6 preguntas sobre el celo de las perras y consejos

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

El celo de las perras ocurre por lo general dos veces al año. El ciclo entre estos celos se llama ciclo estral, y la palabra técnica para el celo es estro.

1. ¿Cómo saber si una perra está en celo?

Durante el celo, las perras experimentan una serie de cambios físicos y de comportamiento que podemos notar:

  • Aumento del tamaño de la vulva
  • Los machos la huelen más
  • Está más cariñosa
  • Puede montar a otros animales o personas
  • Al acariciarla pone la espalda rígida
  • Aparta la cola al tocar la zona lumbar
  • Al final del celo pueden aumentar de tamaño las mamas

Si queremos saber si la perrita va a entrar en celo, podemos llevarla al veterinario para que haga una citología vaginal.

La diferencia principal entre las hembras de animales y las mujeres es que en el reino animal no existe la menstruación. El sangrado que tienen las perras poco tiene que ver con la menstruación, ya que implica algo completamente distinto. Normalmente las mujeres tienen más probabilidad de quedarse embarazadas antes de la menstruación, mientras que en las perras ésto ocurre después de haber sangrado.

2. ¿Cuánto tienen las perras el primer celo?

Depende del tamaño que la perra tendrá de adulta. Sólo una hembra desarrollada entrará en celo, y las perras de raza grande y gigante lo hacen más tarde. En función de su tamaño, las perras alcanzan su madurez sexual entre los 6 y 18 meses.

También influyen cosas como las horas de luz, la presencia de otras hembras, etc.

3. ¿Cuáles son las fases del celo de las perras?

El ciclo estral, o el celo de las perras, tiene diferentes fases. Durante las fases del celo veremos que la perra está más cariñosa y se muestra más receptiva con los machos, separa la cola y pone la espalda rígida.

Proestro

Dura unos 15 días. Se empiezan a notar** cambios en el comportamiento** y detalles como un aumento del tamaño de la vulva. Las perras empiezan a sangrar durante esta fase. Durante este periodo de tiempo, si el sangrado es un poco más abundante, a lo mejor necesitas ponerle braguitas o pañales especiales.

Estro o celo

El estro en sí es cuando la perra está receptiva (cuando se deja montar). Es el momento en el que se puede quedar preñada y suele coincidir con el momento en el que deja de sangrar. Lo normal es que dure pocos días pero hay perras que se mantienen receptivas más tiempo.

Diestro

Es la fase en la que la perra vuelve al reposo o fase de anestro. Si la perra ha sido montada y está preñada no entrará en anestro. En esta fase puede ocurrir el embarazo psicológico, que es algo normal y natural pero puede dar problemas. Puede tener una duración muy distinta según la perra, desde 2 meses hasta 5.

Anestro

El anestro es la fase de reposo. La duración es muy distinta según la perra. Lo más común es que dure unos 4 meses. En esta fase los ovarios de la perra estarán en reposo y las hormonas sexuales en niveles bajos (basales). Es el momento ideal para castrar a una perrita, ya que supondrá menos cambios hormonales y una cirugía menos traumática.

4. ¿Cuántos celos tiene una perra al año?

Lo normal es que una perrita entre en celo** dos veces al año**. No es raro encontrar perras con un solo celo al año, o que tengan tres y hasta cuatro celos en un año.

Las perras no tienen menopausia, seguirán teniendo celos durante toda su vida. La única diferencia es que con la edad algunas pueden tener celos cada vez más suaves.

5. ¿Cuándo se puede quedar preñada una perra?

Lo normal es que la perra se deje montar muy poquito tiempo (durante unos días), justo en el momento en el que la probabilidad de quedarse preñada es máxima. El momento de máximo riesgo es cuando disminuye el sangrado hasta desaparecer. Durante este periodo en el que los perros tienen especial interés en una perra es muy importante no bajar la guardia. Aunque ya haya pasado el momento en el que la perrita se deja montar, es posible que un perro especialmente insistente consiga dejarla preñada. Es mejor no confiarse.

6. ¿Qué es el embarazo psicológico?

El embarazo psicológico o pseudogestación es un proceso por el cual las perras (y lobas) que no han quedado preñadas después del celo pueden** empezar a dar leche** para hacerse cargo de los cachorros de otras hembras. Lo más común es que las hembras que cazan sean las que se reproducen, pero no las que cuidan a la camada.

Las perras han cambiado mucho desde que se seleccionaron los primeros lobos de los que han evolucionado. Aun así, mantienen la capacidad de amamantar y criar a los cachorros de otra hembra.

Un embarazo psicológico en una situación no natural se convierte en algo muy frustrante para la perra y sus dueños. Al no tener cachorros, ni propios ni ajenos, intentará adoptar peluches, no querrá salir ni hacer ejercicio y se comportará de manera anormal. Si los cambios de comportamiento son muy graves se puede tratar el embarazo psicológico con un** tratamiento hormonal**.

El hecho de que de leche que no esté siendo extraída por los cachorros, puede provocar que se inflamen e infecten las mamas (mastitis o mamitis). Esto ya es un problema más serio que hay que tratar sí o sí.

Recomendaciones durante el celo de las perras

  • Si no se puede asegurar que la perra no va a ser montada de manera no deseada es mejor castrarla
  • La castración previene muchas enfermedades como los tumores de mama y las infecciones de útero (piómetras)
  • Una perra nunca debería cruzarse en el primer celo porque aún no se ha terminado de desarrollar y puede tener problemas para parir
  • Las braguitas no son un método anticonceptivo, sólo sirven para evitar que se manche el entorno de la perra
  • Existen tratamientos anticonceptivos temporales para perritas que se quieran cruzar más adelante
  • Un embarazo psicológico no se tiene por qué tratar siempre
  • Las perras con embarazos psicológicos tienen más cambios hormonales y más riesgo de problemas como las piometras o los tumores de mama\ Hay que tener en cuenta que las camadas pueden ser muy numerosas. Debemos ser responsables antes de criar e informarnos de los cuidados que se necesitan para una perra durante la gestación y para los propios cachorros después de nacer. Una perrita no necesita parir para ser feliz, *ni le va a faltar nada psicológicamente. Sin embargo, *un cachorro no deseado abandonado o mal criado va a sufrir mucho.