Mi perro llora cuando le toco la panza y las patas

Las patas y la zona abdominal son dos regiones del cuerpo muy sensibles para muchos animales, entre ellos el perro. Es por eso que a muchos de nuestros compis no les gusta que les toquen en estas zonas y, al hacerlo, pueden manifestar conductas de rechazo como evitación, gruñidos o incluso algunos pueden llegar a morder.

A groso modo, podríamos valorar dos posibles causas por las cuales a nuestro perro le moleste que le toquemos la panza y las patas: problemas médicos y dolor; y una intolerancia a la manipulación.

Problemas médicos y dolor

Si nuestro perro llora cuando le tocamos la panza y las patas, lo primero que deberíamos hacer sería consultar a un veterinario para hacerle un chequeo médico y un examen físico. Son múltiples las causas que pueden provocar malestar en estas zonas.

Por ejemplo, problemas gástricos e intestinales como gastritis, enteritis, tumores en cavidad abdominal, hernias inguinales, cistitis, etc.

En cuanto a las patas, debemos valorar la posibilidad de problemas articulares, como la artritis y la artrosis. Esto es especialmente importante en animales mayores, obesos y de raza grande. Los problemas articulares son muy dolorosos, y nuestro perro puede reaccionar mal si intentamos tocarle las extremidades. En estos casos, además de la exploración física es importante realizar radiografía de las extremidades para descartar un posible problema articular.

El dolor predispone al dolor, lo que quiere decir que si nuestro perro siente dolor en una zona y no lo identificamos y tratamos, se irá cronificando. Esto hace que estímulos suaves, que antes no producían molestias (por ejemplo, una caricia), ahora sí que generen malestar y mayor dolor. Si el problema no se trata, se irá generalizando más allá de la zona afectada, pudiendo hacer que nuestro perro rechace cualquier contacto en el resto del cuerpo. Por eso, es fundamental descartar procesos dolorosos y tratarlos con analgésicos tan pronto se identiquen.

Intolerancia a la manipulación

Se trata de un rechazo a las caricias y las manipulaciones por falta de habituación o por haber sufrido una patología o un proceso doloroso en estas zonas.

Cuando son cachorros, es importante que les habituemos a la manipulación y a palpación de diferentes zonas corporales. Decíamos al principio del artículo que las extremidades y el abdomen suelen ser zonas sensibles que a muchos perros no les gusta que les toquen. Por eso, si les habituamos desde pequeños tolerarán mejor las caricias en estas zonas del cuerpo.

Por otro lado, si han sufrido un proceso doloroso en el abdomen o las extremidades (o en cualquier otra parte del cuerpo), nuestros compañeros podrían rechazar el contacto en esas zonas al anticipar una sensación de dolor y malestar a causa de las experiencias previas. Esto es muy habitual tras una cirugía invasiva que posteriormente requiera hacer curas durante largo tiempo. Debido a las molestias tras la cirugía y a la manipulación molesta posterior, pueden adquirir un rechazo a que les acariciemos estas zonas, siendo necesario, como en el caso anterior, iniciar un proceso de rehabituación a la manipulación de dichas zonas del cuerpo.

Por lo tanto, podemos concluir que si nuestro perro llora al acariciarle la panza o las patas, lo primero que debemos hacer es acudir al veterinario para descartar un problema médico y cualquier causa que esté produciéndole dolor y malestar en estas zonas.

También es importante que habituemos al cachorro a la manipulación de estas zonas, siempre de forma progresiva y suave para que no lo perciba como una amenaza, de forma que tolere mejor las caricias en el abdomen y las patas. Una buena forma de hacerlo, por ejemplo, es enseñarle a dar la pata a cambio de una recompensa (una chuche o un juguete). Cuando nos la de, podemos aprovechar para acariciarle la extremidad durante más tiempo cada vez, antes de darle el premio.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: