Insuficiencia renal en perros mayores - Tratamiento y diagnóstico

Los riñones, el hígado o el páncreas son órganos de tu perro que pueden llegar a estropearse para siempre sin dar señales de alerta clara. La insuficiencia renal o una hepatitis no lleva aparejado dolor, y sus síntomas podrían asociarse a otras tantas enfermedades. Es por ello que hemos preparado este artículo para explicarte cuáles son estos y cómo tienes que reaccionar.

Tómate este consejo como norma: una buena alimentación, una estupenda hidratación, deporte y felicidad constante son la mejor forma de prevenir estas enfermedades. No actuar ante infecciones bacterianas, no dar una buena alimentación, no impedir que se lleve a la boca todo lo que encuentra, intentar usar remedios caseros para una enfermedad en lugar de ir al veterinario o no darle todo el amor del mundo, facilitan estas enfermedades.

¿Qué es una insuficiencia renal y cómo afecta a los perros?

Los riñones son coladores de toxinas. Sirven para recoger todos los restos nocivos que pululan por el cuerpo, los mezclan con agua y los expulsan en forma de orina. Sin los riñones, no se podría concentrar bien toda la mugre que queda por el organismo, afectando seriamente a la salud de tu colega. Un perro sano bebe el agua suficiente para hidratarse y dejar un poco para los riñones, que la toman para cubrir su función. En caso de que no funcionen bien, necesitarán muchísima más agua para trabajar y no lo harán del todo bien.

Hay dos tipos de insuficiencia renal. Una se produce por un shock en el cuerpo brusco que le afecta a los riñones. Por ejemplo, si tu perrete come algún líquido de la calle que lo intoxica, esto podría afectarle a los riñones. Se requiere un tratamiento inmediato. También puede ser afectado por un virus o por bacterias. Otro tipo de insuficiencia renal es la crónica, y suele darse por una continuada mala atención de su salud.

Si una insuficiencia renal no se trata ni se cuida, puede acabar con la muerte del animal. Como en todo, la mejor medicina es la prevención. Cuida a tu colega, que beba y coma bien, que haga deporte y que evite cualquier situación que lo predisponga a sufrir una intoxicación.

Síntomas y signos de una insuficiencia renal

Por desgracia, los síntomas que podemos percibir de nuestro colega son poco claros. Una insuficiencia renal fastidiosa suele presentarse con vómitos y poco apetito. Con estas pistas, lo normal es que pensemos que algo le ha sentado mal y lo tengamos unas horas o un día en ayuno; sin embargo, es posible que esté sufriendo una insuficiencia renal. Si el perrete aguanta, empezarás a notar otros síntomas. El más claro es que haga muchas más veces pis y beba mucho más.

En Barkibu lo decimos muchas veces: tienes que controlar el número de veces que hace caca y que mea, también el color de sus heces y de sus orines. Eso te dará muchísima información sobre su estado de salud. En el caso de su pis, si tiene insuficiencia renal, sus riñones no funcionarán bien y no serán capaces de concentrar la cantidad de orina necesaria en el agua de siempre, por lo que tu colega beberá más y más.

Eso implica que harán muchas más veces y lo hará en forma de orina clarita. Esto no es buena señal. Si ha tenido vómitos, malestar, está incómodo y adquiere este comportamiento, teme que esté sufriendo una insuficiencia renal.

Embedded content: https://youtu.be/qsb_0HvXXfM

La mejor cura para la insuficiencia renal es la prevención

Con el avance de la enfermedad, se pueden presentar otros síntomas, siempre en función de si es crónica o aguda y de qué haya sido el desencadenante de la enfermedad. Puede llegar a presentar orina en sangre, puede quejarse, estar más delgado, perder el apetito, adoptar posturas extrañas al moverse, se le puede malograr la piel o el pelo por una mala gestión de su hidratación, etc.

Por lo general, lo mejor que puedes hacer es que si notas que vomita y pierde el apetito, y no se le quita en 24 horas, acude al veterinario. Si sospechas que ha podido comer algo raro, como un medicamento o algo venenoso que ha encontrado por el campo, y vomita y tiene diarrea, no pierdas el tiempo y visita al veterinario.

La insuficiencia renal no es común en perretes que se cuidan. Sé responsable, aliméntalo bien, dale de beber lo que necesite y, ante el primer síntoma, acude a un especialista. Recuerda que cuentas con nuestros veterinarios online para hacer todas tus consultas.