España prohíbe operaciones estéticas en animales domésticos

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Las asociaciones animalistas están de celebración después de que el Consejo de Ministros de España aprobase el pasado viernes la firma del Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía.

La aceptación de este acuerdo, que data de 1987, supone un compromiso en la mejora de las condiciones de vida de los animales de compañía, así como un gran avance en materia de derechos de los animales en nuestro país. Ahora sólo queda esperar que se implemente correctamente.

Con la firma de este convenio, España prohíbe operaciones estéticas en animales domésticos. Esto supone que a partir de ahora estará prohibido cortarle el rabo o las orejas a los perros para modificar su apariencia sin ningún otro objetivo que busque su bienestar. También se prohíben otras técnicas agresivas como la desungulación en los gatos (quitarles las uñas), o cortar las cuerdas vocales de los perros para que no puedan ladrar.

Hasta ahora, estas leyes dependían únicamente de las comunidades autónomas, y en España la mayoría permitía este tipo de mutilaciones si estaban realizadas por un veterinario, a pesar de todos los riesgos innecesarios que suponen para la salud de nuestras mascotas. Lamentablemente, muchos propietarios todavía creen que amputarle parte del rabo o cortarle las orejas a su perro es lo normal.

Otros artículos que recoge el convenio establecen que nadie debe abandonar a un animal ni causarle dolor, sufrimiento o estrés innecesarios. Asimismo, se prohíbe la venta de animales a menores de 16 años sin consentimiento expreso de sus padres. El ciudadano que tenga un animal de compañía deberá responsabilizarse de su salud y bienestar, así como darle cobijo, y proporcionarle los cuidados y atenciones necesarias según su especie y raza. En particular: adecuada y suficiente comida y agua, oportunidades para ejercitarse, y tomar medidas para evitar que se escape.

El convenio también hace referencia a los animales de compañía utilizados en espectáculos o publicidad, prohibiendo su uso si no puede garantizarse su bienestar y el cumplimiento del resto de artículos referentes a su estado de salud y cuidados.

Tras la aprobación por parte del Consejo de Ministros, el convenio se remitirá a las Cortes Generales para su aprobación final y su puesta en funcionamiento. Las asociaciones animalistas confían en que esto ocurra antes de final de año.

España se convierte así en el Estado miembro número 18 en adherir el Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía.__