Mi gato tiene las orejas calientes y rojas, ¿tiene fiebre?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Tu gato tiene las orejas calientes cuando normalmente están frías? En este artículo te vamos a contar por qué los gatos tienen las orejas rojas de vez en cuando y si has de preocuparte. Recuerda que, como su cuidador has de estar pendiente siempre de este y de otros cambios que se den en su cuerpo, así como saber si un gato tiene fiebre sin termómetro. Eso te permitirá adelantarte a la aparición de posibles enfermedades.

De todos modos, recuerda que este artículo está escrito con fines meramente informativos. En Barkibu podrás realizar tu consulta a nuestros veterinarios online, obteniendo una respuesta personalizada. Hazla señalando desde cuándo tiene las orejas calientes y si este cambio en su cuerpo ha llegado con otros síntomas.

Mi gato tiene las orejas rojas y calientes, ¿le ocurre algo?

Lo primero que hemos de decirte es que te calmes. Las orejas un poco calientes no quiere decir que tenga una enfermedad. Como nos pasa a los humanos, a veces se nos ponen rojas por culpa del calor, pues es uno de los sistemas que usan para controlar el que se acumula en su cuerpo. Sin embargo, aunque digamos esto y no queramos que te angusties sin motivo, sí que es razón para preguntarte si tiene fiebre.

Muchas veces, unas orejas rojas es el primer síntoma que te servirá para saber si tu gato la tiene. Recuerda que aunque puedas usar esta y otras pistas para determinar si tiene unas décimas, lo mejor que puedes hacer es contar con un termómetro especial para ellos. Se usa en su ano y están diseñados especialmente para mininos, así que no uses uno para humanos. Para su uso, emplea algo de lubricante también específico para animales.

¿Por qué los gatos tienen las orejas rojas?

Si se le han puesto calientes por culpa del calor, intenta llevarlo a un lugar fresquito y darle agua para que no se deshidrate. Los gatetes son muy sensibles a los cambios de temperatura y lo pueden pasar muy mal en verano. Este es el motivo más común por el que se le ponen calientes, pero, ¿cómo podemos saber si se le han puesto así por una enfermedad?

Como su cuidador, tienes que acostumbrarte a realizar una rutina de juegos y mimos diaria que te permita conocer que su cuerpo y su temperatura corporal ha cambiado, comprendiendo así que las orejas calientes son por fiebre. En primer lugar, tienes que saber que su temperatura natural puede estar como mucho a 39º para poder decir que está sano.

Te damos este dato porque un humano suele tener en torno a 36,5º y 37º, así que aunque esté más caliente que tú no te alteres. Lo que tienes que hacer es acostumbrarte a darle mimos, acariciarlo y abrazarlo. Al pasar sus manos por tu cuerpo acabarás comprendiendo de manera innata cuál es su calor corporal, sabiendo si ha aumentado o descendido.

¿Cómo saber si un gato tiene fiebre sin termómetro?

Normalmente, si tiene fiebre será a causa de alguna enfermedad o de algún principio de la misma. Eso le hará aumentar la temperatura de sus orejas así como hacer aparecer otros síntomas. Podrás sospechar que tiene fiebre porque dejará de comer y de beber, incluso hasta le molestará que le obligues a hacerlo.

En consecuencia, perderá peso y su pelo no tendrá tanto lustre como antes. Apártale su pelamen, ¿notas como la piel tiene una elasticidad distinta? Otros síntomas comunes asociados a que está malito son vómitos y diarrea. En ocasiones el problema será que no podrá hacer de vientre.

Otro síntoma típico es su manera de respirar y de maullar. Si lo hace de manera entrecortada, lastimera o como si se quejara, y su manera de ser cambia drásticamente, sospecha de que tiene fiebre, sobre todo si todo esto aparecer con esas orejas rojas y calientes que has sentido en primer lugar.

¿Qué hacer si tiene las orejas rojas, fiebre y otros síntomas?

Cómo te habrá quedado claro, las orejas calientes en un gato son un síntoma que te servirá para averiguar si tiene fiebre y está enfermo. Si tiene diarrea o vomita has de salir pitando al veterinario, sobre todo si lo hace con sangre pues se trata de un caso grave. En caso de que la fiebre sea moderada y los síntomas se concentren en su pelo o su forma de caminar, pide más información a nuestros veterinarios online para orientarte.

Esperamos que este artículo te haya animado a acariciar más a tu gato y a conocerlo. Las orejas calientes no son un problema como tal, pero sí una alarma para que estés pendiente de cualquier cambio de salud que pueda tener.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: