través de análisis y pruebas específicas.

Generalmente, el tratamiento habitual para esta enfermedad incluye:
- cambios en la dieta y de las rutinas alimentarias
- aumento de la actividad física
- tratamiento farmacológico o suplementos, con la finalidad de reducir los niveles de grasa en sangre
- controles periódicos para controlar los niveles de colesterol y triglicéridos

La prevención es fundamental para evitar este tipo de enfermedad; por ello es importante seguir estas recomendaciones:

- Nutrición: dieta equilibrada y completa. Adecuada a su edad, tamaño, salud y necesidades específicas
- Evitar: fritos, comidas con alto contenido en grasas, industriales y comida para humanos.
- Ejercicio diario

Hay que tener en cuenta que el colesterol alto pone en peligro el corazón de nuestra mascota, por lo que la prevención puede ahorrarnos muchos disgustos, así como realizar consultas preventivas con su veterinario.

×
Gastritis aguda

La gastritis aguda es una enfermedad muy común en los animales de compañía. Consiste en la inflamación de la mucosa gástrica producida por diferentes factores, el más común es la ingesta de sustancias dañinas para el organismo del animal.

Algunas de estas sustancias pueden ser:

- deshechos de comida o basura
- plantas venenosas
- medicamentos. Existen protectores gástricos, como para los humanos, así que no te olvides de preguntar a tu veterinario si es que mascota tiene que tomar alguna medicación.
- objetos no alimenticios
- venenos: líquidos de limpiar, raticidas, detergentes, etc.

Los principales síntomas que se presentan son:

- vómitos
- diarrea
- dolor abdominal
- inflamación abdominal
- pérdida de apetito
- sangre en la heces

En cuanto al diagnóstico, debe ser realizado siempre por un profesional veterinario, que estudiará la historia clínica del animal, sus hábitos alimenticios, si ha tenido acceso a algún producto dañino, etc. Además, deberá realizar una exploración física con palpación, radiografías y, en algunos casos, análisis de sangre para determinar las causas de la gastritis.

Al igual que en los humanos, el tratamiento inicial consiste en ayuno durante un periodo de tiempo señalado por el veterinario, normalmente de entre 12 y 48 horas. Es importante también controlar la cantidad de agua que ingiere nuestra mascota durante este periodo de ayuno. Se suele recomendar cantidades pequeñas de agua para evitar vómitos y la consecuente sobre irritación del aparato digestivo. Tu veterinario te aconsejará lo más óptimo según tu caso. Tras el periodo de ayuno, te recomendará, si necesario, una dieta específica. En algunos casos, se incluye el tratamiento con antibióticos, medicamentos para evitar vómitos, etc.

×
Obstrucción intestinal

La obstrucción intestinal ocurre cuando la comida o las heces no pueden salir del intestino. Las causas más frecuentes de obstrucción intestinal son la presencia de un cuerpo extraño dentro del intestino del animal (juguetes, huesos, piedras, plásticos, cuerdas...) Los cuerpos extraños pueden producir obstrucciones intestinales parciales o totales. Es muy importante acudir al veterinario cuanto antes para extraer el cuerpo extraño del interior de la mascota.

×
Gastritis crónica

La gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica y es una de las afecciones intestinales más comunes. Se considera crónica cuando persiste en el tiempo y se desarrolla de manera lenta. Lleva a tu mascota al veterinario lo antes posible para que pueda poner solución al problema cuanto antes.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Elena Laguno
Elena Laguno
+1
Respuesta mejor valorada

Lo más probable es que se haya intoxicado.
Si ahora está mejor, darle probióticos y dieta astringente además de agua fresca.
Si no ha mejorado nada, se recomienda llevarlo de urgencias al veterinario.

Un saludo

hace más de 1 año