Mi perro lleva 3 días sin comer su comida - Solución

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Si tu perro lleva tiempo sin comer su pienso, llévalo al veterinario. Podría estar enfermo. Acostumbrar a los perros a una dieta comercial puede no ser tarea fácil. Se adaptan bien si se comienza desde cachorros y "no conocen otra cosa", pero si el animal está acostumbrado a una dieta variada casera puede ser bastante más complicado.

Siempre que el perro no come su pienso** nos alertamos y preocupamos por saber lo que le pasa **a nuestro can. Pensamos que está enfermo y buscamos soluciones como darle un trozo de pan, jamón o incluso restos de nuestra comida porque pensamos que pasa hambre.

Nos equivocamos. Con este tipo de acciones, reforzaremos que el can rechaze el pienso.

El can seguirá sin comer porque sabe que tarde o temprano le van a dar un trozo de jamón, de pan, etc. Suelen aprender que si aguantan un poco, se les recompensará con un algún capricho más estimulante. Si accedemos a este tipo de chantaje, será más difícil corregir la conducta del perro.

Para empezar, todos los miembros de la familia tienen que estar de acuerdo y concienciarse en seguir las mismas pautas de alimentación con el animal. Si uno cede, nuestro pequeño chantajista saldrá ganando y nunca comerá su comida.

A veces la falta de apetito o de motivación para comer se debe a algo tan sencillo como que** no les gusta ese tipo de pienso**. En este caso es recomenrable consultar a un veterinario sobre el mejor pienso en función de la edad, raza, actividad y necesidades de cada perro.

Pero pueden darse otros motivos por el que tu perro no come su pienso.

¿Por qué mi perro no quiere comer pienso?

  • Lo primero siempre es descartar un problema de salud: las gastritis, enteritis, pancreatitis y muchas otras enfermedades pueden hacer que los animales rechacen el alimento. Los gatos con problemas renales pueden asociar un alimento determinado a su malestar y rechazarlo para siempre.
  • Para los perros, el olfato es un factor muy estimulante. Si tu can no come el pienso seco, estaría bien** probar con pienso húmedo**, ya que este último es más palatable (tiene más aroma y es más apetecible).
  • La calidad del pienso puede influir, pero no siempre se relaciona con su palatabilidad (lo apetecible que es). Por desgracia, los animales pueden preferir un alimento de peor calidad, por ejemplo por ser muy graso.
  • El dolor en la mandíbula o las piezas dentales puede hacer que los animales rechacen un alimento duro como la mayoría de piensos
  • Un animal acostumbrado a dieta casera tendrá tendencia a rechazar el pienso.
  • Hay animales que no quieren alimentos fabricados con cordero/salmón/pollo, por cuestiones de gusto.
  • Algunos perros pueden aburrirse de la rutina. Siempre comiendo las mismas bolas de pienso, mismo olor, mismo sabor, mismo tamaño...
  • El pienso puede perder sus propiedades organolépticas (sabor y aroma), puede haberse secado o enranciado si no se ha conservado en condiciones ideales.
  • Los perros mayores pasan más tiempo descansando. Duermen un poco más que los perros jóvenes y gastan menos energía. Necesitan ingerir menos calorías diarias y puede ser que coman menos pienso.
  • Algunos perros pueden tener problemas psicológicos serios, por ejemplo por falta de atención del propietario, cambio de domicilio, menos paseos, menos actividades conjuntas con su dueño... Aquí debemos prestar atención y estar pendientes de los cambios y de la actitud de nuestra mascota frente a ellos. Son una razón por la que los perros dejan de comer y en la que a veces nos cuesta pensar.

Si nuestro perro está más de 48 horas sin comer, es aconsejable acudir a un profesional veterinario, ya que puede estar enfermo.

Trucos para que mi perro coma

  • Debemos asegurarnos de elegir un pienso muy palatable y de alta calidad.
  • Si se han descartado los problemas de salud, se puede mantener al perro sólo con el pienso aunque no quiera comer en varios días. Generalmente el perro puede pasar 24-48h sin comer y en este tiempo acabará cediendo y probará el pienso. Ojo! Sin comer, no sin beber.
  • Si ya se ha intentado no ofrecerla nada más durante 2-3 días y no ha comido nada, se puede** añadir algún tipo de "salsa"** al pienso para hacerlo más apetecible, por ejemplo un caldo de cocer pollo sin sal ni cebolla. Se puede mezclar el pienso con arroz hervido sin sal, jamón york, queso fresco sin sal o yogurt desnatado natural. Se puede añadir también una cucharada de aceite de oliva. El problema es que, probablemente, el perro no vuelva a comer el pienso si no va condimentado.
  • Estimulación olfativa humedeciendo las croquetas de pienso con agua tibia. De esta manera aumenta el olor y el sabor del pienso.
  • Trabajando el olfato del perro, escondiendo la comida y convirtiendo la hora de comer en un juego.
  • Recuperando la rutina de paseos, ejercicios y actividades.
  • Proporcionando una comida más sabrosa. A veces bastará con un cambio de ingredientes, por ejemplo de pollo a cordero o salmón.
  • Asegurarnos que el saco de pienso está bien cerrado para que no pierda el aroma y no se estropee.
  • Los perros son muy sociales y eso puede influir en la alimentación. A veces, la presencia de otro perro puede hacer que nuestro can por fin se decida a comer.

¿Cómo podemos prevenir que nuestro perro sea caprichoso?

  • Es mejor no estimular al perro a comer de la mano o animarle a comer. Puede llegar el momento en el que el perro no coma si no estamos delante. No debemos quedarnos mirando al perro comer.
  • No debemos dar comida de la mesa. Podemos guardar algún capricho si queremos premiarlo, pero se le dará tras recoger la mesa y como premio por obedecer alguna orden.
  • No se debe confundir el buen comer con la felicidad. Los perros más felices son los que están sanos. Un perro obeso y con problemas articulares secundarios no podrá correr y tendrá menos bienestar que uno en su peso.
  • Es mejor dar de comer a los perros después de cenar nosotros para no crear confusión en la jerarquía. Es mejor no darles de comer justo antes de sentarnos en la mesa para que no pidan
  • Los primeros días de un cachorro en casa son fundamentales para determinar la jerarquía y el comportamiento que tendrá el perro durante toda su vida. Es un momento en el que es especialmente importante no ofrecer muchos tipos de comida o dar caprichos si no come el pienso a la primera.
  • Debemos evitar añadir golosinas al pienso para que lo coman. Como ya hemos mencionado, llegará un momento en el que los perros no coman si no les echamos algún capricho como queso fresco, aceite, etc.
  • Reducir las tomas de alimento o racionar el agua. Los cachorros necesitan tres tomas de alimento diarias. En los adultos lo ideal es que coman dos veces. Tanto cachorros como adultos deben tener agua siempre disponible. No debemos adaptar este número de tomas a nuestras necesidades por razones como que se manche más la casa, nos resulte incómodo por cuestiones de horario o que necesiten salir más veces para hacer sus necesidades.
  • No debemos utilizar las chucherías y la comida como moneda de cambio para todo. Se puede premiar al perro con una simple caricia y con una buena sesión de juego y atención.
  • Es importante controlar la cantidad de alimento que toma nuestro perro. Si está tomando más de lo que recomienda el fabricante se debe consultar al veterinario. Puede haber un problema de salud.
  • No debemos humanizar al perro a la hora de decidir si darle pienso o una dieta casera. La decisión debe ser racional y se debe buscar el beneficio del perro. Una dieta casera desequilibrada puede ser mucho peor que el pienso.

Si cambias de pienso para tu perro, ¡cuidado!

Al cambiar de pienso se debe realizar una mezcla de ambos piensos de manera progresiva (cada vez mayor porcentaje del nuevo producto). Los cambios bruscos suelen producir diarrea. Ocurrirá lo mismo si cambiamos de una dieta casera a un pienso. Debemos dejar que el animal se adapte poco a poco, especialmente la flora intestinal, que estará adaptada a la dieta que tomaba el perro.

En resumen, cuando perro no come pienso puede ser debido a factores sanitarios, psicológicos, preferencias, el propio alimento... Debemos consultar con el veterinario para que descarte los problemas de salud y nos de recomendaciones para el caso concreto. No debemos olvidar que cada vez hay más posibilidades en el mercado para dar dietas sanas y equilibradas a nuestros animales, que ya no siempre son sacos de croquetas duras. Los cambios de dieta deben ser progresivos y debemos controlar que no haya cambios de peso muy rápidos, que pueden afectar seriamente a la salud tanto si son al alta como a la baja.