¿Cómo hacer que dos gatos se hagan amigos y se lleven bien?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Lo primero antes de saber cómo hacer que dos gatos se hagan amigos, se lleven bien y se conozcan correctamente hasta aceptarse y aprender a convivir, es que sepas que los gatos son muy territoriales. Aunque creas que son muy independientes, ellos te necesitan y te aman... O más bien piensan que eres su esclavo humano y de nadie más; pero sea cual sea el caso, no les gustará compartirte, y mucho menos su territorio.

Por ello, ármate de paciencia y olvídate de gritarles en caso de que se peleen. El refuerzo positivo es tu aliado y tener espacios en tu casa preparados para separarlos y volver a iniciar todo el proceso que te vamos a explicar a continuación.

Cómo hacer que dos gatos se hagan amigos

Empecemos por el principio. Los gatos, como animales que son, lo primero que hacen para reconocer a alguien es olerlo. Una vez que se han acostumbrado a cómo huelen, tienen que acostumbrarse a sentirlo, luego a verlo, luego a jugar con él y, finalmente a tocarlo y a compartir un espacio común.

Es clave que no saltes de un paso a otro precipitadamente, también que sepas elegir correctamente los juguetes que compartirán en los pasos finales y que entiendas los gestos y movimientos de tus gatos. Ante el menor bufido, protesta o queja, tienes que regresar al paso anterior.

Tus gatos se empezarán a aceptar a través del olfato

Te recomendamos que cojas un par de calcetines gorditos, de esos que tienen lana y a tu gato le da gustito rascar. Dale uno a cada uno de los gatos y sepáralos. Que duerman con ellos. Tras un par de días, cámbiaselos y vuélvelo a hacer repetidas veces. La clave de este ejercicio es que el olor del otro le vaya siendo familiar, que lo reconozca como si fuera de la casa.

Al tener dos calcetines iguales, le resultará más fácil hacerse a él sin tirarlo o rechazarlo. Una vez que el gato no se extrañe con cada cambio, es el momento de seguir adelante.

Se empezarán a conocer a través de la vista

En nuestro caso, lo que hemos hecho nosotros es bajar a una tienda de maquetas y comprar uno de esos plásticos rígidos no del todo opacos, de los que dejan traspasar la luz y la silueta. Con ella hemos preparado un muro que los separaba a los dos. De esa forma han podido saber que había otro gato en casa y olerlo, pero sin tocarse

Tras jugar a esto, devolverlos a sus cunitas con el calcetín hasta que vimos que no protestaban, usamos la puerta de cristal de nuestra terraza. Pusimos a un gato en un lado y el otro al otro, para que se vieran pero sin tocarse. Repetimos el ejercicio hasta que dejaron de bufar.

Los gatos empezarán a convivir aceptando la presencia del otro

Cuando los vimos calmados, preparamos dos espacios de comida iguales a cada lado de la cocina separados por sillas. Podían verse, pero el mobiliario cumplía la función de barrera entre ambos. Les volvimos a dejar verse tras el cristal, volvieron a comer así...

Pasado un tiempo, compramos juguetes que les permitieran interaccionar juntos; no ninguno en el que tuvieran que colaborar, sino uno en el que tuvieran que verse. Si se peleaban, regresábamos al paso anterior. Cuando se llevaban bien, se aceptaban, convivían y parecía que se estaban haciendo amigos, les premiábamos con algo rico.

Así es cómo se presentan los gatos

Finalmente, fueron haciéndose amigos. Igualmente, aunque se toleren, los gatos siempre necesitan dejar bien claro cuál es su territorio en la casa. Cada uno tiene su cuna, su comedero y su bebedero, su lado de la cocina y del salón.

También es importantísimo cronometrar (sí, en serio, con una aplicación del móvil lo hacíamos nosotros) el tiempo de cariño que le das a un gato y al otro. Impide que uno interrumpa al otro porque lo que está haciendo es una demostración de poder. Sepáralos, usa las cajas y lo que necesites. Poco a poco ambos gatos se irán adaptando.

¿Y qué hago si mis gatos no paran de pelearse?

En ese caso, si este método no te funciona y su comportamiento no mejora, pareciendo imposible que se puedan llevar bien, deja una consulta a nuestros veterinarios y etólogos online para que te echen una mano. Como hemos dicho al principio del artículo, los gatos son muy territoriales, y a algunos no les hará ninguna gracia que venga otro gato a competir por tu afecto.