Cómo enseñar a un perro a acudir a nuestra llamada

La llamada es una de las señales de obediencia básica más importante. Tanto si tienes prisa por volver a casa como, sobre todo, si quieres evitar una situación peligrosa o comprometida para tu perro, la llamada puede ser el único recurso que puedas emplear para conseguirlo.

En este artículo te explicamos paso a paso cómo enseñarle a tu compañero canino a responder a tu llamada.

Enséñale paso a paso y ármate de paciencia

Para que sea una tarea fácil de aprender, y que lo haga de forma positiva y eficaz, primero busca un un lugar tranquilo, libre de distracciones. Llama a tu perro diciendo su nombre y haciendo un sonido que le llame la atención, desde una distancia corta. Tan pronto llegue junto a ti, dale una chuche que le guste mucho. Por el momento, no hace falta que le digas ninguna palabra (orden o señal).

Repite el paso anterior, pero esta vez desde un poco más lejos. Recuerda no decirle la palabra que usarás como señal, unicamente di su nombre.

Cuando tu perrete acuda junto a ti 8 de cada 10 veces, vuelve a acortar la distancia y llámale de nuevo. Tan pronto esté junto a ti, dile la palabra que querrás usar para la llamada (por ejemplo, “ven” o “aquí”) e inmediatamente después dale un premio. Repite el paso anterior pero esta vez a mayor distancia.

Poco a poco tendrás que ir aumentando la distancia, conforme el perro vaya avanzando en el ejercicio y acuda a ti cada vez que lo llames. El siguiente punto será invertir el orden del ejercicio, es decir, capta su atención a distancia llamándole por su nombre y dile la palabra que le has asociado a la llamada. Cuando esté junto a ti, dale la recompensa.

Por último, repite el último paso pero en un entorno con más distracciones, como es la calle. Comienza a practicarlo cuando no hayan otros perros ni esté especialmente distraído. Finalmente, podrás llamarlo cuando las distracciones sean más fuertes.

En este paso a paso es importante tener en cuenta algunas claves fundamentales:

  • Siempre debes empezar a practicar en un entorno tranquilo y libre de distracciones (en casa es lo ideal). Poco a poco podrás ir introduciendo el ejercicio en entornos más complicados donde haya más distracciones para el perro.

  • Comienza llamando al perro en distancias cortas para que le resulte más fácil llegar a ti. Si la distancia es muy larga, será más probable que durante el camino se distraiga y no complete el ejercicio. Desde el principio, interesa que los errores sean mínimos para que entienda bien el ejercicio y lo asocie con la palabra designada para la llamada.

  • No uses su nombre como señal verbal de la llamada. El nombre de nuestro peludo lo usamos muchas veces a lo largo del día, tanto para cosas buenas como para regañarle. Debes usar una palabra específica y única para la llamada, y su nombre para captar la atención y conseguir que te mire.

  • Cuando aumentes la dificultad (por ejemplo, empieces a practicar la llamada en entornos con mayores distracciones) reduce la distancia (llámalo desde más cerca) para que le resulte más fácil acudir hasta ti.

  • Si estas llamando a tu perro desde cierta distancia e intuyes que puede distraerse de camino, puedes alentarle con la voz (diciéndole ¡muy bieeen!), dar palmas, agacharte o dar unos pasitos hacia detrás. De esta forma mantendrás su motivación para llegar hasta ti y realizar bien el ejercicio.

  • Siempre que esté alejado y se aproxime hasta ti, aprovecha para reforzarle con caricias, una chuche o la propia voz. De esta forma, refuerzas la tendencia de tu perro a ir junto a ti y mejoras el vínculo con él.

  • La llamada es una de las órdenes básicas más importantes. Debes empezar a practicarla desde el principio, de forma progresiva y teniendo paciencia (recuerda que nuestros perros no son máquinas y que requieren un tiempo para aprender). Siguiendo estos sencillos pasos y consejos, conseguirás que tu perro acuda a ti cuando lo llames y podrás pasear con él suelto de forma segura y tranquila.

Adetcan logo

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.\

Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: