¿Por qué mi perro engorda más en invierno?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Es normal para los humanos sufrir cierto aumento de peso en invierno. Hace frío y salimos menos, preferimos quedarnos en casa calentitos. Lo que seguramente no te has parado a pensar es que tu perro también puede sufrir un aumento de peso en invierno, y las causas son las mismas.

¿Por qué mi perro aumenta de peso en invierno?

En primavera o verano salimos a dar paseos más largos, llevamos al perro al parque, a la playa... el clima ayuda, y estar de vacaciones también. Sin embargo, en invierno, con la vuelta a la rutina, la lluvia, y la bajada de las temperaturas, es más fácil que los largos paseos por el parque se conviertan en una salida rápida a hacer sus necesidades.

Además, la reducción de las horas de luz también afecta al metabolismo de tu perro (¡y al tuyo!). La teoría del gen ahorrador, aplicable a todos los animales, prepara al perro para el invierno ralentizando su metabolismo y el consumo de calorías. Estos cambios, según los investigadores, también favorecen el aumento de los niveles de grasa en el cuerpo.

Sin embargo, los perros que viven dentro de casa y están alimentados correctamente no tienen necesidad de guardar reservas para el invierno. Por el contrario, esas "reservas" son las que pueden favorecer el aumento de peso en invierno. Por eso a veces es necesario hacer algunos cambios.

Cómo prevenir el aumento de peso en invierno

La clave es organizarse para mantener el nivel de actividad todo lo posible. Utiliza todos los recursos posibles:

Aún así, es bastante probable que la actividad de tu perro en invierno sea inferior a la que suele realizar en verano. Por eso, otro punto a tener en cuenta es la dieta. A menor ejercicio, menor gasto calórico. Eso no significa que tengas que poner a tu perro a dieta, pero igual que los días que hace mucho ejercicio debes darle una mayor ración, si consume menos calorías debes regular también su alimentación.

  • Si tu perro sufre un aumento de peso o temes que esto ocurra, acude al veterinario para una revisión. Él mejor que nadie podrá recomendarte lo más apropiado para tu can. Coméntale su alimentación actual (tipo, cantidad, tomas) y el ejercicio diario que realiza el animal, si hay algún cambio, etc.
  • Aprende a distinguir cuándo tu perro está bien de peso. Ante la duda, pide consejo a tu veterinario.
  • No abuses de las chuches. En caso de querer premiar a tu perro o estar educándolo, compra chucherías bajas en calorías.
  • Evita darle restos o sobras de tu comida. Si quieres darle una alimentación casera, habla con un veterinario especialista en nutrición para que te dé unas pautas para una alimentación equilibrada.

Recuerda que lo importante es que tu perro esté sano. Si no has percibido un aumento de peso, no es necesario que hagas ningún cambio en su dieta.

Cómo hacer que pierda peso mi perro

Si tu perro ya tiene sobrepeso, el protocolo a seguir es distinto. Lo principal, como siempre, es consultar con tu veterinario. Si el perro está por encima de su peso recomendable, el veterinario te dará unas pautas a seguir para ayudar en la pérdida de peso. Además, comprobará que el estado de salud del animal es bueno y que todos los niveles son correctos.

El ejercicio es fundamental para ayudar en la pérdida de peso en perros. También eliminar las chuches casi por completo. Por último, tu veterinario puede recomendarte un pienso especial (light) o incluso reducir las tomas. No lo hagas por tu cuenta, consulta siempre primero a un veterinario, ya que el aumento de peso puede deberse a otros factores.