Mi perro tiene miedo a los desconocidos

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

El miedo es la emoción más fuerte que podemos sentir, tanto nosotros como nuestros compañeros peludos. Ante una situación nueva y desconocida, el miedo resulta positivo ya que ayuda a nuestro perro a adaptarse; sin embargo, cuando la respuesta de miedo es demasiado intensa y desproporcionada, resulta perjudicial y deja de ser adaptativa. En este caso lo denominamos pánico o fobia.

El miedo a las personas desconocidas es un problema de conducta más habitual de lo que nos puede parecer. En este artículo, analizaremos las posibles causas y daremos unas pinceladas sobre las pautas básicas para ayudar a nuestros mejores amigos a gestionar y evitar que cada vez tenga más miedo a los desconocidos.


Índice
¿Por qué tiene miedo?
¿Cómo tratar de corregirlo?

¿Por qué tiene miedo?

Entre las causas más habituales de miedo a las personas desconocidas encontramos:

  1. Una inadecuada socialización: como siempre, es fundamental que nuestro cachorro se habitúe al trato con desconocidos entre los 2 y los 3 meses de vida. Es aquí cuando tiene lugar la ventana de socialización y la respuesta de miedo a lo nuevo es menor. A partir de los 3 meses, no obstante, es importante que siga teniendo contacto con todo tipo de personas para evitar que pierda esa habituación.

  2. Una falta completa de socialización: si durante los primeros meses el cachorro permanece en un ambiente aislado, no podrá habituarse a los diferentes estímulos del entorno, desarrollando un problema de miedo muy intenso. Se trata de perros que muestran fobia a todo o casi todo (personas, otros perros, ruidos, vehículos, etc). Es lo que se conoce como síndrome de privación.

  3. Experiencias traumáticas: los perros que sufren experiencias negativas con personas acaban desarrollando problemas de miedo y fobia a los desconocidos. El maltrato, la aplicación reiterada de castigos como “forma de educar”, un accidente involuntario,… pueden desarrollar en nuestro perro un problema de este tipo. Además, si de cachorro sus primeras experiencias con desconocidos son negativas, el recuerdo permanecerá en su memoria y será más probable que empiecen a mostrar desconfianza con la gente que no conoce.

Además de estas causas, no debemos olvidar que el miedo es el caracter de conducta con una heredabilidad más alta; esto quiere decir que si los padres de nuestro perro tenían un temperamento miedoso, nuestro compi puede haber heredado parte de él.

Ante un problema de miedo a las personas desconocidas, es muy importante tratar de identificar la causa. Esto puede requerir un verdadero trabajo de investigación, sobre todo si hemos adoptado a nuestro perro y desconocemos su pasado. La identificación de la causa es importante, más que por el tratamiento, por el pronóstico; por lo general, si el miedo a los desconocidos se debe a experiencias traumáticas, el pronóstico es mejor que si la cusa es una socialización inadecuada o un síndrome de privación (en este último caso, el pronóstico suele ser reservado a malo).

¿Cómo tratar de corregirlo?

El tratamiento de los miedos y fobias a menudo requiere tiempo y mucha paciencia por parte de los propietarios. Hay que tener en cuenta que un perro con miedo tiene comprometido su bienestar y lo pasa realmente mal cuando ha de enfrentarse a aquello que le genera esta emoción. La ayuda de un especialista en comportamiento animal es a menudo necesaria. Como pautas esenciales, debemos tener en cuenta:

  • No usar jamás el castigo con estos animales. Los castigos generan estrés y ansiedad, de forma que no harán más que empeorar el problema. Si castigamos a nuestro perro por tratar de huir, gruñir o ladrar a un desconocido del que siente miedo, será como echar más leña al fuego.

  • No forzar nunca a nuestro compi a que tenga contacto con desconocidos. Debe ser el perro quien se acerque a ellos, a su ritmo (con ayuda de ciertas técnicas podemos acelerar este paso). Cuando lo haga por su propia voluntad, si le reforzamos por ello irá cambiando poco a poco su percepción y ganará confianza progresivamente.

Esto implica que nadie por la calle ni las visitas que vengan a casa deberán hacer caso al perro si muestra señales de miedo. Al contrario, deberán ignorarlo y permitir que sea él quien vaya acercándose a reconocerles.

Aunque suena sencillo, no es fácil tratar estos problemas ya que a menudo requieren tiempo, dedicación y mucha sensibilidad. No obstante, es fundamental hacerlo, ya que el bienestar de los perros con miedo a las personas desconocidas está comprometido, y debemos ayudarles a recobrar la confianza y a que puedan gestionar de la mejor forma posible esas situaciones.

Borja Ros Villanueva, veterinario y etólogo en Adetcan.\
Adetcan es un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de asesoramiento, prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos. El servicio es a domicilio. Estamos en Santiago de Compostela pero trabajamos en toda Galicia.