Las razas de gatos grandes y peludos más amorosas para casa

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Los gatos peludos requieren más trabajo que un gato con poco pelo. Hay que tener cuidado con que no se traguen las bolas que generan con él, hay que acicalarlos y también limpiar más la casa. Sin embargo, a cambio tendrás a un animal precioso al que acariciar, cuando se deja, es todo un placer.

Desde Barkibu no fomentamos ni la compra de gatos ni adoptar uno u otro en función de su raza. Lo mejor es adoptar a animales mestizos, pues te darán el mismo amor o más que un animal de raza. De todas formas, si en la protectora te has encontrado a varios gatos y quieres saber cuál crecerá más de ellos, cuál tendrá más pelo o cuál es más cariñoso, aquí te lo contamos.

¿Gatos peludos y de pelo largo? Los maine coon son lo más

Es imposible hacer un artículo de gatitos con un manto poblado y que alcancen un gran tamaño sin mencionar a los gatos maine coon. Estos felinos pueden llegar a los diez kilos de peso y contar un pelaje de diferente tipología y colores largo y precioso.

Este tipo de gatos son estupendos porque mantienen un rostro muy felino y cautivador. A medida que crecen desarrollan rasgos que evocan a su naturaleza salvaje, pero sin que ello afecte a su carácter; es decir, los gatos manine coon son muy cariñosos y sociables. Es cierto que cada gato es un mundo y te puede tocar convivir con una que sea un poco arisco, pero, en general, son entrañables.

El gato himalayo es una raza con mucha personalidad

Los gatos himalayos son una curiosa mezcla entre un gato siamés y uno persa. De ellos heredan su carácter y también rasgos físicos. Es un gato que tiende a ser mediano, pero también hay casos de ejemplares que adquieren unas dimensiones suficientes para considerarlos grandes. De ellos destaca su precioso manto y sus rasgos de gato siamés. Esos ojos son inconfundibles. Si habéis visto la película de La Dama y el Vagabundo, sabréis a lo que nos referimos.

¿Y cómo es su personalidad? Bueno; lo cierto es que los gatos himalayos no son como los maine coon. Su sociabilidad y afecto depende mucho de lo que sientan por unos o por otros. Esto apela a ese especial sentido que tienen los gatos. Un gato himalayo será majo con quién él decida serlo. Si no eres el elegido, te tocará esforzarte mucho con él.

Raza de gato somalí, peludo, activo y no demasiado grande

Sin llegar a ser gigantesco, los puntos positivos del gato somalí es que sí son muy sociables, juguetones y necesitados de cariño y afecto. Es raro que un gato somalí te rechace; claro que tienes que saber siempre cuando tu gato, como 'individuo', necesita más atención o menos sin importar de qué raza sea.

No llegan a ser muy grandes. A diferencia de la raza maine coon, no suelen sobrepasar los seis kilos. Su pelage es precioso, en especial cuando adquiere tonos atigrados o aterciopelados. Si vive contigo asegúrate de tener muchos juguetes y elementos por los que trepar y descargar su energía, porque es un gato muy activo. Y como todos los de este artículo, ten mucho cuidado con su pérdida de pelo.

Los gatos ragdoll son peludos, tranquilos y muy amorosos

Si no puedes ocuparte de un gato tan enérgico como el somalí, no te ves capaz de competir por el afecto de un gato himalayo y los diez kilos de peso que puede alcanzar un maine coon son demasiado para ti, entonces tienes que conocer a los gatos ragdoll. Son muy, muy buenos, tranquilos e increíblemente flexibles. No exigen demasiada actividad física pero sí todo tu amor.

Su pelaje es muy hermoso y asear su pelo es muy cómodo porque no suelen formarse nudos entre él. No llega a las dimensiones de un maine coon, pero sí fácilmente llegará a pesar entre ocho y nueve kilos.

Embedded content: https://youtu.be/4ZT0uU2Xmlo

El gato bosque de noruega mantiene su identidad salvaje pero con un gran corazón

Llegamos al último de los grandes gatos que queremos que conozcas si buscas una buena relación entre cariño, pelo y gran tamaño: el gato bosque de noruega. Mientras que razas como el ragdoll parecen más 'ositos de peluche', lo bueno tanto de este ejemplar como del maine coon es que mantienen su aspecto felino.

El gato bosque de noruega ofrece un manto con un tacto estupendo y, lo más importante, sí es muy cariñoso, afable y sociable.

Esperamos haberte ayudado a conocer más a los diferentes tipos de gatos en función de su naturaleza. Recuerda que, como hemos dicho en el artículo, todos los gatos son fabulosos tengan la raza o la procedencia que tengan, porque lo importante es el cariño que te darán y lo feliz que serás a su lado, y para eso da igual la raza.