¿Qué es un etólogo?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Borja Ros es veterinario y etólogo en Adetcan, un proyecto formado por dos veterinarios etólogos y educadores caninos que prestan servicios de prevención, diagnóstico y tratamiento de problemas de conducta en perros y gatos en toda Galicia.

Paradójicamente, la etología es quizá una de las facetas de la veterinaria más desconocida por el propietario, y sin embargo puede llegar a ser de las más útiles cuando su mascota tiene un problema de comportamiento. ¿No sabes qué es un etólogo?

En semanas anteriores, Borja nos ha hablado de problemas como la ansiedad por separación o por qué nuestra mascota hace pis donde no debe. En esta ocasión, hemos querido hablar con él para que nos cuente el papel que tiene un etólogo en situaciones como estas.

¿Qué es la etología?

La etología es la ciencia del comportamiento animal. Es como la psicología pero aplicada a animales. Dentro de la etología está la etología clínica, que es una especialidad dentro de la veterinaria dedicada a problemas de comportamiento en los animales, principalmente en perros y gatos, pero hoy en día cada vez más también en exóticos.

La tarea del etólogo es identificar las causas de los problemas de comportamiento del animal y realizar el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de esos problemas de conducta.

¿Por qué es importante tratar las conductas indebidas?

Hoy en día se está dando mucha importancia al tema del bienestar animal, y parte del bienestar animal tiene que tener en cuenta el comportamiento de éste. Los animales tienen una serie de necesidades desde el punto de vista de la conducta que tienen que ser satisfechas para poder decir que tienen un bienestar adecuado.

Esto está mucho más estudiado en animales de granja. Por ejemplo, los cerdos tienen la necesidad de andar escarbando por el suelo. Si no tienen esa oportunidad, buscan alternativas para mordisquear. Lo más frecuente es que muerdan el rabo de los otros cerdos, lo que lleva a lesiones, infecciones...

En el caso del perro y el gato no está tan estudiado, pero por ejemplo, en el caso del gato una necesidad bastante importante parece ser la caza. El gato en condiciones naturales pasa mucho tiempo cazando, y la forma de jugar que tienen los gatos es "a cazar". Si tú como propietario no le das esa oportunidad al gato, puedes tener problemas de agresividad por juego. Gente que te comenta: "Voy caminando por la casa y el gato me espera detrás de una esquina y de pronto me salta". Eso no es porque el gato sea malo. Los gatos que no tienen una rutina de juegos en el día a día son bastante propensos a "cazar" al propietario.

¿Qué diferencia a un etólogo de un educador o adiestrador?

El etólogo tiene la capacidad de hacer un diagnóstico y plantear un tratamiento. La tarea del educador, en principio, sería realizar la modificación de conducta, que forma parte de la mayoría de los tratamientos.

El etólogo, el educador y el adiestrador no son enemigos ni competencia. De hecho, tendrían que trabajar conjuntamente, porque el educador podría ayudar al etólogo en la modificación de una conducta que forma parte de un problema. Lo correcto es que el etólogo sea quien diagnostique el problema.

Yo recomiendo siempre que llamen en cuanto detecten que el perro o el gato tienen una conducta molesta o inapropiada. Porque si lo coges a tiempo es más fácil de tratar y es más probable que se solucione que si dejas pasar el tiempo sin hacer nada. En la mayoría de los casos van a ir siempre a peor. No hay que dejar pasar el tiempo.

¿Cuál es el procedimiento que seguís en Adetcan?

Si nos llama un propietario, lo primero que hacemos es una visita, que suele ser más larga que las visitas de después (dura una hora y media). Hacemos una entrevista al propietario para recoger información general del animal, de su entorno, de las rutinas del día a día, etc. Con esa información global, mas información concreta del problema, hacemos una lista de posibles diagnósticos. A partir de las preguntas y de las pruebas que tengamos que hacer para descartar ciertas cosas, hacemos un diagnóstico definitivo. Es entonces cuando podemos plantear un tratamiento.

Muchas veces necesitas hacer pruebas médicas para descartar problemas de salud porque pueden estar detrás y ser la causa del problema de comportamiento. En el caso de la ansiedad por separación, por ejemplo, suele ser necesario hacer un vídeo para saber si es que el perro se aburre, o escucha ruidos y por eso ladra.

¿Qué casos veis más habitualmente?

Casos de ansiedad por separación y agresividades. Son los problemas que también suelen preocupar más al propietario o que más molestias suelen causarle. También vemos mucho en perros temas de falta de control, de excitación, problemas durante el paseo: "que lo llamo y no viene", "que va como loco tirando de la correa"...

En los casos de agresividad, ¿en qué momento os llama el propietario?

Hay gente que cuando el perro empieza a reaccionar frente a personas, te llaman. Otros te llaman cuando el perro es ver a otro perro o a una persona y se los quieren comer.

Un problema de comportamiento no es sólo algo inaceptable o que no se debe tolerar. Es cualquier conducta que tenga el animal que resulte molesta al propietario.

Lo más frecuente son temas de ansiedad, de agresividad o miedos. También te pueden venir perros que se hacen heridas porque no paran de lamerse, por ejemplo. Es algo que suele estar relacionado con estrés y con conductas repetitivas.

Eso se trata modificando el ambiente, dando estímulos al perro para reducir el estrés, etc. Pero es una conducta complicada si lleva así mucho tiempo, porque a lo mejor ya no hay un estímulo estresante, sino que es como un vicio. Como nosotros cuando nos mordemos las uñas.

¿Cuál es la causa más común de un problema de comportamiento?

Muchos problemas de comportamiento están muy relacionados con situaciones de estrés y de ansiedad de los animales. Es algo muy común, simplemente por nuestro estilo de vida. Los sometemos a un estilo de vida muy distinto a lo que sus necesidades requieren.

Nosotros en el tratamiento ponemos una serie de pautas para reducir ese estrés y esa frustración. Que son una parte muy importante del problema.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento puede tener, digamos, tres partes: la modificación del entorno, de la conducta y en algunos casos la medicación.

Después de que hacemos la primera visita para recoger información, explicamos qué tratamiento vamos a empezar a realizar y damos las primeras pautas. Entre ellas, las de reducción de estrés. Si el propietario quiere seguir, hacemos las visitas a domicilio para hacer la modificación de conducta.

¿Cuál es el número de sesiones recomendadas?

Depende del problema, del propietario... Hay propietarios que lo ven muy complicado y muy largo y no quieren que vuelvas, otros que empiezan muy animados pero que no tienen paciencia.

Digamos que para determinados problemas más complicados son necesarias un mínimo de 5-6 sesiones. Por eso tenemos el pack de ahorro de cinco sesiones, para "obligar" al propietario a que haga un tratamiento medianamente aceptable, a la vez que le sale más económico. Pero el número de sesiones depende de muchos factores, como el tiempo que el perro lleva con ese problema.