¿Debería mi perro tener una dieta específica?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Las vacaciones, el verano, los excesos. Seguro que la báscula se ha estropeado este verano (esos kilos son de felicidad, así que no importa mucho). Pero es casi septiembre y estás decidido a llevar una dieta más sana o incluso apuntarte al gimnasio. En septiembre y en enero parece que tooodo el mundo quiere ir al gimnasio. Ahora, la pregunta del siglo: ¿Deberías hacer lo mismo con tu perrete?

Si te has subido al carro de la comida saludable y quieres que tu amigo peludo también lo haga, deberías tener algunas cosas en cuenta. En este post te lo dejamos todo lo más claro posible. ¡Sigue leyendo!

Diferencias por raza

Cada raza de perro tiene unas condiciones distintas de salud, por tanto también implica que las precauciones a tomar son, en cada caso, distintas. Como consecuencia, la dieta a llevar a cabo o los alimentos más saludables, también difieren según la raza. Entonces, ¿cómo saber qué alimento le conviene más a tu perro? Tranqui, aquí encontrarás los mejores alimentos tanto si quieres que adelgace un poco como si quieres cuidar más su alimentación de forma general.

En las tiendas de alimentación para mascotas, te darán unas directrices bastante específicas y te mostrarán una amplia variedad de alimentos para tu amiguete.

Diferentes alimentos según tamaño

En cuanto a tamaño, los perros grandes y pequeños suelen tener distintos hábitos y necesidades alimentarias. Esto está relacionado también con el riesgo a posibles enfermedades. Por ejemplo, los perros más grandes tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades musculares/esqueléticas, por ello, los alimentos ideales para ellos (en especial cuando son cachorros) son aquellos que contienen nutrientes que favorecen a la salud musculoesquelética. En el caso de perros de razas más pequeñas, cabe recordar que nada en su cuerpo es de gran tamaño (tampoco su boca). Por tanto, no deberíamos caer en el error de alimentarlos con croquetas o premios pensados para perros grandes, ya que podrían atragantarse.

La edad, más que un número

Al igual que pasa con nosotros, los humanos, los perros necesitan diferentes alimentos y componentes nutricionales a lo largo de su vida. Imagínate que nosotros comiéramos papilla toda nuestra vida (a parte de ser aburrido, nos faltarían muchos nutrientes). En la mayoría de marcas de comida para mascotas encontrarás diferenciadas por edad las distintas opciones: “cachorros”, “adultos” y “ancianos”. Actualmente, también muchas marcas diferencian sus opciones según la complexión de tu amigo. Como comentábamos anteriormente, puede ser que tu perro tenga sobrepeso, esté por debajo de su peso ideal o sufra de problemas estomacales. Para todos estos casos y algunos más, consulta con un experto, en la misma tienda de comida para mascotas seguro que te ofrecen una opción maravillosa y adaptada a las necesidades de tu amiguete peludo.

Ingredientes

A diferencia de sus coleguis los gatos, los perros no son 100% carnívoros. Así que puedes alimentar a tu perrete con verduras o frutas, también les va a gustar. Y no solo les va a gustar, sino que también les va a aportar numerosas vitaminas y minerales. Además, es una fuente de fibra maravillosa (¿acaso para nosotros no lo es?). Al tener todos estos componentes, también colabora a que tu amiguete tenga una buena digestión. Todo son ventajas :).

Comprender la calidad de los alimentos leyendo la etiqueta puede ser muy complicado, pero sí puedes saber el tipo de alimento que contiene.Esto es muy importante, sobre todo para perros con alergia, intolerancia a algún alimento o necesidades nutricionales específicas. Si quieres que tu perro siga una dieta específica basada en reducción de carbohidratos, fuentes específicas de fibra o proteínas; deberías prestarle especial atención a los ingredientes que contiene la bolsa de comida y de donde provienen. Si para ti es muy importante que los ingredientes sean de una calidad excelente, consulta antes de comprar. La opinión de otros usuarios es una buena forma de guiarte en el momento de la compra.

Si no estás del todo seguro de qué marca o tipo de alimento deberías darle a tu perrete, consulta con tu veterinario. Los expertos siempre tienen la solución o las pautas específicas para guiarte cuando andas un pelin perdido.

Dieta específica

Si lo que quieres es que tu perro siga unas pautas más específicas (es decir, que haga una dieta concreta) debes tener algunas cosas en cuenta:

¿Realmente lo necesita?

Una dieta no es un capricho, se trata de un gran cambio en la alimentación de tu mascota. Si ha engordado un par de kilos pero su actividad y comportamiento siguen siendo los mismos, lo más probable es que tu veterinario desestime ponerlo a dieta. En cambio, si lleva tiempo ganando peso y sus niveles de actividad o ganas de jugar han disminuido, incluso se ha convertido en un perro un tanto sedentario; además de que su bajo vientre ha aumentado considerablemente y te resulta complicado encontrar sus costillas; seguramente tu veterinario te recomiende empezar una dieta distinta a la que lleva hasta ahora.

Por tanto, para saber si realmente lo necesita, la mejor opción es acudir a tu veterinario. Él te guiará sobre qué es lo que realmente tu perro necesita: tal vez con algunos ejercicios y una pequeña modificación en la dieta sea suficiente, o tal vez necesite cambiar de forma drástica su alimentación. Además, puede orientarte hacia nuevas marcas de comida para que tu mascota las pruebe, y sugerirte frutas y verduras idóneas para su situación específica.

Ser consciente de lo que tu perro come

Cambiar los hábitos alimenticios de tu perro puede ser muy sencillo, pero para ello, tienes que ser consciente de qué es lo que come. No puedes cambiar tus malos hábitos si no sabes cuales son. O imagínate que eres intolerante a la lactosa y estás consumiendo alimentos que contienen lactosa sin ser consciente de ello. Por tanto, el primer paso es saber qué come tu perro y que ingredientes contienen aquellos alimentos.

A fin de cuentas, un cambio de dieta para tu amiguete puede implicar desde un cambio de fórmula alimenticia o cambio de marca de comida hasta una reducción de calorías, aumento de proteínas, disminución de carbohidratos, etc. Pero como en un post es imposible dar unas pautas específicas porque cada perrete es un mundo distinto; lo mejor es que acudas a tu veterinario y te indique como proceder.

Realizar un seguimiento de las comidas de tu mascota es muy beneficioso. Puede ser que esté picando demasiado entre horas, o que coma demasiados tentempiés de platos humanos. No está mal que de vez en cuando coman algún plato de comida humana, pero basar su alimentación en ello de manera constante, puede incrementar su peso y empeorar su condición física y salud en general. ¿Te imaginas alimentarte únicamente de comida para perro? Pues eso.

Exceso de golosinas

“Un dulce no amarga a nadie” pero 1000 igual si, jeje. Usa las golosinas como premio si tu perrete hace las cosas bien. Puede que todo lo haga bien, en ese caso, prueba de premiarlo con otras cosas que no sean una golosina. Un exceso de golosinas también es malo para su salud. Al final, hay infinitas formas de premiarlo: un buen cepillado, un paseo al aire libre por un nuevo paisaje, una comida diferente pero rica en nutrientes…

Si consideras que come demasiadas golosinas y que este factor ha podido influir en su aumento de peso, redúcelas. Si no cambia, visita al veterinario.

Más fruta y verdura

El hecho de que la fruta y verdura son una fuente esencial de fibra, no es ningún secreto. Del mismo modo que con nosotros, los humanos, no solo se trata de un alimento muy rico en fibra y beneficioso para nuestro organismo; sino que también sacia durante un periodo de tiempo más largo que otros alimentos. Puede que a tu mascota no le gusten todas las frutas y verduras, así que tendrás que ir probando cuales son de su agrado y cuáles no. Puedes empezar probando con judías verdes, zanahorias, brócoli, espinacas, guisantes, pepinos, melón, bayas o manzanas.

Aumenta el ejercicio

No hace falta que se convierta en un perrete culturista ni mucho menos. Pero la cantidad de ejercicio idónea para él, dependerá de sus características y su forma física. Si tu perro es muy sedentario e incluso le da pereza salir a pasear, tal vez deberías hablar con un entrenador para que te guíe cómo proceder de forma específica. El hecho de que tu amigo apenas se mueva, podría desencadenar en problemas más graves a medio y largo plazo, por ello te recomendamos que, antes de hablar con un entrenador, consultes con un veterinario para entender la gravedad de la situación. Tampoco nos gusta hacer montañas de un grano de arena, pero quitarle importancia a un asunto grave, es incluso peor si cabe.

Si tu perro simplemente es un poco vaguete, trata de aumentar sus paseos y su motivación a jugar. Aumentar su proactividad será bueno para su salud. Cabe mencionar que la alimentación y la actividad son un círculo vicioso o virtuoso, depende de como lo mires. Una buena alimentación llevará a tu amiguete a sentirse mejor, así como una mala alimentación le hará sentir más cansado o hinchado, y como consecuencia; sus niveles de actividad descenderán. En esto, perros y humanos somos bastante parecidos.

Desde Barkibu queremos recordarte que una buena alimentación es una de las bases de la salud de tu perro, y que puede ayudar a prevenir muchas enfermedades a corto, medio y largo plazo. Cuida de él como cuidas de ti mismo, pero tampoco te obsesiones con una alimentación estricta ni hacer mucho deporte. Todo en exceso puede ser malo.

Besetes perrunos ;)