Señales de que tu gato necesita una visita al veterinario

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Puede que tu amigo gatuno no sea tan expresivo como los perretes, aun así, a veces se ponen enfermos y necesitan una visita urgente al veterinario. Puede parecer difícil detectar si tu bola peluda favorita está teniendo algún tipo de problema de salud. Desde Barkibu, siempre te recomendamos tener un seguro de mascotas para que este tipo de problemas o dudas no te pillen de improvisto. Pero, ¿cómo sabemos si nuestro gatito tiene algún problema?

A menudo, muestran síntomas (en algunos casos muy sutiles) de que hay algo que puede no estar bien. Ser consciente de la rutina diaria de tu gato puede ser una herramienta de prevención que consiga que salte la alarma en caso de que algo pueda estar mal. Además, te ayudará a planificarte y saber cómo actuar en caso de que eso suceda.

Entonces, ¿cuáles son los síntomas más comunes que muestran nuestros amiguetes en caso de que algo no esté bien? En este post encontrarás todas aquellas señales que emiten estas adorables criaturas cuando les pasa algo. ¡Toma nota!

Estrés gatuno

El estrés es un síntoma presente en muchos seres vivos, los seres humanos no somos la excepción. ¿Cómo podemos detectar que nuestro gato padece de estrés?

Si has notado que se queja, llora o maulla más de lo que lo hace habitualmente, podría ser una señal de que está un pelín estresado. También puede manifestar estrés arañando muebles, tirando cosas o rompiéndolas. Además, el sobrelamido o acicalarse más habitualmente de lo normal; también pueden ser síntomas de estrés (incluso pueden dejar algunas zonas sin pelo como consecuencia del sobrelamido). En definitiva, si tu gato muestra un comportamiento distinto al habitual y parece que su carácter se haya vuelto un poco agresivo, podría ser síntoma de estrés. Ante la duda, lo mejor es acudir al veterinario. Él/ella seguro que tiene la respuesta. Además, el estrés es algo que puede derivar en enfermedades más graves que pueden derivar en tratamientos costosos tanto económica como mentalmente; por no hablar del riesgo al que se enfrenta la salud de tu amiguete peludo.

Cambios en la caja de arena

Tu gato preferirá de forma habitual hacer sus necesidades en la cajita de arena. Si detectas que empieza a orinar fuera de ella o se queja un poco al orinar, podría ser un signo de obstrucción urinaria. Este tipo de enfermedad es más común en gatos macho.

Los gatos manifiestan este tipo de malestar con un cambio en la rutina urinaria. Es decir, si observas que hay algo inusual en la caja de arena o fuera de ella, es una clara señal de que tu gato se siente incómodo en algún aspecto.

Lo mejor, de todas formas, es acudir al veterinario.

Vómitos

Cuando los humanos nos encontramos mal de la tripa, una de las consecuencias más comunes son los vómitos. La verdad es que se pasa fatal, y piensas que el dolor de tripa es lo peor del mundo cuando lo tienes. En el caso de nuestras mascotas, en los gatitos es bastante común encontrarlos vomitando de vez en cuando (en ocasiones, en los sitios menos oportunos). Cuando se les forman bolas de pelo, el vómito es algo habitual, por lo que puede que le prestemos menos atención a este hecho llegando a normalizarlo.

Si después del vómito tu gato sigue llevando una vida normal (sigue comiendo igual, haciendo sus necesidades de la misma forma) pero vomita más de la cuenta, deberías acudir al veterinario para asegurarte de que está bien. En caso de que deje de llevar su rutina diaria (no coma ni use la caja de arena) y continúe con vómitos, la visita al veterinario se convierte en algo urgente, ya que esos síntomas podrían ser derivados de una enfermedad grave.

Fatiga

El cansancio, otro enemigo de los animales (nosotrxs incluidos). A veces solo nos apetece dormir; ya sea por cansancio acumulado, por una gran caminata, por un cambio de rutina o por llevar días durmiendo poco. A los gatitos les encanta dormir, por lo que observar que tiene poca energía no tiene por qué ser una señal de preocupación.

Eso sí, si tu amiguete parece estar cansado a niveles extremos y ni tan solo es capaz de levantarse para seguir su rutina habitual, o incluso aparece dormido en lugares poco comunes; sí puede ser una señal de alerta. La solución, una vez más, es acudir al veterinario para que este revise a tu mascota y haga las pruebas diagnósticas necesarias.

Cambio de apetito

Comer es uno de los grandes placeres de la vida, y eso tu gatito lo sabe de sobras. A los gatos, como a todos los animales, les encanta comer. Bueno, al fin y al cabo, además de un placer es una necesidad básica para la supervivencia.

En el caso de que tu gatitx, de forma repentina, deje de querer su comida habitual, o no muestre ningún interés por la comida; deberías saber que puede ser una señal de que algo no va bien.

También puede ser que deje de tener filtros para la comida; es decir, que coma lo primero que vea y/o fuera del horario al que está acostrumbradx.

En ambos casos, deberías llamar o acudir a tu veterinario. Puede que no sea grave pero puede que sí. Por ello, lo mejor es asegurarse y quedarse tranquilx.

Arrastra las patas

Nosotros arrastramos los pies cuando estamos extremadamente cansados, pero en el caso de estas bolitas peludas, lo más seguro es que no sea un síntoma de cansancio. De hecho, es uno de los más preocupantes.

Uno de los motivos por los que tu gato puede estar arrastrando las patas es por un tromboembolismo aórtico, que se desarrolla en gatos con enfermedades cardiacas. Lo que ocurre en este caso es que hay un coágulo de sangre en sus patas traseras, lo que se manifiesta en parálisis y angustia. Sin dudarlo, debemos acudir al veterinario inmediatamente para que nos diga cómo proceder si esto sucede.

Bultos

Los bultos son relativamente sencillos de detectar. Cuando estamos acariciando a nuestro gatito, si advertimos un pequeño bulto bajo su pelaje, lo mejor es comprobar de qué se trata.

No tiene por qué ser algo maligno. De hecho, en la mayoría de los casos, un bulto bajo el pelo suele ser benigno e inofensivo. Pero en este caso, más vale saber qué es antes de que pueda convertirse en algo serio. Además, a pesar de ser benigno, puede que le esté causando molestia o malestar a tu mascota. Así que, una vez más, nuestro consejo es que visites al veterinario.

Secreción de los ojos o la nariz

En el caso de los gatos de edad avanzada, esto puede ser un síntoma más habitual, aunque se da en gatos de todas las edades; por ejemplo, en cachorritos con gripe felina.l. Este tipo de síntomas, suelen venir acompañados de otros como problemas a la hora de respirar, estornudos o tos. En cualquier caso, es una señal suficiente para acudir al veterinario y comprobar el estado de salud de tu mascota, ya que podría ser algo muy grave.

Para tratar la secreción, limpia con un paño húmedo y caliente la mucosidad segregada de ojos o nariz. Puede que se trate de un resfriado rutinario y no tenga mayor importancia. Pero si dura más de lo que habitualmente dura un resfriado, deberías acudir al veterinario.

Respiración irregular

Esto puede manifestarse en problemas para respirar o en falta de aliento. Los problemas respiratorios pueden producirse por un simple resfriado sin mayor importancia, pero también pueden ser derivados de casos más graves como tumores, enfermedades respiratorias o parásitos.

Visita a tu veterinario para asegurarte de que no hay nada de lo qué preocuparse.

Golpes o peleas

Si tu gato sale a dar paseos contigo o se escapa de vez en cuando sin que te des cuenta, es probable que tenga algún que otro encontronazo con otro gato. Puede que se trate de un encontronazo amigable (ojalá), pero también puede ser que terminen peleando y golpeándose. El ataque de los gatos suele traducirse en mordiscos o arañazos mútuos, signos bastante sencillos de detectar. En cambio, también puede ser que haya algunas heridas internas que sean invisibles a simple vista.

Por ello, tras una pelea callejera, lo mejor que puedes hacer es ir al veterinario para comprobar que todo está en orden y tu gatito está fresco como una rosa.

Maulla de más

Puede que tu amiguito felino sea muy ruidoso y le encante maullar, aunque si se trata de un gatito callado y poco ruidoso, los maullidos podrían ser síntoma de angustia. En cualquier caso, es sencillo de detectar. Si piensas que tu gatito maulla más de la cuenta; comprueba que no ha habido cambios en su rutina: que come igual que antes y que no hay señales poco habituales en el arenero. Si los maullidos persisten y además están acompañados de algún otro síntoma, acude al veterinario para ver de qué se trata.

Pérdida de pelo

Si algo son nuestros queridos amiguetes a parte de extremadamente inteligentes, obsesivos de la limpieza (bueno, muy limpios). Se asean varias veces al día, lo que puede derivar en pérdida de pelo; un poco no tiene por qué alertarnos. En cambio, si la cantidad de pelo que está perdiendo es mayor a la habitual, podría ser síntoma de alguna enfermedad. Es relativamente sencillo de detectar, ya que aparecen especies de manchas circulares que dejan la piel escamosa. Esto último podría ser un síntoma de tiña. La tiña es sencilla de tratar, pero es importante hacerlo, ya que, además, puede transmitirse a los humanos.

La pérdida de pelo también podría ser síntoma de reacción a algún tipo de parásito, como por ejemplo, las pulgas.

De todos modos, acude al veterinario para quedarte 100% tranquilx.

Artrosis

En muchos casos, a los gatos de edad avanzada se les empiezan a formar nudos. ¿Cómo detectarlo? Uno de los signos más evidentes es que dejan de acicalarse. El motivo por el cual pueden estar empezando a descuidar su aseo es por problemas ortopédicos como la artrosis. Si has notado que tu gatito está más despistado en cuanto a su imagen últimamente, tal vez deberías acudir a tu veterinario.

Hasta aquí una breve guía de los síntomas que tu mascota puede mostrar. Eso sí, añade tu instinto. Nadie conoce a tu gatito mejor que tú, así que si adviertes algo fuera de lo habitual o que no te gusta, lo mejor es contactar con profesionales.

La mejor forma para estar del todo tranquilo es contratar un seguro para mascotas. ¿El mejor? El nuestro. Si quieres saber por qué, siempre puedes leer este post, contactarnos para informarte sin compromiso o calcular tu cuota de forma inmediata.

Un beso gatuno 🐱