Cómo desparasitar a mi mascota

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

En Barkibu recibimos constantemente consultas de propietarios sobre cómo deshacerse de pulgas y garrapatas, y es que es un tema que nos preocupa a todos los que tenemos una mascota. ¿Cuál es el mejor método? ¿Cada cuánto tiempo debo desparasitar a mi perro o gato?

Anteriormente os hemos recomendado en el blog productos como Bravecto, una chuche que permite deshacerse de pulgas y garrapatas fácilmente durante 3 meses. En esta ocasión queremos hablaros de los parásitos que pueden tener vuestras mascotas, y la importancia de desparasitarlos correctamente para cuidar de su salud.

Tipos de parásitos

Lo principal es saber que existen dos tipos de parásitos: internos y externos.

Parásitos internos

Los parásitos internos suelen afectar al aparato digestivo, aunque también los hay que afectan al sistema inmune, a las células de la sangre e incluso al corazón. Muchos de estos parásitos pueden ser transmitidos al hombre, de ahí también la importancia de la desparasitación. Una incorrecta desparasitación puede provocar enfermedades y retrasos en el desarrollo normal del animal.

Las especies que afectan principalmente al aparato digestivo son los gusanos redondos (nematodos) o gusanos planos (cestodos). Más allá del aparato digestivo nos encontramos los gusanos del corazón (dirofilarias) o los protozoos, que producen leishmania en perros o toxoplasmosis en gatos. Algunos de ellos se transmiten a través de mosquitos, garrapatas y pulgas.

Si un perro tiene parásitos internos puede mostrar vómitos y diarrea, aunque también tos y dificultad para respirar.

Parásitos externos

Los más comunes son los ácaros, pulgas y garrapatas. Igual que los parásitos internos, éstos pueden transmitirse al hombre.

Cómo desparasitar a mi mascota

A la hora de recomendar un tratamiento es importante saber si el animal vive en zona de playa, rural o urbana.

Desparasitación interna

La primera desparasitación interna debe hacerse entre los 21 o 30 días en perros y entre la segunda y tercera semana de vida en los gatos, antes de comenzar la vacunación. Lo recomendable es incluir si fuera posible un análisis coprológico (de las heces) o de dirofilaria (gusano del corazón), en el caso de que el animal proceda de zonas en las que estos parásitos estén presentes.

Los tiempos de desparasitación dependen de las circunstancias. Por lo general, la segunda dosis debe repetirse a los dos o tres meses siguientes, aunque algunos veterinarios recomiendan dar la segunda dosis un mes después. A partir de la segunda desparasitación, si el animal está en un ambiente urbano o en una zona de poco verde, se puede repetir cada 6 meses. Si convive con otros animales o va mucho al campo, lo ideal es cada 3 meses. De nuevo, algunos veterinarios recomiendan que sea siempre cada tres meses.

Como decíamos anteriormente, el tratamiento dependerá de las circunstancias. Para animales pequeños, los más recomendados son los desparasitantes en pasta. También este pastillas e inyecciones. Es importante consultar al veterinario cuando tenemos algún caso que no sigue la "norma", como si nuestra perrita va a ser mamá. En este caso, por ejemplo, debe desparasitarse a la madre antes del celo y antes de parir, para evitar que transmita parásitos a los chorros.

Si sois vosotros los que vais a ser padres, es conveniente llevar estas desparasitaciones a rajatabla. En el caso de que por cualquier motivo dejemos al animal en una caja ajena o en un hotel, es recomendable desparasitarlos antes.

Desparasitación externa

La desparasitación externa debe realizarse durante todo el año, ya que muchos parásitos son resistentes a bajas temperaturas. Es decir, incluso en invierno, tu perro puede coger pulgas.

En cuanto a los métodos, existen varios productos para luchar contra estos parásitos: collares, pipetas, medicamentos... Es importante leer el prospecto de cada uno o preguntar a un veterinario cómo debemos administrarlo.

Un producto muy común son las pipetas. Para su uso, por ejemplo, deberemos tener en cuenta que no podemos bañar al animal ni justo antes ni justo después de aplicarla, ya que puede disminuir su efecto. Tanto el tratamiento con pipeta como con collar suele durar entre 4 y 6 semanas.

Una novedad son las pastillas como Bravecto, que tienen forma de chuche con sabor a carne de cerdo, facilitando su administración. Además, no es necesario repetir el tratamiento hasta pasados 3 meses. En un post anterior os hablábamos más sobre este producto de los laboratorios MSD Animal Health.

Mi perro tiene garrapatas, ¿qué hago?

Lo primero nada de internar sacársela tirando de ella. El mismo consejo se aplica si se la encuentras a tu gato. La cabeza de las garrapatas está bien sujeta a la piel y es la causante de las infecciones. Si se queda dentro, puede ser peor.

Para quitar la garrapata se puede emplear aceite, alcohol o vaselina para que la garrapata saque la cabeza y después cogerla con pinzas o papel, siempre agarrándola por la parte trasera. Es importante hacer las curas de la herida que queda para que no se infecte. Si la herida es grave se debe acudir al veterinario, ya que será necesario tratamiento.

¿Qué hacer si mi perro o gato tiene pulgas?

En este caso puede aplicarse un champú insecticida. Una vez muertas las pulgas, debemos cepillar al animal para eliminar aquellas que quedasen fijadas en el pelo. Posteriormente, deberemos aplicar una pipeta, collar o tratamiento antiparasitario.

En el caso de que el animal tenga muchas pulgas o se haya creado una reacción muy fuerte (alergia, heridas, falta de pelo), es indispensable acudir al veterinario.

Además, en cualquiera de los casos es imprescindible limpiar el hogar con desinfectantes, incluyendo superficie, fundas, toallas y todo aquello a lo que haya tenido acceso el animal.