Cómo saber si mi gato tiene fiebre y está enfermo sin termómetro

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Cómo saber si un gato está enfermo y qué hacer si tu gato tiene fiebre son lecciones básicas para cualquier cuidador de gatos. Lo primero que tienes que hacer es tener en casa un termómetro o bien rectal o bien para sus oídos. Siempre que tenga más de 38 grados es muy posible que tenga fiebre aunque, como las personas, algunos gatos tienen su temperatura normal con 37 grados y algunas décimas mientras que otros están bien con 39 grados. En cuanto a los gatitos pequeños, su temperatura habitual son los 39 grados y medio.

Lo segundo es que nunca, nunca, nunca le des medicamentos para la fiebre sin que sean recetados por un veterinario, y mucho menos si tu gato tiene mucha mucha fiebre, pues podrías intoxicarlo, producirle una lesión en sus riñones o hígado y matarlo. Con todo eso bien claro, comenzamos con nuestro artículo. Recuerda que si te quedas con dudas, puedes hacer tu consulta a nuestros veterinarios online, sin compromiso.

Cómo saber si un gato está enfermo

En este artículo planteamos la siguiente situación: acabas de adoptar un gato o te acabas de encontrar a uno y necesitas saber si tiene fiebre sin poder acceder a un termómetro. Si conoces al gato, una estupenda idea es que te acostumbres a su temperatura corporal. Para lograrlo, mímalo a diario y pálpalo en zonas en las que no tiene pelo, como sus orejas. Memoriza a través de tus palmas el calor de su cuerpo. Ese dato es importante.

Cuando creas que tiene fiebre, solo tendrás que tocarlo para valorar si tiene fiebre o no; en caso de que lo notes con un exceso de temperatura, ve al veterinario. Afortunadamente, hay más formas de saber si la tiene o no con solo echarle un vistazo, lo que es útil si estamos hablando de que estás valorando la salud de otro gato que no conoces o de uno que has encontrado en la calle.

Es más, si has llegado aquí buscando cómo saber si un gato abandonado tiene fiebre, lo que te recomendamos siempre es que lo hagas sin tocarlo. Podría morderte o tener alguna enfermedad que se transpasa entre especies. Para saber si está enfermo tienes que observar su piel, su nariz, sus ojos, su boca, el estado de su cuerpo y su carácter.

Las pistas que te dirán si un gato tiene fiebre

La presencia de fiebre quiere decir que algo no va bien en su cuerpo, por lo que si conocemos los típicos síntomas de un gato enfermo, también podremos adivinar que tiene fiebre. Dicho de forma rápida: una nariz seca, no tener ánimo ni hambre, la piel seca, caída de pelo, los ojos un tanto secos o con marcas alrededor del globo ocular o el gesto alicaído puede ser síntoma de fiebre.

Un gato con mucha fiebre estará desorientado, mareado y le costará caminar bien. Tendrá la nariz reseca, con alguna costra. Si la temperatura se le ha elevado mucho puede que incluso vomite o tenga algo de diarrea en función de la causa de la fiebre. La piel puede estar seca y haber perdido algo de pelo. Si tiene el sistema inmune bajo, esto puede ser bastante común.

Puede que tenga los dientes mal y que maúlle lastimeramente, pero recuerda que si no es un gato que conozcas, recogerlo puede hacerte enfermar a ti y ser peor para él. En estos casos, contacta siempre con la protectora de tu ciudad para que te digan cómo proceder.

Embedded content: https://s3-eu-west-1.amazonaws.com/barkibu-blog/blog+images/mi-gato-esta-triste-apagado-puede-ser-depresion/gato-manta.png

Qué medicamentos para la fiebre de los gatos puedo usar

Bien sea porque creas que tiene fiebre por los síntomas que hemos descrito o porque le has detectado más de 38 grados usando un termómetro, la respuesta que tiene que salir de ti siempre ha de ser la misma: ir al veterinario. Al día recibimos muchas consultas de cuidadores de gatos que nos preguntan qué hacer porque su gato, que tenía fiebre, ha reaccionado mal a un remedio casero que han encontrado por internet.

El problema es que si hay fiebre puede haber infección o el ataque de una bacteria o de un virus. En el caso de lo primero se necesita el uso de antibióticos específicos en la dosis adecuada, mientras que si estamos hablando de un virus hay que internar al animal y aplicarle cuidados lo antes posibles. En cualquiera de los dos casos te prohibimos usar ninguno de los medicamentos que puedas tener en el botiquín.

Esperamos que este artículo te haya ayudado. Si tienes más dudas sobre fiebre en gatos, ponte en contacto con nuestros veterinarios.