¿Qué hacer cuando mi perro vomita? ¿Está enfermo?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Si tu perro acaba de vomitar es importante que sepas lo que tienes que hacer, y eso es mantener la calma. Si tu perro tiene un poquito de vómito, no tienes que preocuparte salvo en los siguientes casos: que tenga vómito y diarrea, que en el vómito haya presencia de sangre, que el vómito se dé de forma muy repetida, que beba demasiada agua o que le cambie el humor o su comportamiento habitual. Si se encuentra en alguno de estos supuestos, lo mejor es que acudas al veterinario, en caso contrario, te decimos qué le está ocurriendo.

Nunca intentes tú mismo aplicar un remedio casero si no te lo ha recomendado un especialista, mucho menos intentes emplear un medicamento para perros o humanos porque hayas leído en alguna parte que va bien. Cuentas con nuestros veterinarios online para todo lo que necesites.

Mi perro vomita, ¿qué le pasa?

Si tu perro tiene un leve vómito, lo más seguro es que haya pasado una de estas dos cosas: se ha llevado a la boca algo en mal estado o que no puede digerir, o la comida le ha sentado mal. El primer caso es muy común en cuidadores novatos. Un perro es un explorador, por lo que acostumbra a emplear el gusto como una forma de conocer e identificar su entorno. Esto a veces le juega malas pasadas.

Es importante que a medida que va creciendo, le ayudes a dejar de llevarse todo lo que encuentra a la boca, ¿y por qué? Pues porque en la calle hay muchas sustancias que le pueden hacer daño: clavos, basura llena de parásitos o virus, comida podrida o heces de otros perros que contienen agentes que provocan enfermedades graves y ¿sabías que incluso hay personas que ponen veneno en la calle para matar a perros? Así es. Es por ello por lo que si ves diarrea, sangre o mucho dolor además del vómito sí que te tienes que preocupar.

Mi perro vomita y no quiere comer, ¿está enfermo?

El vómito, en presencia de otros síntomas, puede significar muchas enfermedades si se da de forma continuada. Si la falta de apetito aparece a la vez que los vómitos puede significar desde algo tran grave como un cáncer hasta algo relativamente frecuente como es la infestación de parásitos. En algunos casos, una continua mala alimentación puede provocar gastritis, que le quitará las ganas de comer, le provocará malestar y muchos vómitos.

Cuidar su alimentación es clave, pero no solo tienes que pensar que ha de comer bien. Muchos Petlovers leen en internet que lo mejor es la comida de primerísima calidad que pueden encontrar en la tienda de animales, mientras que la del súper no es tan buena. Sabiendo esto, se la cambian de golpe, pero los peludos no tienen un sistema digestivo como el nuestro. Si se hace una sustitución de un tipo de alimentación por otra de forma brusca, también le provocarás vómitos. Te lo decimos para que no te lleves las manos a la cabeza pensando que tiene cáncer.

Embedded content: https://www.youtube.com/watch?v=HjDJuS4hPAU

De qué otras enfermedades alerta el vómito en perros

Además de por culpa de problemas intestinales, de cáncer, de parásitos o de alimentación, el vómito puede estar avisándonos de que algo no va bien en alguno de sus órganos. Si los riñones, el páncreas o el hígado falla, vomitará un poco sin razón aparente y, en ocasiones, de forma regular. Muchos cuidadores acuden al veterinario preocupados por los vómitos de su perrete, preguntándose si se trata únicamente de algo estomacal y descubriendo al acudir al especialista que es un problema renal.

Es por ello por lo que, como su mejor amigo, tienes que estar siempre seguro de qué ha comido, de si ha habido cambios en su alimentación, de si su carácter ha cambiado o de con qué otros síntomas se combinan los vómitos. Con toda esa información, acude al especialista y obtén un diagnóstico rápido. Si el problema está en una de sus vísceras, una rápida actuación es la mejor medicina.

Si no es nada grave, si únicamente ha vomitado por una irritación estomacal, lo mejor que puedes hacer es ponerlo en ayunas durante unas horas; como máximo durante un día y medio. Tenle siempre agua fresca a su alcance y cuando le vuelvas a dar comida sólida usa probióticos, también este es buen momento para empezar a introducir, poco a poco, comida de calidad.

En resumen, los vómitos, en la mayoría de los casos no significan nada grave, pero lo mejor es que consultes siempre con tu veterinario, porque si lo haces a tiempo podrías estar salvándole la vida.