Depresión canina. Si tu perro está triste o apagado durante el coronavirus...

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

El coronavirus nos ha conducido a un estilo de vida más sedentario. Salimos menos de casa, nos relacionamos menos con la gente y tememos acercarnos a otros. Bajamos al parque con nuestros peludos pero no los dejamos jugar tan libremente con otros porque, ¿y si alguien toca a nuestro perro y entre su manto quedan restos de coronavirus que nos pueden contagiar?

Los perros son seres muy, muy empáticos. Emocionalmente, son como niños de 2 o 3 años: te aman profundamente, lo eres todo para ellos, se sienten seguros a tu lado y no dejan de observarte. Ese es el motivo por el que toda tu presión, ansiedad, tristeza e incertidumbre por culpa de la existencia del coroanvirus también les puede afectar

Perros y la depresión humana, ¿qué relación hay?

Según informa Infobae, los casos de depresión en humanos ha aumentado, incluso más que cuando se produjeron los ataques del 11 S. Vivimos tiempos de muchísima incertidumbre que nos afectan seriamente.

La depresión es un estado de tristeza muy prolongado en el tiempo que se enquista en nuestros corazones. Al estar deprimidos, perdemos nuestro ánimo, no tratamos igual a los que nos rodean, lloramos, estamos más emocionales y lo pasamos fatal. Tu perro te verá mal y el se pondrá mal.

Los síntomas de depresión en un perro

Siendo verte tan mal una importante causa de depresión para un perro, los síntomas de que él también está muy triste son:

  • Dormirá mucho más tiempo de lo normal
  • Tendrá cambios de conducta
  • Dejará de comer
  • Perderá peso
  • Será más propenso a enfermar
  • Puede que aparezcan enfermedades en la piel
  • Estará más tiempo tumbado

El problema de la depresión canina es que facilita muchísimo la aparición de enfermedades oportunistas como catarros o conjuntivitis. Es por ello que, si amas a tu perro, tienes que estar contento por él. Tienes que tener actitud y esperanza.

Cómo tratar la depresión canina

La revista Muy Interesante publicó un interesante artículo sobre los beneficios de contar con un perrete en estos casos. Los perros se han usado desde hace muchísimo tiempo para ayudar a personas con síndrome de estrés postraumático. El motivo es su empatía, su cariño y su compresión.

Los perros son animales muy entregados a la gente que los quiere; pero si ahora es él el que está triste, tienes que reaccionar. Tenéis que ayudaros el uno al otro. Cuidándolo te estarás cuidado a ti mismo.

Mi perro está decaído y tiembla - Solución

Lo primero que has de hacer es visitar al veterinario para determinar que no se ha puesto malito en ese tiempo en el que ha estado triste. Posiblemente haya comido menos, haya estado triste... Descarta posibles enfermedaes. Es también importante que consultes con un especialista para ti. La depresión es una enfermedad que tiene que ser tratada y que no se cura solo leyendo este artículo.

Una vez hayas te hayas puesto manos a la obra, tienes que establecer una rutina para ambos: comida, siestas, juegos y paseos. Adáptala a tu horarioa y al suyo, jugad juntos, disfrutad, y hacedlo todo a la misma hora, día tras día. Fuérzate a hacerlo, que cumplirla sea tu objetivo.

Ve añadiendo nuevas tareas a esta rutina y añade variaciones divertidas que luego se repetirán en el tiempo. Añade recetas caseras para perros y aprender a realizarlas, haz deporte con él y atrévete a conocer a gente nueva paseando a tu perro; siempre, por supuesto, siguiendo con todas las medidas de seguridad.

Mi perro tiene depresión, ¡qué hago!

Como ves, la mejor forma de ayudar a tu perro con depresión es estar tú bien. Busca ayuda especializada, para ti y para tu perro. Una vez estés en manos de profesionales, la compañía de tu perro te hará cambiar tu vida y logrará que tanto él cómo tú dejéis de estar tan apagados.

Desde Barkibu os deseamos a los dos muchísimo ánimo. El coronavirs nos pone a prueba a todos, y salir de una depresión no es fácil. Mucha fuerza.