¿Por qué mi axolote no come ni quiere comer?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

El axolote o ajolote es un precioso animal procedente de México. Su cuerpo es muy particular porque mantiene su aspecto larvario casi toda su vida, que puede llegar a los 14 o 16 años. A día de hoy, el axolote o ajolote es una especie muy amenazada. Es muy sensible a la contaminación y se caza tanto para venta en acuarios como para servirse en algunos restaurantes.

En Barkibu no apoyamos la venta ni compra de animales exóticos. Creemos que la única forma de que un animal comparta la vida contigo es adoptándolo o salvándolo de una protectora o cuando lo encuentras por la calle. La compra y venta de este tipo de criaturas son malas para el medio ambiente, no es ético y le da una lección terrible a tus hijos, validando que se pueden comprar vidas.

Dicho esto, y teniendo en cuenta que los axolotes también son abandonados o que podrían dejar algunos a tu cuidado y queremos que lo mantengas sano, te vamos a explicar por qué podría haber dejado de comer y qué tienes que hacer. De todas formas, la mejor forma de que vuelva a comer y sea feliz es devolverlo a su hábitat.

¿Qué comen los axolotes?

Un axolote es una salamandra con aspecto de renacuajo adulto que vive sumergida, por lo tanto, comerá lo que se encuentra en su habitat. Su alimentación suele consistir en algún pequeño pez, moluscos y algún crustáceo, pero también elementos más fáciles de conseguir como gusanos y larvas.

Es importante saber que el axolote es una especie depredadora, lo que modifica su forma de consumir alimento. Con estos datos, te explicamos por qué ha podido dejar de comer.

Qué hago si mi axolote no come

A diferencia de un perro o un gato, el ajolote no es una especie que haya decidido o que quiera vivir en cautividad. Echará de menos su habitat, el lugar en el que nació, ser depredador y obedecer a sus instintos.

Imagínate que a ti te meten ahora en una cárcel y tiran la llave, te cambian todas tus rutinas y te obligan a llevar unas que van en contra de tu naturaleza, ¿qué te pasaría? Que sufrirías estrés.

La ansiedad y el estrés son las primcipales causas de muerte y de enfermedad en un axolote, como lo son en otras especies exóticas como una iguana, por ejemplo. Por ello, tienes que:

  • Limpieza e higiene: su acuario tiene que estar muy limpio, que no haya nada de heces ni de restos. La suciedad les molesta y puede ser foco de hongos y bacterias, dos enemigos terribles para el axolote.
  • Buena alimentación: un axolote puede echar de menos su vida de depredador, por lo que muchos cuidadores optan por introducir algo de cebo viva a su dieta, para estimularlos
  • Controla la luz: una luz demasiado intensa puede agotarlos, pero demasiado suave puede estimularlos más de la cuenta. Tamízala hasta encontrar la adecuada

¿Por qué mi axolote no se mueve y está inquieto?

Es importante que seas muy meticuloso con estos aspectos. Una acuario sucio no solo les estresa. Si un animal sufre de ansiedad, su sistema inmune se debilita y se vuelve más propenso a contraer enfermedades. Si el acuario no está bien cuidado y hay heces o restos de comida o está mal oxigenado, pueden empezar a proliferar bacterias u hongos.

El problema con esta cuestión es que la medicina no está muy avanzada en lo que se refiere a ajolotes, por lo que una infección de uno de estos dos agentes, podría matarlo.

Alimentación del axolote, qué darle de comer

Una vez que hayamos conseguido que todo su acuario esté limpio, bien iluminado y que hayamos conseguido despertar su interés con las presas vivas, es bueno que vayas variando su dieta. No le des siempre lo mismo, estimúlalo con la variedad. Es un depredador, tiene que poder sorprenderse con lo que se encuentra.

Ten cuidado con la alimentación que escoges para él. Tiene que ser natural y sin aditivos. Les encantan las larvas y las lombrices, pero aunque tengas que procurar que sienta que come como depredador y no como mascota, apúntate estos consejos:

  • Cada axolote es distinto y come de distinta forma y en distintas cantidades, no te obsesiones y esfuérzate en conocerlos
  • Que coman siempre de un lugar concreto y vigila que no queden restos, pues las sobras son foco de bacterias
  • Alimenta cada axolote que tengas por separado
  • Vigila sus branquias, ¿no están como siempre? Entonces algo estás haciendo mal, pues avisan de su estado de salud.

De nuevo, te animamos a compartir tu vida solo con animales que rescatas y que agradecen tu compañía. De todas formas, si tienes que cuidar a un axolote, cuenta con estos consejos y con la ayuda de nuestros veterinarios online.