Perro Sam
Sam

Sam, mi perro golden retriever macho, tiene muestra jadeo e inquietud y exceso de actividad durante todo el día

Está inquieto

hace 7 meses
Información sobre Sam
  • Especie: Perro
  • Raza: Golden retriever
  • Sexo: Macho
  • Edad: 2 años
  • Castración: No
  • Síntomas: Muestra jadeo e inquietud y Exceso de actividad durante todo el día
Respuesta de BarkiBot
Enfermedades más probables
Relacionadas con los síntomas introducidos y presentadas en orden de más probable a menos probable.
×
Exceso de actividad/Hiperactividad

La hiperactividad fisiológica está relacionada fundamentalmente con la falta de estimulación; es decir, si los perros y gatos no pueden satisfacer sus necesidades básicas y desarrollar las habilidades propias de su especie, acumulan gran cantidad de energía (por eso parece que nunca se cansan). Por ejemplo: un perro que no pasea o no se ejercita lo suficiente, que pasa mucho tiempo encerrado sin tener ratos de juego o esparcimiento; un gato doméstico que no dispone de un enriquecimiento ambiental adecuado (sus dueños no juegan ni interactúan con él, no dispone de juguetes, rascadores, etc.) para poder expresar sus conductas de juego y caza.
La hiperactividad patológica, también llamada hiperquinesis, se debe a un problema a nivel orgánico, relacionado con ciertos neurotransmisores. Este tipo de hiperactividad es sumamente extraña y poco frecuente.

Signos visibles:

- estado de alerta permanente
- conductas destructivas
- incapaz de relajarse, incluso sin estimulación
- continuas demandas de atención
- su ritmo cardíaco y respiratorio son elevados aún en reposo (solo en caso de hiperquinesis)
- dificultad para el aprendizaje y la atención.
- su comportamiento activo es independiente de si está el dueño presente o no
- sus actos no tienen ningún fin ni propósito; no van dirigidos a conseguir ningún objetivo (premio)

Las principales diferencias para saber si tu perro padece hiperactividad fisiológica o hiperquinesis son:

- el ritmo cardíaco y su respiración fluctúan dependiendo de si está en calma o no. En la hiperactividad patológica siempre son elevados, incluso aunque el perro esté en reposo.
- En la hiperactividad fisiológica el comportamiento activo surge ante algún estímulo (abrir la puerta del frigorífico, la llegada del propietario a casa, ruidos en el entorno, etc.). En la hiperquinesis no es necesario que pase nada a su alrededor para mostrar su comportamiento enérgico
- En la hiperactividad fisiológica, generalmente existe una finalidad o propósito: lograr atención, conseguir un trozo de comida, subir al sofá, etc. En la hiperquinesis sus demandas no tienen ningún propósito, se muestran activos sin ningún motivo o estímulo.

Diagnóstico:

- Anamnesis exhaustiva. Se trata de transmitir al veterinario toda la información relevante sobre su comportamiento: rutinas, entorno, cantidad y calidad de ejercicio físico y mental, actividad diaria, etc.
- descartar una causa médica subyacente, que provoque estos cambios de comportamiento. Enfermedades endocrinas, metabólicas, etc. En este caso, de ser así, una vez identificada la causa y tratada, su actividad debería reducirse progresivamente.

Tratamiento:

- eliminar todo tipo de castigos
- pautas o terapias de modificación de conducta y enriquecimiento ambiental
- establecer rutinas diarias firmes y con horarios definidos para pasear, jugar, comer, dormir, etc.
- proporcionarle juegos interactivos para su estimulación mental
- aumentar el ejercicio, en función de su raza, peso y edad
- diseñar una dieta adecuada, teniendo en cuenta el nivel de ejercicio, raza, peso y edad
- pautas dirigidas al propietario para poder establecer límites a la mascota
- en el caso de la hiperquinesis, el tratamiento, además de lo anteriormente mencionado, también es farmacológico (estimulantes del sistema nervioso).

Si sospechas que tu compañero es hiperactivo, debes ponerte en contacto con un etólogo clínico o especialista en comportamiento, que tratará tu caso de manera personalizada y te dará las pautas adecuadas para poder llevarlo a un estado tranquilo y equilibrado.

En estos casos, tu papel es fundamental para que el tratamiento sea todo un éxito. Las tres claves para conseguirlo son: paciencia, determinación y nunca, nunca perder los nervios

×
Eliminación inadecuada por estrés

El estrés es una de las principales causas de los cambios de comportamiento en animales. Sobre todo en los gatos, ya que son especialmente sensibles a situaciones de estrés; cualquier cambio en sus rutinas puede alterarlos y cambiar su comportamiento habitual.

El estrés puede manifestarse con diversas alteraciones del comportamiento, como agresividad hacia personas, hacia otros animales de su misma especie, etc.; aparición de trastornos compulsivos o estereotipias (persigue su cola obsesivamente, etc.); un trastorno alimentario, como anorexia o pica; problemas de eliminación inadecuada o problemas orgánicos: cistitis idiopática en gatos, etc.

Los animales comienzan a orinar en lugares no destinados a ello, como dentro de casa (en el caso de los perros), fuera del arenero (en el caso de los gatos) o donde nunca antes lo habían hecho: camas, mantas, etc.; por ello es importante reconocer cuál es la causa orgánica o comportamental.

En el caso de determinar que el estrés está detrás de este cambio de comportamiento, lo principal sería identificar los agentes estresantes (mudanzas, llegada de un nuevo miembro a la familia, obras, etc.) para poder trabajar en ellos y modificar esa conducta anormal. Esto debe de hacerlo un etólogo clínico especializado en comportamiento animal.
El animal puede seguir haciendo sus necesidades en la calle (en el caso de los perros) o usando la bandeja (en el caso de los gatos).

Diagnóstico:

- descartar una posible causa orgánica: examen físico completo más pruebas necesarias de acuerdo con la sintomatología que presente. Como por ejemplo, problemas relacionados con su aparato reproductor, urinarios, renales, hepáticos, urolitiasis, etc.
- acudir a un experto en comportamiento animal para estudiar el caso en profundidad e identificar las causas/estímulos que están detrás de este comportamiento anormal para poder implementar una terapia adecuada.

Tratamiento:

- terapias de modificación de conducta basadas en refuerzo positivo
- eliminar todo tipo de castigos
- excepcionalmente, puede ser necesario complementar esta terapia con un tratamiento médico: nutracéuticos, uso de feromonas (difusores), tratamiento con psicotrópicos (ansiolíticos, antidepresivos, etc.).

Para más detalles sobre qué pautas son las adecuadas para solucionar el problema, debes ponerte en contacto con un etólogo o especialista en comportamiento canino, que tratará tu caso de manera personalizada.

Recuerda que estos resultados no están destinados a sustituir el consejo veterinario profesional, el diagnóstico o el tratamiento.
1 veterinario ha respondido
Veterinario Elena Laguno
Elena Laguno

Se recomienda llevarlo al veterinario para que lo examine ya que puede ser hipertiroidismo o ansiedad entre otras posibles causas.

Un saludo

hace 7 meses