Regurgitar en perros - Causas, soluciones y tratamientos caseros

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Regurgitar en los perros es una acción de lo más normal. De su boca parte un tubo hasta el estómago que se llama esófago. Lo perros son animales muy curiosos, pero como no tienen manos ni dedos para coger cosas y tocarlas, se las meten en la boca para ver qué son. Si lo que se han tragado les rasca en el esófago, sabe raro, no les gusta o su cuerpo detecta que ingerirlo no será beneficioso para ellos o es muy grande, lo expulsan.

Eso se llama regurgitar y es algo muy común en ellos si lo hacen solo de vez en cuando. A veces resulta inevitable que lo hagan pues está en su naturaleza probar cosas nuevas queriendo comerlas. El gusto es un sentido muy conectado con el olfato, por lo que esta es su principal fuente de conocimiento del mundo.

La acción de regurgitar en los perros es muy normal

Sin embargo, esto no quiere decir que tienes que permitirle llevarse de todo a la boca, al contrario. Siempre que puedas, tienes que ayudarle a comprender qué puede intentar tragar y qué no.

Aunque es normal que un perro regurgite e incluso que vomite, hay muchas cosas tiradas por el suelo que pueden contener virus o bacterias que podrían estropear para siempre la salud de tu perro o incluso matarlo. No puedes esperar a que él mismo pruebe de todo y clasifique en su cabeza lo que es bueno o es malo.

Uno de los ejemplos más claros de esto es el que respecta a las cacas de otros perros.

Tienes que enseñarle a no llevarse de todo a la boca

Las heces de otros animales suelen contener restos de comidas que tu perro olfateará y le parecerá deliciosa. Otro motivo por el que querrá llevarse los excrementos de otro perro a la boca es porque su madre lo hacía para mantener su hogar limpio. En otros casos, los canes comen lo que encuentran porque la ración que se le da en casa resulta insuficiente.

El problema qes que en las cacas de los perros suelen residir parásitos y virus peligrosísimos. Aunque el perro de tu vecino esté vacunado contra el parvovirus, el virus puede haber estado en su cuerpo y en sus heces, solo que inactivo. Pero no te preocupes si regurgita una o dos veces a la semana

Cómo diferenciar regurgitar del vómito

Cuando tu perro regurgita, verás que lo que ha tragado está casi intacto, machacado por sus dientes pero más seco. La regurgitación, además, suele venir acompañada de más esfuerzo. El vómito, a la larga, suele agotarlos más y hasta puede asustarlos, con lo que lo verás un poco triste y nervioso si ha sido excesivo.

Dicho así parece fácil diferenciarlos, pero no siempre es tan fácil, es por eso que lo mejor es que sea regurgitación o vómito, preocúpate si:

  1. El vómito o lo que expulsa es de alguno de los colores que pueden ser preocupantes. Mira el vídeo que adjuntamos para salir de dudas
  2. Vomita o regurgita de forma repetitiva durante varias horas o días
  3. Se pone triste tras vomitar y parece no animarse con nada
  4. Deja de comer
  5. Adelgaza súbitamente
  6. El vómito tiene manchitas de sangre
  7. Además de vomitar también tiene diarrea
  8. Presenta problemas en la piel o en sus articulaciones

Es importante que tengas todo esto presente, porque aunque tanto regurgitar como vomitar sea algo común en perros, también es cierto que es uno de los primeros síntomas que se presentan cuando un perrete enferma.

Tratamiento casero para los vómitos y la regurgitación

Las causas más frecuentes de regurgitación y de vómitos, además de por llevarse a la boca cosas raras son por estrés y ansiedad, pero, sobre todo, por una mala alimentación. En caso de que esto ocurra haz lo siguiente:

  • Un poco de ayuno pero siempre con agua fresca a mano
  • Cámbiale la alimentación poco a poco a una de mayor calidad
  • Complementa su dieta con probióticos
  • Acostúmbrate a añadir algo de comidas caseras

Es importante que aunque a tu perro le siente mal la comida o el pienso que le das, no se la cambies de golpe. Ellos tienen un sistema digestivo muy, muy delicado. Es menos efectivo que el nuestro, por lo que un cambio brusco podría provocar más vómitos, ve poco a poco.

De todas formas, como los vómitos son a veces difíciles de diferenciar de una regurgitación y porque queremos lo mejor para tu perro, acude al veterinario cuando le ocurra la primera vez. El médico te dará toda la información que necesitas y reconocerá a tu perro. Recuerda que también puedes usar nuestros servicios de consulta veterinaria online.