¿Por qué mi perro no engorda y parece desnutrido?

Si tu perro está muy flaco y no quiere comer o por mucho que coma tiene aspecto de desnutrido, tienes que tomar cartas en el asunto, descubrir por qué está adelgazando y qué hacer para conseguir que adquiera su peso ideal.

Lo primero de lo que tienes que preocuparte siempre que quieras que tu perro gane masa corporal o la pierda es saber cuánto ha de pesar. Para conocer este dato con exactitud lo mejor que puedes hacer es poner una consulta a nuestros veterinarios online, diles cuál es su peso, raza y edad y te dirán cuánto ha de ser. Una vez que tengas este dato, toca ponerse a trabajar.

¿Por qué mi perro está adelgazando?

En líneas generales, un perro de raza pequeña o mediana puede pesar hasta ventiséis kilos, uno de raza grande puede llegar a los cuarenta y los que pertenecen a las razas gitantes pueden llegar hasta los ochenta kilos. Estos datos son solo aproximados y varían mucho en función de los años que tenga y del perro en sí. Es por ello que te recomendamos que nos dejes una consulta online en lugar de mirar por internet, no vaya a ser que te equivoques y lo hagas engordar más de la cuenta.

Para empezar a sospechar que está demasiado delgado para su salud, además de contar con nuestros especialistas, has de tocarle en la zona de las costillas, ¿se ven a simple vista y puedes palparlas? Entonces lo más posible es que necesite los consejos que te vamos a dar a continuación.

Los motivos por los que está adelganzando pueden estar causados por una enfermedad, una mala alimentación o un exceso de ejercicio, sumado a la ingesta de una menor cantidad de comida de la que necesita. Empecemos por los casos más comunes.

Mi perro está muy flaco y no quiere comer

Si tu perro no quiere comer lo que le pones en el plato, notas que le cuesta mucho hacerlo o aunque la coma no engorda, has de cambiarle su rancho. Esto no lo saben los PetLovers novatos, pero hay una diferencia brutal de calidad entre el pienso que le compras barato en el súper y el que en realidad tiene que comer.

Cambiar de alimentación es el primer paso para que coja peso, pues comerá proteínas de alto rendimiento, nutrientes y minerales. Es decir, no hace falta comprar pienso para engordar a tu perro ni vitaminas, solo has de preocuparte de que sea uno pensado especialmente para él y para su consumo de energía.

Mi perro está muy delgado pero come bien

Si tu perro está perdiendo peso aunque se esté alimentando de diez, incluso tanto que crees que come mucho, el problema puede radicar en un exceso de ejercicio. Es fundamental que conozcas cuánto deporte ha de hacer y qué cantidad de comida hay que darle para que desarrolle la actividad que necesita.

En caso de que esta sea la causa, lo que has de hacer es saber cuál es su peso ideal y seguir haciendo todo el ejercicio que te pide. Aumenta la ración de comida hasta que pasen unos días y no se le noten las costillas. Vete apuntando las raciones que le das para poder reducirlas en caso de que engorde más de la cuenta. Haciéndolo así, recuperará su figura.

Enfermedades más comunes por las que tu perro está perdiendo peso

Aunque pongamos esto al final del artículo, lo cierto es que antes de ponerlo a dieta de aumento de masa corporal lo adecuado es que confirmes que no está sufriendo una enfermedad. En la mayoría de los casos, si la perdida de peso está asociada a una patología, no solo adelgazará, también estará triste, decaído y es posible que presente dolores o síntomas de estrés.

El cáncer está asociado a la pérdida de peso. Los más comunes son los de piel, huesos y el linfoma, mientras que el de mamá, también muy común, suele asociarse con una ganancia del mismo. Si la delgadez aparece con depresión, sueño, dolor y fiebre puede que tenga cáncer. Por supuesto, no siempre estos síntomas son de esta enfermedad, pero sí que has de comprenderlos como una alerta para que lo lleves al veterinario.

Una diabetes o una enfermedad de la tiroides suelen estar relacionadas con un cambio de peso repentino, así que esta será la pista para sospechar de que son las culpables. Si tiene vómitos puede tratarse de la enfermedad de Addison.

En resumen: si tu perro pierde peso y además está febril, triste, deprimido o muestra molestias en alguna parte de su cuerpo, no le sometas a ninguna dieta, consulta con un veterinario. Sin embargo, si está de buen humor y solo lo notas más delgado, contacta con nuestros veterinarios online para averiguar su peso ideal y consíguele una mejor alimentación para que lo logre.

¿Te has quedado con dudas? Pregunta a nuestros veterinarios:

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: