Los 3 problemas bucales más comunes en gatos

Los gatos usan su boca diariamente para comer, cazar, autoasearse y un laaargo etcétera. Al igual que nos preocupamos porque nuestro gato coma la mejor comida, que tenga el arenero siempre limpio o que disponga de un riconcillo cómodo para dormir, ¿por qué íbamos a descuidar su higiene bucal?

La boca es, junto con los ojos, otro de los puntos débiles de los mininos. Has de saber que existen algunos problemas bucales que son bastante comunes y, aunque suelen darse más a menudo en gatos adultos, los más cachorrines también corren el riesgo de sufrirlos.

Sarro

El sarro no es otra cosa que sales minerales que se depositan y acumulan en la placa del diente. En estados abanzados, puede llegar a producir la pérdida de piezas bucales, por lo que es fundamental tratar de mantener una correcta higiene para no llegar a tales extremos.

Si tu gato tiene este tipo de problema, seguramente se deba al tipo de dieta que le proporcionas. Los gatos que se alimentan a base de comida casera y latitas, tienen mayor tendencia a producir sarro en sus dientes que aquellos que se alimentan de pienso, pues este ayuda a retrasar la aparición de placas.

Resorción dental

Es más común en gatos adultos, pues a mayor edad mayores son los riesgos de padecerla. La resorción dental consiste en la inflamación de los tejidos que rodean al diente, hasta el punto de producir la fractura de las piezas dentales. Puede ser muy molesta y dolorosa para nuestro felino si no se detecta a tiempo. Los principales síntomas de la resorción son el babeo constante y la dificultad para poder ingerir alimentos.

Ten en cuenta una cosa, la fractura de dientes no siempre está relacionada con la resorción dental, también puede deberse a alguna caída o golpe en la boca o, incluso, falta de calcio en la dieta.

Gingivitis

La gingivitis es la inflamación de la encía. Las causas son más que variadas: raíces de dientes que no se han desprendido de la encía, infecciones, problemas en la alimentación, tratamientos con corticoides durante largos periodos de tiempo, etc.

Los principales síntomas son enrojecimiento de la encía y sangrado. El dolor puede llegar a ser realmente agudo y, en algunos casos, se llegan a perder dientes. Es muy importante detectar la gingivitis a tiempo y tratarla correctamente, ya que, en casos abanzados, podría producir una infección del tejido muscular cardiaco o problemas digestivos.

Cómo prevenir estos problemas

  • El cepillado es fundamental. Puedes utilizar un cepillo pequeño, de los que te sueles llevar de viaje o uno de niños, será mucho más cómodo que uno grande. Escoge una pasta de dientes adecuada y evita siempre aquella que contenga esendulzante xilitol, ya que puede llegar a ser mortal para los gatos. Ten paciencia, ni a gatos ni a perros les gusta cepillarse los dientes pero poco a poco se irán acostumbrando. Sino logras que tu gato se deje cepillar, siempre puede pedir ayuda a tu veterinario.

  • La alimentación es muy importante. Evita alimentar a tu gato unicamente a base de comida casera y no abuses de las latas. Hay determinadas chuches que ayudan a disminuir el sarro en los dientes, puedes consultarlo con nuestros veterinarios.

  • Las limpiezas bucales ayudan a mantener sus dientes sanos. Para garantizar la salud de la boca de tu gato deberás llevarle a revisión al menos una vez al año. Una limpieza bucal, cada cierto tiempo, ayudará también a evitar problemas y enfermedades como las que te hemos descrito.