¿Los gatos pueden comer queso, nata, yogurt o leche?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Los gatos no pueden beber leche. Eso es algo que sabemos todos los que tenemos un gato. Para comprobarlo, no hay más que oler los pedetes que echan nuestros peluditos por culpa de no tolerar bien la lactosa. La leche les produce dolor, les retuerce el estómago, no la digieren bien y acaban con muchas flatulencias, gases, retortijones y, en algunos casos, vomitos y algo de diarrea.

Esta es una pelea que tenemos todas las webs de salud animal sobre gatos: informar de la realidad entre la leche y los gatos. En contra de lo que aparece en los dibujos animados y en muchas películas, la leche les hace daño. Sabiendo eso, toca preguntarse: ¿y qué hay de los preparados lácteos? En este artículo nos centraremos en tres muy populares: la nata, el yogurt y el queso. Sorprendentemente, sí que hay uno de esos tres que puede comer, ¿adivinas cuál es?

Recuerda que todo lo que contamos en nuestros artículos sobre alimentación en Barkibu es en líneas generales. Si quieres información más concreta sobre lo que tu gato puede o no comer, haz una consulta a nuestros dietistas felinos online.

¿Mi gato puede comer queso?

Lo primero que tenemos que hacer es analizar la forma que tiene de comer un gato, qué le gusta, qué le sienta bien y qué no puede comer. Eso nos ayudará a saber cómo alimentarlo. Recuerda: a tu gato lo que tienes que darle son proteínas de excelente nivel y algo de grasa para quemar. Los gatos son carnívoros, no comen de todo, y no tienen el sistema digestivo tan laxo como el de los perros a la hora de comer casi de todo.

En lo que respecta al queso, ¿crees que les sienta bien? Obviamente no. Para empezar, tienen un alto contenido en leche en función de su variedad. Los quesos de leche cruda, además, pueden contener bacterías que afectan a tu gato. Los quesos muy curados tienen un alto contenido en sal, que no es nada buena para ellos, y los quesos frescos son, básicamente, lactosa pura que les hará tener esos pedos tan olorosos que tenemos que evitar. Así que nada de quesos; es leche con grasa y sal.

¿Pueden los gatos comer nata?

Seguro que esta ya te la imaginas y también por las razones correctas. La nata tiene varios problemas: contiene leche y azúcar. La leche le hace daño en los intestinos como hemos señalado, ¿pero y los azúcares? A este respecto, los gatos y los perros comparten el mismo amor insano por los dulces y el chocolate. Decimos esto porque parece que son unos suicidas. Si le das de comer algo dulce a tu gato, como la nata, se la devorará sin pensárselo, sin embargo, los daños internos que le puede provocar pueden ser terribles.

Su sistema digestivo no está preparado para procesar bien el azúcar, lo que podría provocarle consecuencias graves. Es más, si entras en la cocina y descubres a tu gato con los bigotes embadurnados de nata porque se ha empachado comiéndola, lo mejor es que vayas a un veterinario, sobre todo si son gatos pequeños. Cuanto menos peso tenga, las consecuencias serán más graves. Si ha comido un poquito de nada, no te preocupes, pero tenlo en observación 24 horas. Si notas algún cambio en su comportamiento, ve al médico.

ALIMENTOS que tu GATO NO puede comer y SÍ - Frutas, verduras, pescado...

¿Qué no puede comer un gato bebé? ¿Qué sí puede comer un gato adulto? ¿Leche, fruta, chocolate, huevo, queso, pescado...? ¿Le sienta bien o mal? En este vídeo te vamos a contar qué es lo que puede comer un gato y lo que no, dándote consejos sobre cómo alimentarlo bien.

¿Y el yogurt? ¿Los gatos puede comerlo?

Los yogures son una cuestión particular dentro de los lácteos. Lo que ocurre con ellos es que aunque tengan lactosa cuentan con bacterias que le ahorran al gato la tarea de procesarla, de forma que sí que pueden digerirla. De todas formas, aunque esto sea así, no todos los yogures pueden ser comidos por gatos.

Los únicos que son aptos para su consumo son los que no tienen nada de azúcar ni tampoco sabor. Tinen que ser totalmente naturales. Cuando decimos que no pueden tener azúcar nos referimos a que tampoco pueden contener edulcorantes como estevia. Te lo decimos porque puedes creer que porque el yogur tenga escrito ‘cero azúcar’ en el envase no tiene nada que lo endulce.

Los gatos si pueden comer yogurt natural

En este caso que estamos planteando, el yogur incluso puede ser beneficioso para él al contener vitaminas y probióticos, así como bacterias buenas para su salud. Pero como este es un tema peliguado, lo mejor es que nos preguntes por la marca de yogur que le quieres servir a tu gato y te diremos si es buena para él o no.

Esperamos que este artículo te haya ayudado. Queremos que te quedes con la norma general de que tu gato no puede beber ni leche ni nada derivado de ella.