Displasia de cadera en perros mayores y cachorros, cómo detectarla

La displasia de cadera en perros pequeños también es posible, no solo ocurre en perros grandes ni tampoco solo en perros mayores. Aunque hay algunas razas más afectadas que otras, como los perros labradores, estamos hablando de una enfermedad hereditaria que cualquier peludo puede sufrir. Hoy te enseñaremos a detectarla y te explicamos los distintos tratamientos que hay.

Si necesitas más ayuda en lo referente a la displasia de cadera que puede estar sufriendo tu perro, no dudes en dejar tu consulta a nuestros veterinarios online. Puedes preguntarnos desde cuál es el precio de una operación para subsanar esta dolencia a si tu perrete puede tenerla o tratarse de otra enfermedad. Son muchos los motivos que pueden afectar a su manera de andar.

Síntomas de la displasia de cadera en perros, ¿cómo se contrae?

Para conocer el tratamiento que requiere esta dolencia hay que comprender cómo se ‘coge’. La displasia no es algo contagioso, sino hereditario, los padres se lo heredan a sus cachorros. Es por eso importante que te intereses por el historial genético del perrete que adoptes siempre que este exista, pues así podrás proporcionarle los cuidados que necesita antes de que su displasia de cadera se convierta en un problema grave.

En sí, se trata de una mala colocación del fémur en la cadera. El fémur es el hueso que está en la parte alta de su pierna y también el que la conecta con la cadera, es decir, con los huesos de su cintura. Por culpa de ello, se va produciendo un continuo rozamiento que acaba generando malestar, cojera, dolor y, finalmente, artrosis.

Displasia de cadera en perros, ¿cómo detectarla?

Por culpa de esta ‘malformación’ de sus huesos, tu perrete sufrirá un daño progresivo en sus piernas. Como sus cuidadores, ¿cómo podemos saber que la está sufriendo? Seguro que a ti muchas veces te ha dolido la espalda y te las has visto y deseado para acomodarte en una silla al sentarte, ¿verdad? Da igual cómo te pongas, siempre vuelve ese dolor a la zona baja de la espalda. Con tu perro ocurre algo parecido, solo que al andar.

Si tu perrete tiene displasia de cadera la moverá de manera exagerada para evitar el dolor, cojeará, correrá moviendo de manera paralela sus dos piernas y, finalmente, dejará de mover las patas traseras. A medida que pasen los años, le será muy difícil levantarse y también sentarse. Esto lo deprimirá y lo pondrá triste, tanto, que entre su estado de ánimo y el dolor, preferirá pasarse mucho tiempo tumbado.

¿Existen tratamientos naturales para la displasia de cadera en perros?

Como habrás visto, la manera de detectar la displasia de cadera es advertir dolor en su caminar y que se mueve de manera extraña con sus dos patas traseras, pero esto no es siempre causado por la displasia. En ocasiones, estos movimientos extraños pueden deberse a un desorden neurológico o a un traumatismo. Pon una consulta a nuestros veterinarios online para salir de dudas.

Con el diagnóstico de un especialista de tu ciudad, sabrás si es displasia, si esta ha derivado a una artrosis, si puedes recurrir a un tratamiento sin cirugía o si la operación es inevitable. Por norma general, si la displasia de cadera se detecta en cachorros, lo más recomendable es operar, arreglar el problema y luego realizar un tratamiento conservador.

Sin embargo, si tu perro ya tiene unos años, lo que se suele recomendar son medicamentos contra el dolor, la inflamación y ejercicios para que siga en forma. De todos modos, esto ha de decidirlo un especialista. Por ser una enfermedad de carácter genético, no hay tratamientos naturales.

Grados de displasia de cadera en perros

Lo que hará tu veterinario es, primero, determinar el grado de displasia que tiene tu perrete. Eso servirá para determinar el tratamiento a seguir. Recuerda que cuanto antes lo lleves a un veterinario o antes confirmes dejando una consulta a nuestros veterinarios online que es posible que lo sea, más fácil será atajar este problema.

La displasia de perros es una dolencia relativamente común que solo va a peor. Te recomendamos que si la detectas en tu colega intentes ponerle remedio lo más rápido que puedas, pues causa mucho dolor y puede acabar provocándole una artritis prematura. Por ser hereditaria, se manifestará a edades muy temprana, por lo que si ves que tu cachorro mueve sus piernas de manera extraña, ya sabes. Cuenta con nosotros en caso de necesitar más información.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: