Hemorragia intestinal en perros - síntomas y tratamiento

Las hemorragias intestinales en un perro son un tipo de hemorragia interna, refiriéndose de igual modo en muchos sitios a ambos tipos de sangrado. Hay que estar muy pendiente de que tu perro no esté sufriendo una, porque si no estás atento y no le examinas con regularidad, solo la descubrirás cuando sea demasiado tarde. En este artículo te contaremos qué síntomas presenta una hemorragia intestinal y cuándo tienes que reforzar la atención que le das a tu peludo para detectarla a tiempo.

¿Cuándo es más posible que se produzca una hemorragia interna?

Una hemorragia intestinal en un perro, como en cualquier ser vivo, se suele producir cuando se sufre una herida. Hay ocasiones en las que tu colega se lleva un golpe fuerte, lo examinas y ves que no se ha hecho nada. No tiene magulladoras ni ninguna lesión sangrante, ¿eso quiere decir que está bien? No, porque el golpe puede haberle dañado una vena, los intestinos, el bazo o el hígado, por ejemplo.

De manera silenciosa, puede que tu perro se esté desangrando poco a poco. No queremos alarmarte, solo prevenirte. Si a tu perro le atropella un coche y se levanta como si no pasará nada, si se cae de una altura pero sigue jugando como si tal cosa, no te descuides, llévalo al veterinario para que le hagan un examen completo. Prevenir es curar. En estos casos, es recomendable pasarse de cautos.

Una hemorragia interna o intestinal a causa de un fuerte traumatismo es la manera más común de padecerla, pero hay más. Tu perro puede estar sufriendo una coagulotapía o tener un tumor. En cualquiera de estos tres casos, conocer los síntomas de este sangrado interno es la manera para actuar cuanto antes e iniciar el tratamiento que corresponda.

Síntomas de hemorragia intestinal, ¿cómo saber que tienes una?

Tienes que conocer qué síntomas tiene una hemorragia interna para detectarla a tiempo. En Barkibu siempre te recomendamos que dediques un tiempo al día o a la semana a mimar a tu perro, a examinarle los dientes, a mirar cómo están sus almohadillas, a peinarle su cabello en busca de parásitos y también a comprobar si sus heces y su orina tienen el color que han de tener y no presentan manchas de sangre. Es tu responsabilidad, esta y también vacunarle.

Durante estos exámenes también has de buscar síntomas de una posible hemorragia. Aunque hayas ido al médico y haya descartado esta posibilidad, tú no dejes de echar un vistazo a tu perrete de vez en cuando si se acaba de llevar un golpe fuerte. Lo primero que tienes que hacer es comprobar sus encías. Un perro sano las tiene rosadas, que estén de un tono pálido significa que o bien tiene falta hierro o tiene un problema relacionado con la sangre, como una hemorragia, por ejemplo. Por este motivo resulta clave conocer su color cuando está sano.

También es bueno que te sepas su temperatura corporal cuando goza de buena salud, pues cuando sufre una hemorragia interna su temperatura corporal baja. Para que te hagas una idea, un perro está entre 37´6 grados y 39, más o menos, si no le ocurre nada. Si coge una infección, su temperatura sube, pero si tiene un sangrado intestinal le bajará por debajo de 37, otro síntoma de que algo no va nada bien. Aquí te contamos cómo tomarle la temperatura sin termómetro.

Las hemorragias que sufre se acabarán manifestando físicamente con el tiempo. Si no has podido revisarle las encías o la temperatura corporal a tiempo, le acabará saliendo sangre por el ano o por el pene, por la boca o por las orejas. Al estar hablando de una hemorragia de carácter intestinal, lo más probable es que te encuentres con sangre mezclada con sus heces.

Además de los síntomas físicos, la hemorragia interna le afecta al carácter. Al estar perdiendo sangre, tu perro estará muy desanimado, alicaído, triste y sin energía. No querrá jugar contigo y respirará de una manera extraña, como si hubiera realizado mucho deporte y no pudiera más. Si ves que su comportamiento cambia de golpe, tienes que actuar. El carácter de tu peludo es un claro indicador de su salud.

Tratamiento para hemorragias intestinales e internas en perros

Aunque parezca por este artículo que una hemorragia interna es una cosa muy grave, lo cierto es que es un caso bastante frecuente y no siempre tiene consecuencias fatales. En ocasiones, si la hemorragia es leve, aunque expulse algo de sangre al defecar, puede llegar a curarse sola si su sistema inmunitario está fuerte. Pero que el causante de este sangrado sea algo grave o leve no lo decides tú. Nunca mediques a tu perro sin asistencia sanitaria profesional.

Ante la presencia del mínimo síntoma tienes que acudir a tu veterinario o dejarnos una consulta online. Será el especialista el que iniciará el tratamiento correspondiente en función del motivo de la hemorragia. Repetimos, en caso de hemorragia interna nunca optes por usar un remedio casero, porque ¿y si resulta que es un cáncer?

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: