¿Por qué mi perro hace ruido con la garganta?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Tu perro protesta y gruñe como si le picara la garganta o si tuviera algo atorado? ¿Se rasca la garganta o se la frota contra todo lo que tiene a su alrededor? Los perros pueden sufrir de infección de garganta por culpa de una bacteria o virus, pueden tener problemas pulmonares, faringitis o, simplemente, sentir un picor fuerte en la piel, bajo el pellejo, que los obliga a rascarse compulsivamente.

Sin embargo, aunque todos estos casos puedan llegar a producirse, así como que le salga un nódulo en la garganta que lo moleste un montón, lo más normal es que se haya tragado algo que se le ha quedado clavado ahí sin llegar a bajarle al estómago. La forma de sacarlo es practicarle la maniobra Heimlich adaptada a perros, pero sabiendo también que no tiene fiebre o alguna enfermedad.

La maniobra heimlich en perros

Desde Barkibu te recomendamos que si no sabes cómo lograr que una persona o un perro expulse algo que se ha tragado, es decir, que no dominas los pormenores de la técnica heimlich o RCP, que busques en tu ciudad o pueblo alguien que dé el curso. Podrás aprender a hacerla en tan solo una mañana o una tarde y en algunos sitios se ofrece esta formación gratis. Hay maniobras diferentes, tanto para perros de gran tamaño como para los de razas pequeñas, también para bebés y adultos.

Refiriéndonos a los perros, hay dos estrategias fundamentales a llevar a cabo. Si es de raza pequeña, unos golpes en la parte trasera de su cuerpo, en un punto más retrasado de su cuello, le ayudarán a expulsar lo que se haya tragado. En el caso de que sea un animal pequeñito, podrás cogerlo boca abajo y agitarlo; pero que nunca se te ocurra hacer esto con un bebé, porque no tienen el cerebro ni el cráneo formados y podrían sufrir serios daños.

Si estamos ante un perro de raza grande, con unos golpes en la espalda puede bastar; con agitar a un perro pequeño debería ser suficiente para que eso que tiene en la garganta salga. De todas formas, en muchas ocasiones, podrás abrir su boca y extraer lo que lo atora tan solo extendiendo la mano. De todas formas, haz solo esto si tu perro es tranquilo y no está nervioso. Si no te ves capaz de hacer esto, ve al veterinario de forma urgente. Lo mejor que puedes hacer es prepararte para esta situación recibiendo una clase de RCP y maniobra heimlich para perros y humanos.

¿Y si no tiene nada atascado en la garganta?

Sabrás que tu peludo tiene algo que le preocupa en la garganta porque agitará la cabeza, carraspeará, toserá de forma extraña e incluso parecerá que quiere vomitar. Pero antes de preocuparte por si tiene algo en la garganta, examínale las orejas y la nariz. Hay muchos casos de perretes que parece que tienen algo en el interior de su cuello porque no dejan de moverse, pero luego resulta que hay una abeja muerta en su oreja, alguna herida en su nariz u hongos.

Si este no es el caso, hay varios motivos por los que puede tener una herida en la garganta. Has de tener mucho cuidado cuando tu perro pasee a tu lado. Tu peludo es un explorador, por lo que tenderá a meter los hocicos allí donde huela comida o le genere curiosidad. Esto a veces le lleva a comerse objetos que no puede tragarse, lo que le puede atascar. También puede hacerle daño en la garganta, especialmente si ha vomitado mucho, se le irritará y le dolerá. En caso de que se haya hecho una herida, podrá incluso llegar a escupir algo de sangre. No te preocupes, pero tampoco te duermas en los laureles.

¿Qué hacer si mi perro escupe algo de sangre?

El problema es que hay muchos cuidadores que ven que su perro echa algo de sangre, miran en Google y encuentran que en un foro dicen que al darles algo de miel les puede aliviar. Nunca hagas caso a esto. Si tu perro echa sangre, siempre ve al veterinario, porque esto no siempre significa que se haya hecho una herida.

En el caso de que tenga una faringitis, tendrá fiebre y se encontrará mal. Necesitará antibióticos si se trata de un ataque de bacterias, ¡y no valen los mismos que se usan para humanos!

En resumen: si le cuesta respirar, intenta practiar la heimlich y ve al médico. Si es por otra causa, no recurras a remedios caseros y consulta con nuestros veterinarios.