Alimentación acorde para cada etapa

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

La nutrición de los perros depende de su edad, raza y actividad. La comida de tu perro se ha de adaptar a cada etapa de su vida. Dependiendo de la raza o mezcla que tenga tu perro necesitará unos nutrientes u otros. Por este motivo, encontramos piensos para determinadas razas de perros: labrador y golden retriever, bulldog francés, yorkshire... Si tu perro hace deporte, es recomendable ajustar la comida de tu perro para reponer toda la energía que gasta corriendo. Son piensos de alta energía.

Obesidad canina | ¿Cómo saber si mi perro está gordo?

Borja Ros de Adetcan nos explica qué es la obesidad y cómo saber si nuestro perro está en el peso correcto. ¿Te has quedado con dudas? Haz tu consulta gratuita aquí: https://goo.gl/gpWjbN.

¿Cuál es el pienso más óptimo para tu perro?

En el mercado tienes piensos secos, húmedos y, en casa como no, comida casera. En la variedad está el gusto.

Los piensos comerciales son cómodos y formulados para cubrir los requerimientos nutricionales diarios de tu perro. Aunque, en algunos piensos, las fuentes de esos nutrientes ( los ingredientes del pienso) pueden ser de mala calidad.

La fuente de la proteína puede ser alguno de los siguientes ingredientes:

  • Pollo

  • Salmón

  • Arroz

  • Buey

  • Verduras

  • Subproductos animales

Podrás leerlo en la lista de los ingredientes que aparece en el saco de pienso de tu perro.

La cocina casera es una opción

Tienes que saber cocinar una dieta equilibrada para tu perro. Sigue siempre los consejos de tu veterinario de confianza o nutricionista canino. Si tienes alguna duda puedes consultar un especialista online en www.barkibu.com

Si tu perro tiene problemas de intolerancia alimentaria, con una buena elección de los ingredientes que no provocan alergia a tu perro, puedes preparar una dieta especial para él. Siempre con el asesoramiento de tu veterinario de confianza o nutricionista canino.

El estómago e intestino de tu perro no es igual que el nuestro. Por eso, las dietas caseras deben constar de cuatro o cinco ingredientes frescos y variados.

Los ingredientes que a continuación se enumeran son perjudiciales ( tóxicos) para tu perro:

  • Condimentos. Producen gastroenteritis, colitis y úlceras.

  • Grasa. Produce pancreatitis.

  • Chocolate. Tiene una sustancia llamada teobromina que es un tóxico para tu perro. Tu perro la metaboliza muy lentamente ( 17 a 72 horas).

  • Leche. Cuando son cachorros la fuente de energía es la lactosa de la leche de su madre. Pero cuando crecen, la fuente de energía es el almidón. La leche que nosotros bebemos, principalmente, procede de la vaca. La leche de la vaca tiene más lactosa que la leche de la perra y los cachorros no puede digerir. Es el motivo por el que la leche de vaca produce diarreas en cachorros

  • Ajo. Pequeñas cantidades de ajo no son malas para tu perro. Pero el ajo tiene tiosulfato y en grandes cantidades, el tiosulfato, destruye los glóbulos rojos de tu perro. Le produce una anemia severa.

  • Cebolla. También produce anemia hemolítica.

  • Uvas, pasas. Son muy tóxicas para los riñones de tu perro.

  • Aguacate

  • Embutidos. Son perjudiciales porque tiene gran contenido en grasas y sal. Producen pancreatitis e insuficiencias renales. Pero pequeñas cantidades de embutidos bajos en grasa y sin sal, tu perro los puede comer.

  • Huesos de pollo, conejo, cerdo, espinas de pescado. Dañan los dientes de tu perro. También si tu perro los traga, pueden desgarrar esófago, estómago e intestinos de tu perro.

La comida debe cocinarse sin sal porque tu perro no la necesita. Un exceso puede producir hipertensión y dañar los riñones y provocar una insuficiencia renal.

Los perros no admiten cambios bruscos en su alimentación. Esto explica la importancia de realizar los cambios de forma paulatina, poco a poco, para prevenir diarreas u otro tipo de dolencias gástricas.

Se debe evitar el azúcar para no provocar diabetes, así como la carne cruda para no contraer enfermedades de las aves, bovinos y porcinos. Las carnes siempre se debe hervir muy bien.

La comida puede ser diversa pero siempre equilibrada y evitando las sustancias no beneficiosas para su organismo. Si cuidas la alimentación y los hábitos de tu mascota conseguirás disfrutar de un compañero con buena salud durante muchos años.