¿Qué efectos secundarios tiene la vacuna del parvovirus canino?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

El parvovirus canino es una de las peores enfermedades que puede llegar a padecer un perro. Suele afectarles cuando son cachorros y lo normal es los condene a la muerte. Solo con la vacuna pertinente, un perro puede resistir más efectivamente al ataque de la parvovirosis. Es decir, únicamente vacunando a tu perro cuando es un cachorro conseguirás que su cuerpo resista a esta enfermedad.

Eso sí, las vacunas pueden producir reacciones adversas, tanto la del parvovirus como la del moquillo, rabia o la vacuna polivalente, y como sus cuidadores tenemos que estar atentos de cuándo preocuparnos y cuándo no. Los efectos secundarios con las vacunas funcionan de un modo similar en perros y humanos, por lo que no has de reaccionar exageradamente si tu perro reacciona de forma inesperada.

La vacuna del parvovirus es imprescindible

Ahora puedes estar pensando que para qué vas a vacunar a tu perro del parvovirus si puede provocarle efectos adversos. Es decir: es posible o no que contraiga la enfermedad, ¿para qué vacunarlo si no va a enfermar al 100%? El motivo es que una vez que el virus del parvovirosis ataque su cuerpo no podrá ser eliminado de él con antibióticos.

Los antibióticos solo son efectivos contra bacterias, no contra virus. Lo que hará el veterinario es combatir los síntomas del parvovirus, que suelen ser vómitos y diarreas sangrantes, pérdida de peso e incluso fiebre. Lo tendrá hidtratado, en observación y bien alimentado, suministrándole vitaminas para que su sistema inmune tenga carburante suficiente. Si esta vacunado, su cuerpo estará preparado y sabrá cómo eliminar el virus, si no, lo más posible es que muera.

Reacciones adversas de la vacuna del parvovirus

Para que sepa cómo machacar al parvovirus, lo que se hace es inocularle en el cuerpo uno que esté muy debilitado, es decir, un virus del parvovirus que cualquier sistema inmune novato sepa derrotar. De esa forma, aprenderá a hacerlo bien en el futuro. Pero claro, esto tiene también ciertos riesgos controlados para el perro.

Su cuerpo tiene de derrotar al invasor, pero para ello este tiene que entrar en su cuerpo. En algunas ocasiones, digamos que el sistema inmune no lo liquida a la primera, realizando interacciones sobre el organismo del huésped. Algunas de estas pueden ser una gran sensación de cansancio que lo tenga horas durmiendo. A veces también puede subirle un poco la fiebre.

Por esto, es importante que siempre tengas a mano contigo un termómetro especializado para perros. Recuerda que los canes siempre tienen la temperatura un poco más alta que los seres humanos, por lo que no te obsesiones si notas que está algo más caliente que ti mismo. Es bueno que te acostumbres a pasar tiempo con tu perrete, a acariciarlo y a jugar con él, así estarás más al tanto de su temperatura real.

Mi perro está raro después de la vacuna, ¿está bien?

Otra reacción adversa puede ser algo de agresividad. No olvides que, al fin y al cabo, alguien le ha pinchado en el cuerpo con una aguja. Se le irá pasando poco a poco, pero te tocará ser especialmente comprensivo con él, darle mucho amor e intentar no tocarle la zona pinchada. Puedes enfriar un paño y hacerle una ligera presión en la zona en caso de que la inflamación le moleste mucho y no baje.

También puede llegar a tener algún leve escalofrío en forma de temblor, pues la vacuna puede haberle dejado muy nervioso e intranquilo. Todos estos síntomas son absolutamente normales, lo que tienes que saber es cuándo hay que preocuparse e ir al médico. Por lo general, recuerda que siempre que tengas dudas, has de consultar con tu veterinario.

Cuándo las reacciones a la vacuna son preocupantes

Siempre que la fiebre persista más de un día y medio, que los temblores sean graves o desde el mismísimo instante que notes que sus morros o alguna parte de su cuerpo se inflama, tienes que salir pitando al veterinario. El problema con las vacunas es que puede provocarles alguna reacción que les impida respirar. También pueden darse problemas y que tu perrete necesite alguna ayuda extra para combatir al agente invasor de la vacuna.

Pero por lo normal y en la inmensa mayoría de los casos, las vacunas son absolutamente inofensivas y las únicas armas de utilidad real que tenemos contra los virus. Recuerda que si no vacunas a tu perro de la parvovirosis lo estarás poniendo en riesgo a él y a todos los perros que se crucen en su camino. Tienes que llevar el calendario de vacunación al día.