¿Por qué los perros lamen y chupetean el suelo sin parar?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Si tu perro lame los cojines, las sábanas o el suelo como si no hubiera un mañana y además no para de tragar saliva es posible que le pasen una de tres cosas. La primera tiene origen psicológico, y es que tiene mucha ansiedad por alguna razón que habrá que determinar. El otro motivo es que esté poniendo a prueba sus habilidades de sabueso. ¿Chupetea el suelo de la calle o de tu cocina? Pues puede estar identificando un territorio inexplorado o buscando algún resto de comida.

Por último, puede estar doliéndole la barriga, empleando este gesto como intentando llamar tu atención para que hagas algo o buscando cierto alivio. Recuerda que cada cosa rara que hace tu perro siempre tiene tres principales explicaciones: una enfermedad, un problema psicológico o algo conductual; pero lo peor que puedes hacer es intentar diagnosticarlo por tu cuenta.

Mi perro no para de tragar saliva y de lamer

Te decimos esto porque hay varias enfermedades relativamente comunes en perretes que pueden llegar a ser mortales. En relación a los síntomas de lamer o chupar el suelo, una de las peores cosas que le puede estar pasando es que tenga torsión gástrica. Si acaba de comer hace pocas horas, ha hecho ejercicio nada más terminar y tras un rato se pone a tragar saliva, a babear, a mostrar síntomas de incomodidad y a chupar el suelo, puede que el estómago le haya hecho un giro en el interior del cuerpo.

Si tiene torsión gástrica, tu perro podría morir en un par de días. Sal corriendo al veterinario. Pero aunque esté sano y le haya dado por lamer el suelo por una cuestión exploratoria, si traga restos de heces de un perro con parásitos o con restos de un virus como el parvovirus, podría llegar a contagiarse. Si tu colega es muy mayor, no está vacunado o es cachorro, también podría morir en el acto.

Mi perro lame las sábanas, los cojines y muerde el suelo

Si lo que rechupetea como si le pagaran por ello son elementos de tu entorno más cercano, lo más posible es que tenga un problema de estrés. Por lo general, un perrete realizará actos extraños si tiene más energía de la cuenta en su interior que no le has ayudado a gestionar. Tienes que pasear con él, acariciar su pelo, jugar, hablarle, darle comida de calidad, agua y conseguir que sienta que lo amas, que le prestas atención y todo tu cariño.

También pueden ponerse nerviosos si hay grandes cambios en su vida. No olvides que los perros son criaturas que adoran y necesitan la rutina para ser felices. Si son capaces de predecir cuándo tienen que comer, cuándo pasear o qué momento del mes les toca bañarse, serán felices. Sin embargo, si sufren la muerte de alguien cercano a ellos, tanto humano como animal, una mudanza, la llegada de una nueva pareja a tu vida e incluso un cambio importante de mobiliario en tu casa, pueden ponerse nerviosos.

La solución siempre es mucho amor y un etólogo, si lo necesitas. Un perrete tiene muchísimas formas de manifestar esta ansiedad, y una de ellas es lamerlo y mordisquearlo todo. Si ves que tiene este comportamiento, actúa.

¿Por qué MI PERRO me LAME tanto? ¿Qué SIGNIFICA, lo corrijo?

'Mi perro me lame mucho las manos' , 'Por qué me lame sin parar los pies' y otras preguntas similares son consultas que nos hacen sin parar a nuestros veterinarios online de Barkibu. Los lametones de los perros siempre tienen un significado, un propósito y se hacen por algo.

¿Por qué los perros chupetean el suelo?

Para rematar, los perros no tienen muy buena vista, pero sí un excelente gusto y olfato. ¿Sabías que muchas veces se lamen la trufa para potenciar sus capacidades olfativas? Así es, también que para ellos vomitar es mucho más normal que para nosotros, Como están concienciados de que se van a llevar a la boca muchas cosas desagradables, vomitan con una mayor facilidad. Cuando lamen un suelo, verás que siempre parece que lo hacen con una intención, ¿y cuál es? Pues disfrutar de algún sabor que ahí haya quedado.

La pregunta es: ¿tenemos que dejarlos lamer el suelo a placer? La respuesta es que no, al menos si estás por la calle. Recuerda que los virus son capaces de sobrevivir mucho tiempo en un ambiente abierto. Si ves que chupa el suelo de la calle y te consta que no tiene un problema digestivo o de estrés, recurre al refuerzo positivo para que cese en su comportamiento.

En ocasiones, puede ser interesante que revises su dieta. Quizás ha dado el estirón, ha crecido y sus necesidades nutricionales han cambiado. Esperamos que estos consejos te hayan ayudado, pero temiendo una torsión gástrica, lo que te recomendamos es que vayas al veterinario, sobre todo si eres un PetLover novato.