Cómo comprender mejor el sistema digestivo de tu gato

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Qué misterios esconden nuestras bolas peludas favoritas? La verdad es que muchos, así que hoy vamos a hablar de uno de ellos. Saber si el sistema digestivo de nuestro gato es bueno, malo o regular, puede parecer muy complicado, todo un misterio (pero es algo a lo que estamos acostumbrados con ellos). Pero en el post de hoy te contamos un poco más sobre el sistema digestivo de nuestros amiguetes, para que aprendas a detectar si es bueno, malo o necesita mejorar 👇🏻

Para empezar, cabe destacar que el sistema digestivo de estos felinos no es tan distinto al nuestro. Como consecuencia de una dieta desequilibrada, pueden tener diarrea, molestias estomacales, vómitos o irritación estomacal, al igual que nosotros los seres humanos. Pero la gran diferencia es que los síntomas que manifiestan no son tan evidentes como los nuestros. Aunque bueno, lo cierto es que los gatos lo comunican todo (pero en otro idioma), así que lo que debemos hacer es aprender a interpretarlo 😉

Un gato con un sistema digestivo sano: un gato feliz

Si tu gato está mal, tiene molestias o se siente infeliz, él mismo se encargará de demostrarlo, don’t worry. La forma en la que manifiestan este malestar es diverso: puede negarse a comer, ponerse enfermo después de la ingesta o incluso desarrollar otros problemas relacionados con comportamiento, conducta o salud. Detectar que tu gato es infeliz puede ser complicado, pero deberías saber que puede que su infelicidad no sea derivada de la tristeza como tal, sino de algún tipo de problema de salud digestiva. Como norma general, si notamos alguna rutina en el cambio de nuestro gato (duerme más, se esconde) es porque tal vez hay algo mal en él.

Algunos de los signos que pueden estar dándote pistas de que tu gato tiene algún problema en este ámbito son los siguientes:

Postura

El lenguaje corporal también habla muchísimo. Como ocurre con nosotras las personas, si tu gato tiene la espalda recta, la cola y la cabeza levantadas, es una señal de que es feliz y está bien. Descansar, hacerse de rogar, o hacer mimitos, son signos de que generalmente tu amiguito está sano. Además, tumbados o estirados, tienen las patas estiradas o tienen patas traseras y cola debajo del cuerpo. Cuando tienen la cola levantada y/o enroscada en la punta, significa que está contento. En cambio, si la cola está baja, flácida, o incluso empieza a arrastrarla, es mala señal. Podría significar que le está pasando algo.

¿Y las orejas? Unas orejas rectas son sinónimo (en la mayoría de los casos) de un gato sano. Un signo de que algo podría no estar yendo bien puede ser que, las orejas estén dispuestas hacia los laterales o aplanadas. En ese caso, deberías prestarle más atención al comportamiento de tu felino; y buscar posibles señales de malestar o angustia.

La tensión en la boca también es determinante, tal vez significa que podría haber algo que no funciona correctamente.

Mientras juega

A los gatitos les encanta jugar, tengan la edad que tengan. Bueno, lo cierto es que, por lo general, a los peques les gusta más que a los de edad avanzada. Es más raro que los gatos de edad avanzada jueguen solos, generalmente tú tienes que iniciar el juego. Si ves que tiene energía para seguir jugando con los juguetes que más le gustan (solo o contigo), es una señal de que está sano y bien. Jugar con juguetes y con sus amigos humanos es genial para su estado físico, pero también es bueno para su salud mental e inteligencia emocional. La actividad física/ jugar y la nutrición de un gatito van normalmente de la mano.

Comportamiento

Su comportamiento es una fuente muy fiable para conocer el estado de salud de tu gato. Si está sano y feliz, normalmente lo hacen notar: te dan calurosas bienvenidas cuando llegas a casa, maúllan muy alegremente, ronronean, te hacen mimitos, parpadean lentamente…

Si duermen en sus lugares favoritos y su rutina sigue intacta, también es una buena señal. Sin embargo, cambios en su comportamiento, en el arenero; así como la pérdida de energía, cambios en sus hábitos alimenticios o que duerman en lugares extraños y maullen diferente, pueden ser señales más que suficientes para llamar al veterinario.

Una digestión correcta para tu gato

Si quieres que tu felino favorito se sienta feliz, deberías prestarle especial atención a su alimentación. ¿Cómo puedes hacerlo? A continuación te ofrecemos una lista de consejos a seguir 😉

Su alimentación depende de mucho

La alimentación de los gatos suele contener alto contenido de carne, ya que son animales carnívoros, así que su alimentación es 100% cárnica. Las croquetas y conservas son alimentos habituales en muchas dietas, a pesar de que estas no cumplen los requisitos que muchos felinos necesitan para mantenerse completamente sanos. Algunas de ellas contienen alto porcentaje de carbohidratos.

A largo plazo, para evitar este tipo de sorpresas, la mejor decisión que puedes tomar es contar con un seguro para tu mascota. En nuestro caso, te cubrimos todos los gastos veterinarios derivados de enfermedades (incluidos tratamientos, medicación, hospitalización en caso de ser necesaria y más). Encontrarás todos los detalles aquí.

La frecuencia con la que tu gato come también es importante. Nuestros amiguetes, como cualquier animal, tienen instintos fuertes. En este caso, los gatos tienen un fuerte instinto por cazar y estar en búsqueda constante de comida. Si adoptaste a un gato callejero probablemente este instinto sea más fuerte. Es importante limitar los horarios de alimentación y marcar cierta rutina. Una buena forma para hacerlo es dándole comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día. Una alimentación ordenada y con horarios ayuda a combatir la obesidad.

¿De qué depende la cantidad de comida que debe ingerir tu gato? Pues de su tamaño, su edad y sus niveles de actividad, igual que nosotros los humanos 😉. Para determinar con exactitud las necesidades de tu amiguete, deberías consultar a tu veterinario. Dejar la comida en el cuenco durante todo el día no es muy buena idea teniendo en cuenta que puede ir picando a cualquier hora.

Mantener a tu gatito hidratado también es importante. Un gato salvaje obtiene mucho líqudo del que necesita de animales que caza. Como consecuencia, un gato domesticado puede no estar tan hidratado como los gatos criados en la naturaleza. Si no sabes cómo prefiere tu gato beber agua, una buena forma para saberlo es testear. La mayoría de gatos prefieren beber el agua en movimiento, como la que proviene de fuentes, manantiales o ríos. Otra fuente de agua para tus gatos puede ser la comida enlatada.

Limitar las golosinas es un buen punto. Está bien premiar a tu gato para fomentar ciertos comportamientos y demostrarles amor y cariño. En cambio, no es un alimento altamente nutricional ni que le aporte grandes beneficios. Existen alternativas a las golosinas tradicionales mucho más saludables. Un ejemplo de ello son las golosinas de carne seca, proporcionadas en algunas tiendas de animales. Antes de consumirlas, asegúrate de que son de buena calidad y que los valores nutricionales que aporta están bien para el sistema digestivo de tu gato.

Pueden surgir dudas acerca de si la alimentación que tu mascota está llevando a cabo es saludable o conveniente para su salud en general. En este caso, lo primero que deberías hacer es contactar con tu veterinario. Él/ella te indicará si estás haciendo las cosas bien. Es importante ser consciente de la rutina de tu mascota en todos los aspectos, y la rutina alimenticia no es una excepción.

A pesar de ello, algunas veces, a pesar de que pongamos grandes esfuerzos para lograr que nuestro amigo peludo tenga una rutina impecable y una alimentación difícil de mejorar, es inevitable que surjan imprevistos como enfermedades del sistema digestivo. Eso no quita que tengamos que esforzarnos para hacerlo lo mejor posible, pero es importante tener en cuenta de que aun así, cabe la posibilidad de que nuestro gato sufra una enfermedad.

Por ello, la mejor solución para evitar un imprevisto relacionado con este tipo de enfermedades es contar con un seguro médico para mascotas. En Barkibu te ofrecemos el límite anual más alto del mercado (3000 €) y cubrimos todos los gastos derivados de enfermedad o accidente. Lo mejor es contratar el seguro cuanto antes, para asegurarte de que, pase lo que pase, vas a tener una cobertura económica. Además, si lo haces con nosotros, también te aseguras las mejores condiciones del mercado. Puedes calcular tu tarifa en este enlace.

Como conclusión, nuestro consejo es que si notas algún cambio en el comportamiento de tu gato, acudas al veterinario. Y recuerda, tener un seguro médico, hará mucho más llevadera una posible enfermedad.

Esperamos que te haya gustado. ¿Tienes alguna duda?

¡Contacta con nosotros o déjanos un comentario!