Gases y flatulencias excesivas en perros - Causas y tratamiento contra los pedos

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

En lenguaje técnico, los gases se llaman flatulencias. Debemos estar atentos si nuestro perro tiene gases, ya que provocan fuertes molestias y pueden ser indicativos de un problema más grave.

Por ejemplo, la torsión de estómago se relaciona con gran catidad de gas en el estómago, que se gira, cerrando la entrada y salida. Esto puede costarle la vida especialmente a perros grandes y gigantes, ya que no es un problema que pueda solucionarse sólo.

¿Por qué los perros tienen flatulencias?

Hay varias posibles causas y no siempre conseguimos diagnosticar la causa exacta. En la mayoría de casos se trata de la combinación de varios problemas:

  • Ingestión excesiva de aire (aerofagia): ocurre en animales muy nerviosos, perros con problemas respiratorios o al comer muy deprisa
  • Ingestión demasiado rápida del alimento y producción y mezcla insuficiente con la saliva que lleva a una mala digestión
  • Cambios bruscos de alimento
  • Mala digestión o mala absorción del alimento, que puede deberse a un problema en el páncreas
  • Intolerancia alimentaria: incapacidad de digerir adecuadamente un componente del alimento como ocurre con la lactosa en intolerantes
  • Alergia alimentaria: reacción alérgica a un componente del alimento
  • Presencia de parásitos
  • Enfermedades inflamatorias del intestino
  • Alteración de la flora bacteriana: este problema suele estar presente siempre y ser secundario a otros problemas

Es muy importante que para ayudar al veterinario llevemos apuntada la dieta exacta que tiene nuestro perro, la marca y el tipo de pienso. Si le damos comida de casa, cuántas veces, cómo, etc.

También debemos informar acerca de la frecuencia con la que defeca el perro y la consistencia, color, olor, etc. de las heces. Si hay alimento sin digerir nos puede dar pistas.

¿Es grave que mi perro tenga gases?

Para empezar, hay que tener en cuenta que es incómodo para nosotros porque las flatulencias caninas pueden llegar a ser fétidas, pero es más importante pensar que causan molestias graves.

Por un lado las flatulencias en sí son un problema que** causa dolor** y por el otro, pueden ser** una pista de que nuestro perro tiene un problema** que hace que su intestino esté inflamado, cosa que puede tener consecuencias a largo plazo.

El caso más grave es la dilatación-torsión de estómago. Una enfermedad que ocurre a perros de raza grande y que necesita intervención veterinaria urgente al poder provocar la muerte. El perro intenta vomitar, pero no expulsa nada, podemos notar el abdomen hinchado y al golpearlo suavemente sonará como un balón.

¿Se pueden prevenir los gases en perros?

Sí, muchas de las causas predisponentes son fáciles de prevenir. Os dejamos unas pautas para minimizar la probabilidad de que nuestro perro tenga gases.

  • Alimentación en 2-3 tomas diarias mejor que una sola.
  • Uso de dispositivos de eliminación lenta o comederos anti-ansiedad para el pienso, que liberan las croquetas de poco en poco para que la ingestión sea más lenta. Existen muchos modelos de juguetes en el mercado, aunque una opción es usar botellas vacías en las que se realizan varios agujeros. Se podrá interactuar con el perro para que saque el pienso poco a poco mientras juega.
  • Alimentos específicos de buena calidad y adaptados a la edad, la raza y el estado fisiológico. Con la enorme variedad de productos que hay en el mercado es difícil elegir, por eso podemos contar con nuestro veterinario para que nos asesore.
  • Nunca cambiar el pienso de un día para otro. Hacer una mezcla lenta y progresiva en la que vamos añadiendo la nueva dieta poco a poco.
  • Evitar dar sobras y mucho menos comida pasada. Si no es apto para nosotros tampoco lo es para el perro.
  • Muchos perros toleran los cereales, pero si nuestro perro tiene muchos gases podemos probar a evitar los cereales en su dieta con piensos grain free.
  • Los lácteos, quitando el yogur y los quesos curados tienen mucha lactosa, que los perros no suelen tolerar bien. En los casos en los que hay muchos gases puede ser recomendable no dar lácteos en absoluto, ya que además de la intolerancia puede haber alergias.
  • Los probióticos pueden ayudar mucho a recuperar la flora digestiva. Se pueden encontrar en muchos suplementos y en algunos piensos. Vuestro veterinario sabrá ayudaros.
  • Recordad llevar al día la desparasitación para evitar disgustos.

¿Qué hago para prevenir la dilatación de estómago?

La dilatación o torsión de estómago se da en perros de raza grande o gigante. Se incluye también el Basset Hound, que a pesar de tener las extremidades cortas es un animal corpulento.

Algunas recomendaciones para prevenir una torsión gástrica son:

  • Darles de comer varias veces al día, lo más despacio posible, etc. siempre a la vuelta del paseo. Nunca dejar que el perro haga ejercicio después de comer.
  • Dar agua fresca y limpia pero no fría de la nevera
  • Prevenir que ingieran basura, huesos o restos de alimento
  • Evitar que se revuelquen en el suelo, es decir, que se tumben de un costado, se pongan boca arriba y se levanten del otro.
  • Cualquier situación que provoque ansiedad o nerviosismo después de comer puede predisponer a este problema, así que se deben intentar evitar
  • La gastropexia es la cirugía que previene que ocurran las torsiones. Se realiza después de vaciar el estómago una vez estabilizado el perro con torsión, ya que el estómago suele volver a girarse. Se puede realizar una gastropexia preventiva a cualquier animal predispuesto aprovechando otra intervención. Por ejemplo en perritas que van a ser esterilizadas.

¿Debo ir al veterinario si mi perro tiene gases?

Nosotros recomendamos que siempre que tengáis una duda la consultéis con un especialista, pero está claro que no siempre es igual de urgente.

Será urgente si sospechamos de una dilatación de estómago o además de los gases hay diarrea, especialmenteen cachorros o animales debilitados.

Cuando hemos probado a seguir las pautas para prevenir los gases y el problema no se soluciona es mejor acudir al veterinario para que hagan un análisis coprológico, analítica sanguínea, ecografía o las pruebas que consideren oportunas para encontrar la enfermedad que hay detrás del problema.