La dieta BARF o basada en alimentos crudos.

Our team is formed for veterinarians, ethologists, and animal health content experts.

Hace unos días, en este post, te hablamos de las principales claves para saber si tu amigo peludo necesita una dieta específica. En el post de hoy queremos contarte un poco sobre la nueva tendencia de dietas basadas en alimentos crudos, ¿has oído hablar de ellas? Si es así, comprueba que no nos hemos dejado nada en nuestra lista; si es que no, recuerda que el saber no ocupa lugar 😉👇🏻

Las dietas

En la mayoría de los casos, los propietarios de mascotas, tendemos a buscar dietas alternativas o más saludables cuando nuestro amiguete tiene un problema. Si por ejemplo nuestra mascota ha enfermado, tiene sobrepeso o ha de seguir una dieta específica por motivos de salud, hacemos mayor hincapié en su alimentación del que habíamos hecho previamente. La dieta es determinante para nuestros peludos, al igual que lo es para nosotros. Suele pasar que la dieta se usa como remedio y no como prevención. Una dieta saludable puede evitar que se desarrollen ciertos problemas de salud.

En cuanto a las dietas de alimentos crudos, últimamente se ha planteado que tienen grandes beneficios en la salud de nuestras mascotas: pelaje más brillante, aumento de la energía, piel más tersa, y en el caso de que mastiquen huesos crudos, incluso una mejor salud dental.

Te estarás preguntando si es necesario basar al 100% la dieta de tu perrete y gatetes en alimentos crudos y si ese cambio drástico es beneficioso para su salud, ¿verdad? Pues no te preocupes, te hablamos sobre la cara A y la cara B de esta nueva tendencia.

Entender el sistema digestivo de tu perro

Es importante entender cómo funciona nuestro amiguete, desde su comportamiento hasta su cuerpo. No hace falta ser veterinario profesional para tener un perro, pero sí tener un mínimo de interés o conocimientos acerca de estos animales para asegurarte de que vas a proporcionarle todos los cuidados que estén en tus manos.

Una parte muy importante es el intestino. El intestino de nuestro perro está lleno de bacterias y microbios. Juntos conforman el microbioma intestinal. El microbioma de un perro afecta a prácticamente todo: su peso, la forma en la que absorbe los nutrientes, su sistema digestivo, su salud física y mental…

En fin, si atamos cabos, llegamos a la conclusión de que la alimentación es un factor base en la salud de nuestros amiguetes. Un microbioma desequilibrado puede desencadenar en diferentes enfermedades como la enfermedad inflamatoria intestinal o problemas de piel. Además, la probabilidad de desarrollar otras enfermedades, también aumenta. Así que, por consiguiente, el sistema inmunológico, tiene su kilómetro 0 en el intestino.

¿Comida cruda?

Párate a pensar la cantidad de comida cruda que comes a lo largo del día (sobre todo en verano). En verdad no es poca. En el caso de los perretes, se está hablando mucho de que alimentarlos con comida cruda puede ser muy saludable y nutricionalmente potente. Pero ojo, no todo es color de rosas: tendrás que ser más organizado y estar más atento que si basas la dieta de tu amiguete en el sistema tradicional. La comida cruda puede contaminarse más fácilmente que la comida de perro tradicional.

Si ya estás mentalizado y decidido a llevar a cabo esta dieta, lo primero que deberías hacer es hablar con tu veterinario. Sabemos que siempre insistimos mucho en este punto, pero lo cierto es que es la mejor opción. Por mucho que los padres de mascotas tengamos ciertos conocimientos sobre nuestros amiguetes y nos informemos constantemente para ofrecerles los mejores cuidados, no somos profesionales. Por ello, un consejo o pauta de un profesional nunca está de más. Además, a la larga, seguro que lo agradeces. Sobre todo, si la dieta va a basarse principalmente en carne cruda, ya que es uno de los alimentos más sencillos de contaminarse.

Qué deberías tener en cuenta antes de realizar esta dieta

Antes de nada, deberías informarte de forma consciente y contrastada de los beneficios y desventajas que aporta este tipo de dietas, tanto para ti como para tu mascota.

¿Qué dice la ESCCAP sobre este tipo de dietas?

La ESCCAP (European Scientific Counsel Companion Animal Parasites) advierte que este tipo de dieta (también llamada BARF) tiene una parte que puede ser peligrosa, tanto para nuestros peludos como para nosotros. Algunos datos:

  • Presencia de bacterias patógenas en la comida:
  1. No hay evidencias científicas que respalden beneficios como una mayor longevidad, sistema inmunitario más fuerte y pelaje y bienestar de mayor calidad, además, para animales de corta edad en periodo de crecimiento puede ser bastante peligroso: suele implicar un fuerte desequilibrio nutricional al variar la composición de las comidas crudas, normalmente preparadas de forma casera.
  2. Tampoco hay evidencias científicas que respalden beneficios como una mayor longevidad, sistema inmunitario más fuerte y pelaje y bienestar de mayor calidad.
  3. Además, para animales de corta edad en periodo de crecimiento puede ser bastante peligroso: suele implicar un fuerte desequilibrio nutricional al variar la composición de las comidas crudas, normalmente preparadas de forma casera.
  4. Para animales de corta edad en periodo de crecimiento puede ser bastante peligroso: suele implicar un fuerte desequilibrio nutricional al variar la composición de las comidas crudas, normalmente preparadas de forma casera.
  5. Aumenta el riesgo a distintas enfermedades como el hipertiroidismo, perforación gastrointestinal o fracturas dentales. Este riesgo aumenta tanto cuando se lleva a cabo una dieta casera como precocinada.
  6. Algunas bacterias patógenas son eliminadas en las heces de los perretes que siguen este tipo de dieta: salmonella, campylobacter o yersinia.
  7. Los perros pueden adquirir infección por E. Granulosus y pueden eliminar los huevos de este parásito en las heces. Estos son infectantes para los humanos y puede derivar en consecuencias graves para la salud de la persona. Con los gatos ocurre algo bastante similar.
  • Contaminación cruzada en personas y otros animales. La multiplicación de algunos parásitos puede verse favorecida por las dietas BARF. Si las mascotas tienen relación con otros animales, ya que se encuentran en granjas, el resto de animales también pueden sufrir el mismo tipo de infección. Congelar los alimentos durante 1-2 días inactiva muchos parásitos presentes en la carne.

  • Riesgo de perforación gastrointestinal en caso de contener huesos.

Si estás decidido a llevar a cabo una dieta basada en alimentos crudos, te damos algunos consejos higiénicos para hacerlo de la mejor forma posible.

Poner la comida de tu perro en un cuenco de acero inoxidable. Sustituir el plástico en caso de que el cuenco de tu perrete sea de este material es un paso esencial. El acero ayuda a mantener la comida cruda más aislada y hace que sea más difícil que se contamine. Además, los envases de plástico liberan microplásticos. Esto es un problema que a la larga puede afectar a su sistema inmunológico.

Lavar el cuenco con cuidado y detalle. Asegúrate de que no quede ningún resto de comida después de lavar el cuenco de tu peludo. De ser así, podría contaminar otras comidas futuras. Imagínate que quedan restos de carne y en la próxima comida la ingesta. Lo más probable es que esa carne ya no esté en buen estado y que afecte al intestino de tu perrete. Por ello, es súper importante ser cuidadoso en este aspecto.

No dejar la comida cruda fuera durante mucho tiempo. Parece lógico, pero por si acaso. No dejes la comida de la noche fuera por la mañana, por ejemplo. De este modo es mucho más sencillo que se acumulen bacterias en ella y que no le siente bien a tu perro.

El proceso

Puede ser que ni tú ni tu amiguete estéis preparados para basar toda su alimentación en comida cruda. No es necesario hacer un cambio radical y basar su dieta en alimentos crudos al 100%. Tienes la opción de empezar sustituyendo algunas comidas por alimentos crudos e ir incrementando con el tiempo o no, eso ya es tu decisión.

Sobre todo, recuerda que es importante que tu perro se sienta cómodo con su alimentación y que le guste lo que está comiendo. En definitiva, que no se sienta obligado y que disfrute de las comidas. Por ello, ante un cambio en su alimentación, deberías ir probando cuales son los alimentos que más le gustan o disfruta. No te obsesiones con la carne cruda, puede ser difícil que se acostumbre a su sabor.

¿En qué consiste exactamente la dieta BARF?

Se trata de basar la alimentación de tu mascota en alimentos esencialmente crudos. Puede ser una dieta 100% basada en alimentos crudos o mixta, combinando crudos y cocinados. Estos son algunos ejemplos de ellos:

🥚 Yemas de huevo.

🌿 Cúrcuma.

🌱 Algas.

🐚 Mejillones.

🐟 Pescado: el salmón o las sardinas, así como el aceite de hígado de bacalao.

💚 Omega 3: las grasas omega 3 y omega 6 que contienen el cáñamo o mejillones verdes.

🍅 Verduras para perros.

Una dieta basada únicamente en carne conlleva a la falta de nutrientes y fuentes esenciales de antioxidantes y otros componentes que ayudan al sistema inmunitario de tu perro y a tener un intestino sano.

¿Conclusión?

Es importante informarse correctamente antes de realizar cualquier cambio en la rutina de nuestra mascota. En este caso en particular es esencial ser consciente de los riesgos y problemas que puede conllevar para la salud de nuestros peludos y la nuestra propia una dieta basada en alimentos crudos. La mejor medida de prevención ante estos riesgos es descartar este tipo de dietas. Si estás decidido a llevarla a cabo, ten en cuenta que las dietas precongeladas y procesadas pueden minimizar el riesgo de transmisión de patógenos.

Te recomendamos que consultes con tu veterinario antes de llevar a cabo un cambio drástico en la alimentación de tu peludo y que sospeses pros y contras de este tipo de dieta para ver si realmente os conviene llevarla a cabo.

Recuerda que su bienestar es muy importante, pero también lo es el tuyo y que esté contento.

¿Qué te parece? ¡Te leemos en comentarios!