Mi gato tiembla despierto, ¿es hiperestesia felina o fiebre?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Los temblores en gatos, como en los humanos, no siempre son un síntoma de una enfermedad grave. Para identificar o para sospechar qué enfermedad puede estar teniendo lo que hay que hacer es buscar una combinación de síntomas pero sin ponernos nerviosos.

Recuerda que los gatos y los perros son animales muy empáticos, que nos comprenden y se ponen nerviosos si nos ven nerviosos. Por eso, si ves a tu gato temblar, observa qué otro síntoma tiene y obtendrás más información de su estado. En este artículo repasaremos las combinaciones de síntomas más comunes para que tengas la información que necesitas. Pero recuerda que esto no sustituye a la visita presencial al veterinario, la única forma de obtener un diagnóstico de verdad.

Mi gato tiembla y no puede caminar

Los temblores que aparecen junto con una incapacidad para caminar pueden reflejar problemas en su columna vertebral. Es probable que se haya dado un golpe recientemente. Pero no siempre es por esta causa. La falta de movilidad se puede deber a que tu gato es mayor y tiene artrosis, por lo que también temblará.

Además de un golpe en la espalda o una posible artrosis, en algunos casos una infección en el oído interno sin tratar, que se extiende hasta volverse grave, puede provocarle daños graves en su sentido del equilibrio. Mírale el oído, ¿tiene pus? Otra posibilidad es que se haya hecho daño en las propias patas, por lo que presenta estos temblores.

Mi gato tiembla y tiene espasmos

Si no es que no pueda caminar, sino que tiene espasmos e incluso llega a abalanzarse sobre el suelo, ten cuidado porque podría haber sido envenenado por accidente o a propósito. Si esto ocurre, no busques remedios caseros y ve al veterinario con urgencia.

Estos temblores inexplicables también pueden ser debidos a una falta de nutrientes en su alimentación, así que asegúrate de que come alimentos de primerísima calidad, que hace deporte y que es muy feliz. Un dietista especializado en gatos puede ayudarte con esta cuestión.

Mi gato tiembla y vomita

Los vómitos con temblores son motivo más que suficiente para preocuparse. Un envenenamiento le puede hacer vomitar, pero también enfermedades víricas fuertes como la panleucopenia felina. Si el vómito tiene un olor muy fuerte puede que la infección sea fuerte. Los vómitos pueden deshidratar a un gato, lo que provoca debilidad que lo hace temblar.

Es decir: si se juntan estos dos síntomas: temblores y vómitos, plantéate que tu gato puede tener una enfermedad grave, estar envenenado o haber sufrido alguna indigestión que lo ha asustado mucho. Ve al veterinario más.

Mi gato tiembla después del baño

Un gato puede temblar porque tiene frío, y después del baño puede presentarse esta situación. La temperatura normal de un gato ronda los 38'5 grados, y la hipotermia aparece si descinde de los 36; pero también puede temblar por lo contrario, por tener un exceso de calor por la temperatura del agua.

Es decir, si tiembla por frío, una manta seca puede ser tu solución; pero recuerda que el baño puede ser una situación de estrés para él, por lo que los temblores pueden deberse a esto. En ese caso, mucho cariño y paciencia.

A mi gato le tiembla la mandíbula

El temblor en la mandíbula, aunque puede llegar a deberse a causas nerviosas o a alguna infección en la boca, suele ser por causas de excitación o frustración. Los gatos son cazadores, por lo que la boca es su principal arma. Si ves que hacen este gesto mirando por la ventana, observando algún objeto es posible que se trate de esto. Te recomendamos que busques juguetes que les permitan descargar este tipo de energía.

A veces tiembla la mandíbula y es como si hablara, esto podría entenderse como un síntoma de hiperestesia felina, que es algo así como una epilepsia que le provoca compulsiones o temblores. No está claro que la provoca, pero una repetición de situaciones de estrés puede ser un desencadenante. Por eso, lo mejor es mucho juego, buena alimentación y calma.

A mí gato le tiembla la cola

Los temblores en la cola, aunque pueden ser un síntoma de un traumatismo, suelen ser una manera de expresarse de tu gato. En este caso, si le vibra la cola, suele ser por excitación o ganas de juego.

En resumen, siempre que tu gato tiemble y no aparezca el temblor con otros síntomas, piensa que puede ser por frío o estrés. Si cursa con vómitos, malestar, decaimiento, etc, ve corriendo al veterinario. Recuerda que nuestro servicio de veterinaria online está para ayudarte.