Cómo evitar que mi perro salte sobre las personas y se les suba

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Algunos perros deciden llamar la atención de quienes los rodean trepando a su pierna, frotándose contra ellos, ladrando o queriendo treparlos. Hay algunos peludos que también parece que están haciendo la monta con nuestra pierna si los dejamos. Que tu perro tenga esta conducta atiende a razones de comportamiento. En algunas ocasiones, no solo quiere que se le haga caso, también quiere imponerse.

Pero los perros no reciben nada bueno si se les deja obrar a sus anchas. Un perrete necesita obedecer, tener claro quién manda y ser obediente. Eso los calma. Combina lo que te vamos a contar en este artículo con una rutina firme de paseos y comidas y verás cómo mejora poco a poco y deja de intentar saltar sobre nadie.

Por qué mi perro se sube a las personas

Hay varios motivos por el que un perro se abalanza contra cualquier persona que ve o también sobre algún que otro perro, incluso aunque parezca más grande que él y sin tener ninguna posibilidad. Una de las explicaciones es la que hemos comentado: la de comprobar quién manda y quién es superior. Si acabas de adoptar a tu perro y ha pasado por alguna situación dura, puede que además lo recibas furioso, traumatizado y estresado, por lo que este comportamiento puede acentuarse.

Tu perro tiene que comprender que está seguro a tu lado, que tú mandas y que no tiene que estar comprobando quién es el alfa, porque lo eres tú. ¿Y cómo conseguir que acepte esta realidad? Pues aunque suene raro decirlo así, tenemos que hacer lo mismo que hacemos con el pesado de la oficina: ignorarlo.

No lo regañes si se sube a tu pierna

Lo último que debes hacer es castigarlo, porque si lo haces estarás teniendo una respuesta emocional a una actitud que también es emocional por su parte. Al hacer esto, estarás incitando que se produzca un enfrentamiento entre ambos, y él tiene que entender que tú estás por encima de esas cosas. Tú te enfadarás, él también, y comprenderá que tiene que perseverar para mandar sobre ti. Como tu perro crea que manda, acabará siendo él el que tire de la correa, el que decida dónde hacer sus necesidades y el que coma cuándo y dónde quiera. Hay que evitar esto.

Aunque tu perro crea que esto para él es una victoria, no lo es, puesto que le generará muchísima ansiedad. Entonces, ¿qué tienes que hacer? No prestarle atención, girar la cara y hacer como si no estuviera haciendo lo que hace. Así, acabará parando.

Existen momentos concretos que activan este comportamiento por parte de tu perro. Algunos intentan hacer esto cuando entras por la puerta de casa, cuando te despiertas o cuando decides que es la hora de ir a dormir. Una vez que lo hayas ignorado descubrirás que dejará de insistir con lo de montarte en esos instantes en los que antes lo hacía. Pues bien, ese es el momento de premiarlo.

Primero, ignóralo. Luego tienes que premiarlo

Está demostrado que el refuerzo positivo es la forma más adecuada de enseñar a seres cuyo lenguaje no hablamos, y nos estamos refiriendo a niños y a perretes, no a marcianos. Lleva siempre en tu bolso o en el bolsillo unos cortes de manzana. En el momento en el que no se te suba encima cuando solía hacerlo, es momento de darle un trocito.

En su cabeza empezará a cambiar el significado de este momento. De necesitar enfrentarse a ti por el control del hogar, necesitará el cariño y el alimento que le das. Se tranquilizará al saber que eres bueno, que lo quieres y que está bajo tu tutela.

Recuerda que es importante que todas las personas de tu casa repliquen este procedimiento. Lo primero es ignorarlo para luego darle premios las veces que ya no se te encarama. Poco a poco dejará de hacerlo. Este procedimiento lleva tiempo y paciencia, sobre todo si estamos hablando de un perro adoptado que ha sufrido algún proceso traumático en su vida pasada o en el refugio.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=d9LAA14Vb4s

Qué hacer si se me sigue subiendo encima

Todo esto que te hemos contado podrás aplicarlo siempre que tu perro no sea demasiado grande ni agresivo. Si te muerde o si no te ves capaz, recuerda que hay estupendos etólogos que te podrán ayudar en tu ciudad. Nosotros contamos también con un excelente equipo de entrenadores en comportamiento canino que te ayudarán a que tu perro esté tranquilo y feliz. Mucho ánimo y paciencia. Si necesitas ayuda, ya sabes dónde encontrarnos.