Consejos para mantener sano a tu perro de edad avanzada

Our team is formed for veterinarians, ethologists, and animal health content experts.

Consejos para mantener sano a tu perro de edad avanzada

¿Tienes un perro de edad avanzada? Entonces seguro que sabes de lo que hablamos. Con el paso de los años has ido envejeciendo con él, pero su envejecimiento ha sido mucho más rápido y notorio que el tuyo. Notamos que nuestro perro ha envejecido cuando vemos cambios en su peso, en su comportamiento, reflejos o energía.

No todos los perros envejecen del mismo modo, hay diferencias incluso por raza. De forma general, los perros pequeños envejecen más lentamente que los grandes. Lo más común es que los perros se consideren “de edad avanzada” entre los 7 y 12 años. A partir de esa edad, deberías tener en cuenta algunos tips o consejos para hacer que envejezcan más lentamente y así mantenerlos con vida durante más tiempo. El mejor consejo es, sin duda, mantenerlo feliz.

Existen algunas señales o cambios que evidencian que tu mascota se está haciendo mayor. Aquí van algunos de ellos:

Signos

El sentido del oído 👂

La pérdida gradual de audición con el paso del tiempo es común tanto en animales como en humanos. Puede que si les llamas o les das órdenes no te hagan caso a la primera porque no te oyen. Ante este tipo de problema, no grites. Acércate más a tu amiguete y dile las cosas con el mismo tono que lo hacías antes, solo que un poco más cerca. Si lo consideras necesario, acude al veterinario, seguro que tiene buenos consejos.

El sentido de la vista 👀

La pérdida de capacidad visual también es algo habitual con el envejecimiento. Todavía no existen las gafas para perros, así que, hasta que existan, tenemos algunos consejos más que puedes aplicar si notas que tu perrete duda al subir y bajar escaleras o se orienta con mayor dificultad en la oscuridad: mantén alguna luz encendida por las noches para que se orienten mejor o ten alguna lamparita recargable para no perjudicar al medio ambiente.

El tacto y la piel

Es común que con el paso del tiempo aparezcan bultos y cambios en la piel de tu amiguete. Ante la aparición de un bulto, lo más normal es que te asustes. Suele ser benigno si es blando y graso, pero si es duro puede requerir alguna que otra prueba. En todo caso, lo mejor en estas situaciones es acudir al veterinario para quedarte tranquilo en caso de que “no sea nada” o para saber como actuar en caso de que no sea benigno.

Mostrar signos de enfermedad

Puede que un simple resfriado tenga relevancia. Sí, cuando son pequeños, este tipo de preocupaciones no existen. Los resfriados o la tos se curan enseguida y no requieren de grandes tratamientos. En cambio, cuando tu amigo entra en una edad avanzada, es mejor acudir al veterinario ante cualquier síntoma de enfermedad como la tos, las náuseas o la secreción nasal. También puede ser que presenten dificultades al respirar. En todos esos casos, lo mejor es una visita al vete para salir de dudas.

Las revisiones de vez en cuando

Lo mejor para detectar posibles enfermedades o problemas que requieran tratamientos son las revisiones periódicas. Acude a visitar a un experto de vez en cuando para que el historial de tu perro esté actualizado. Cualquier cambio de comportamiento podría ser señal de que necesita una visita, pero no es necesario que esto suceda para estar al corriente del estado de salud de tu amigo. Recuerda que el veterinario también puede aconsejarte acerca de ejercicios de movilidad u orientarte para mejorar la dieta alimenticia de tu perro.

Consejos

A parte de ello, aquí van algunos consejos que sin duda, te servirán de mucho:

Presta atención a su peso

Al igual que pasa con nosotros, cuanto más mayores son nuestros perros, más viejos son sus huesos; y como consecuencia, ya no son tan fuertes como cuando eran jóvenes. Si combinamos unos huesos más envejecidos con un aumento de peso, el resultado puede ser muy grave. Prestar atención al peso de nuestros amiguetes es una forma de prevención antienvejecimiento muy buena. ¿Qué estarás consiguiendo con ello? 👇🏻

Disfrutarán de vuestros paseos y carreras más tiempo sin cansarse. En definitiva, aumentarás su resistencia, o al menos, ayudarás a que esta no se vea menguada tan rápidamente.
Estaréis combatiendo el riesgo de enfermedades cardíacas y otras relacionadas con la obesidad.
Reducirá las posibilidades de que desarrolle artritis.

Una buena forma de comprobar que nuestro perro está dentro de su peso ideal es ver que se pueden sentir sus costillas con la punta de los dedos, pero no son apreciables a simple vista.

Realizar una cantidad de ejercicio adecuada es, sin duda, la mejor prevención. Si ves que a tu peludo le cuesta muchísimo esfuerzo, existen suplementos o complementos de apoyo que puedes incorporar a su dieta para hacerle la vejez más llevadera y que no deje de hacer deporte. Antes de tomar la decisión de incorporar cualquier complemento o suplemento a la dieta de tu perro, te recomendamos consultar a tu veterinario. Recuerda que él/ella es el experto.

Escoger la comida adecuada

Es un punto super importante junto al primero para garantizar que tu perro no tenga sobrepeso a medida que pasan los años. Además, hay comidas preparadas específicamente para mascotas que están haciéndose mayores. A comparación de cuando son cachorros, los perros necesitan menos calorías a medida que envejecen. Esto se debe a varios factores, entre ellos, un mayor sedentarismo de forma general. Por ello, no deberías alimentar a tu perrete de la misma forma durante toda su vida.

Una dieta equilibrada con frutas, carne, verdura y cereales es una muy buena opción. Intenta evitar conservantes y productos más artificiales, reduciendo los colorantes y carbohidratos. Si tu perro se encuentra en el punto de disminución de actividad, ese es el momento ideal para modificar algunos aspectos de su dieta. Otra buena idea es aumentar los niveles de fibra en su ingesta. Si estás pensando en aumentar los probióticos, consulta con tu veterinario. Te dará las mejores opciones y las más saludables. Alguna de las formas de consumir probióticos son las golosinas, mantequilla de cacahuete o un poco de leche fermentada.

Los masajes

¿A quién no le gusta un masaje? Además de ser reconfortante y relajante, para los perros de edad avanzada es una actividad estupenda. Dándole masajes que activen sus articulaciones y favorezcan su movilidad estarás evitando que estas se atrofien y sus niveles de cansancio aumenten.

Una buena forma de realizar un masaje a tu peludo es tirar y extendiendo suavemente sus articulaciones y realizar círculos de forma suave. Los círculos deben hacerse en ambos sentidos. A nuestros peludos les encantan los masajes, y puede ser una muy buena actividad tanto para ti como para él.

Recuerda que no eres masajista profesional (o sí, pero en caso de que no, deberías hablar con el veterinario antes de empezar a hacer estos ejercicios). Una visita al quiropráctico o sesiones de acupuntura también son opciones alternativas. El resultado de estas prácticas es que alivian la rigidez y el dolor que puede causar la artritis o principio de ella. Si tu perro sufre artritis u otras enfermedades que deriven en necesidad de tratamientos como los mencionados anteriormente, el seguro de Barkibu te cubre los gastos derivados. Aquí tienes toda la información 😉.

Mantener los niveles de actividad de tu perro

Hay numerosos ejercicios musculares específicos para perros de edad avanzada. Estos hacen que su movilidad y fuerza decrezcan de forma menos brusca o incluso se mantengan más estables a lo largo del tiempo. Este tipo de ejercicios son los desde los típicos de sentarse o dar la patita hasta ir a buscar un objeto. Estos ejercicios combinados con masajes y amplitud de movimiento hará que sus articulaciones se mantengan sanas y noten en menor medida el paso del tiempo.

La pereza es el peor aliado de los perros de edad avanzada. Una vez la rutina de tu perro se vuelve sedentaria, es más complicado establecer una rutina activa. Por ello, trata de dejar los mínimos periodos de inactividad posibles. Puede que tengas que tener más paciencia y ser consciente de que su ritmo en los paseos ya no será el mismo que cuando era joven. Tampoco está mal disminuir la distancia recorrida. Lo importante es que se mantengan activos. Esto es algo con lo que tú debes colaborar. No te pongas excusas como “es que le apetece estar en casa” o “ya no le gusta salir a pasear”. Si esto es cierto, deberías hablar con el veterinario. De no serlo, pon de tu parte y evita que tu perro se apalanque. No se trata de agotar sus niveles de energía, sino de mantenerlos activos.

Poner los cuencos de agua y comida a una altura más cómoda

Con el paso del tiempo, los huesos de la columna también se desgastan. Tener que girar el cuello para comer puede resultar molesto a cualquier edad, pero más cuando nuestras mascotas se hacen mayores. Poniendo los cuencos a una altura más elevada estarás evitando que se castiguen los huesos del cuello y coman más cómodamente.

Cuando se hacen mayores y se cansan de doblar el cuello, suelen tumbarse para comer. Esto no es bueno, ya que dificulta su digestión. Así que ayudemos en todo lo que podamos 😉.

Arneses

Lo que hacen los arneses es eliminar el riesgo de tirones en el cuello durante los paseos, pero también son muy útiles a la hora de ayudarles a levantarse. Si a menudo utilizas el coche con ellos, a medida que se van haciendo mayores, su energía para saltar dentro y fuera de él también disminuye. También son útiles para este tipo de casos, para ayudarlos a entrar y salir del coche. Alivia mucho la presión en articulaciones.

Además, hace más sencillo que puedas guiarlos. No es que con el tiempo se vuelvan torpes, pero sí pierden reflejos con su envejecimiento. Por ello, es más sencillo que resbalen o caigan en momentos como la salida del coche o de casa. Un arnés hace que esto sea más difícil de suceder. En caso de caídas por accidentes, el seguro de Barkibu también te cubre todos los gastos que puedan derivarse de ello. Somos conscientes de que el gasto que pueden suponer el tipo de intervenciones necesarias para que tu perrete se recupere suelen ser muy elevados, por ello te recomendamos contar con un seguro que te cubra ante estas situaciones impredecibles.

Conclusión

Sin duda, el mejor remedio para la vejez de tu mascota es darle amor. Ellas tienen muchísimo cariño dentro para darte, y sentirse correspondidas es lo mejor que puedes hacer para que estén felices y contentas. Recuerda que ante una pérdida de movilidad no deberías fomentar un estilo de vida sedentario. Es importante que se muevan y sigan socializando con otros perretes. El estado de ánimo también puede alargarles la vida, de hecho, es la mejor receta para un buen sistema inmunitario.

¿Qué te ha parecido? Si tienes alguna duda, ¡te leemos en comentarios!