Mi chihuahua se ha vuelto agresivo conmigo y otros perros

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

‘¿Por qué mi perro es agresivo conmigo? ¿Por qué lo es con otros perros? ¿Cómo amansar a un chihuahua agresivo?’ Todas estas preguntas son comunes en cuidadores de perretes que de repente y sin razón aparente cambian de conduta y se vuelven peligrosos. Para saber cómo reaccionar primero tienes que saber qué trucos puedes aplicar tú para calmarlo y cuándo has de acudir a un etólogo o veterinario.

Es cierto que existen causas médicas que pueden hacer que tu chihuahua se vuelva agresivo contigo y con otros perros, pero, por lo general, la agresividad en perros no es otra cosa que una respuesta provocada a una conducta que se tiene sobre él. Como cada chihuahua es un mundo, pide más información a nuestros expertos en comportamiento canino online.

Por qué mi chihuahua es agresivo conmigo

Lo primero es descartar causas médicas. Seguro que cuando se habla de agresividad en perros estás pensando en que puede tener la rabia. Sí que es cierto que una de las fases de la rabia les hace ser violentos, pero se trata de una enfermedad prácticamente erradicada de nuestro país y que la principal fuente de contagio es mediante el ataque de otro animal que la tenga.

Así que, en principio, descarta la rabia y piensa en la causa más común: una lesión en la pata, una fractura o cualquier enfermedad o golpe que les cause dolor. Los perros pueden llegar a mostrar una agresividad defensiva si el dolor les llega a producir frustración. Entonces, cuando nos acercamos a ellos y a la zona lesionada, pueden reaccionar con los dientes, pues saben que si alguien les toca en la zona les provocará gran dolor.

Por qué mi chihuahua es agresivo con otros perros

Además de por un traumatismo, tu perro también puede tener daños en el cerebro o encefálicos que no le permiten razonar bien. En ese caso, es posible que reaccione con hostilidad contigo o con otros perros. En la relación con otros de su especie, es posible que un chihuahua haya aprendido a comunicarse con violencia en el lugar en el que lo criaron, reaccionando de esa manera cuando se encuentra con otros.

Nunca intentes iniciar un tratamiento farmacológico por tu cuenta para chihuahuas agresivos, este siempre ha de ser diagnosticado por un veterinario que, lo más posible, es que intente antes otro tipo de procedimientos para calmar su agresividad.

Mi chihuahua se pone agresivo cuando lo regaño

Hay perretes que al gritarlos, enfadarte con ellos o al jugar a su lado con una pelota o algo que tienen en la boca, se enfadan, gruñen, ladran y se encaran contigo. Hay varios motivos por los que tienen esta actitud. Si tu perrete es adoptado, es posible que haya recibido malos tratos, berridos y voces. Cuando lo lleves a tu lado puede reaccionar de dos maneras: o huyéndote o enfrentándose a ti.

Para estas situaciones hay que recurrir a técnicas de reacondicionamiento. También cabe la posibilidad de que no le haya pasado nada en el pasado, pero que eres demasiado agresivo para él. Tienes que tener en cuenta que los perros, aunque sean animales, no son bestias. Son criaturas tremendamente sensibles, empáticas y llenas de amor. Si les gritas, les harás daño emocional que puede acabar convirtiéndose en violencia. ¿Conoces esa frase de que de un padre maltratador sale un hijo maltratador?

Cómo amansar a un chiahuaha agresivo

Lo primero es siempre acudir al veterinario para descartar que la agresividad sea por causas médicas. Una vez que sepas que está sano, es hora de actuar. En ocasiones no podrás hacer nada, porque te podrás hacer daño. Si el chihuahua ya es mayor y tiene muy enraízada la violencia como una respuesta a estímulos, tendrás que acudir a un etólogo profesional para que diagnostique y aplique la cura en forma de ‘psicología’ canina.

Lo que sí que podrás hacer tú es amansarlo y reeducarlo si su violencia no implica mordiscos o daños lesivos a terceros, si está provocada por la ansiedad o por el exceso de energías y, por supuesto, siempre que primero hayas descartado una enfermedad. Lo primero que tienes que hacer es cambiar tu actitud. No le castigues cuando hace algo mal, prémiale cuando hace algo bien.

También tienes que establecer una rutina clara de comida de primerísima calidad, juegos y mimos tal que le permita anticiparse al futuro, eso le dará paz. También amplía su tiempo de juegos para que duerma bien y no le queden fuerzas para ser violento. Pero sabemos que decirlo es más fácil que hacerlo, por eso tienes a nuestros expertos en comportamiento canino online para hacerles todas tus consultas.