Síntomas del parvovirus en cachorros, ¿existen tratamientos caseros?

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Si estás buscando en internet si existen tratamientos caseros para el parvovirus, queremos darte una respuesta tajante y categórica: no. Si detectas en tu cachorro o perro adulto alguno de los síntomas que vamos a describir a continuación, deja tu consulta a nuestros veterinarios online describiéndolos e indicándonos la edad y raza de tu perro. Te daremos un diagnóstico y te indicaremos cuál es el veterinario idóneo en tu ciudad para tratar el parvovirus.

Decimos que no existen tratamientos caseros para el parvovirus porque es algo que ya nos habéis preguntado mucho. El parvovirus, como su propio nombre indica, es un virus. No existen remedios caseros contra él como tampoco los hay de la gripe o de otras enfermedades virulentas en humanos como la hepatitis. La única solución, si tu perro ha contraído el virus, es acudir a un veterinario de tu ciudad e iniciar el tratamiento.

Efectos del parvovirus en tu cachorros

El parvovirus tiene una tremenda resistencia en el medio ambiente. Aunque limpies el entorno con lejía es muy probable que ni aún así lo elimines. Suele alojarse en las heces de otros perros, pero también pude quedarse viviendo en una alfombra o en otro sitio de tu hogar. Si un perro de un parque ha contraído parvovirus no es recomendable que vuelvas a ese sitio en, por lo menos, tres meses.

Una vez que se pilla, el parvovirus facilita la entrada al cuerpo de tu perro de otros bacterias, que lo infectan hasta acabar con su vida. Una rápida actuación puede prevenir los efectos del patógeno en tu animal mientras desarrolla antígenos para combatirlo. De todos modos, la mejor manera de actuar contra el parvovirus es a través de la vacunación.

La vacuna del parvovirus no se administra solo una vez, el virus muta año a año como también lo hace el de la gripe. Es por ello por lo que hay que volver a ponerla en función de los tiempos que marque tu veterinario.

La lejía no elimina de manera definitiva al parvovirus del entorno

Sabiendo ahora lo peligroso que es este virus, tienes que saber qué síntomas te advierten de que tu perro puede estar contagiado. Estate especialmente alerta si tu perro ha comido caca de otro animal sin que te dieras cuenta, si habéis paseado por un lugar desconocido y ha acabado entre los arbustos o por una zona por la que habitualmente suele haber perros y, sin ninguna explicación aparente, han desaparecido.

Este último caso no es tan raro. Para prevenir contagios de parvovirus, los cuidadores de un mismo barrio suelen hablar entre ellos y comunicar a los demás si su peludo lo ha cogido, colaborando en la limpieza del parque en la que juegan para garantizar su salud. Por ello, te animamos a que hagas piña con los de tu comunidad, que entre todos os animéis mutuamente para vacunar a vuestros perros y cuidar su entorno, garantizando su salud.

Mantén también una atención especial los días posteriores a sacarlo del refugio. Los trabajadores de la protectora suelen estar desbordados, por lo que a veces hay lógicos problemas de higiene que favorecen la presencia del parvovirus.

Síntomas de que tu cachorro puede tener parvovirus

Si tras haber vivido las situaciones anteriormente citadas notas cambios en tu perro, apunta cuáles han sido, la hora en las que se han producido y su evolución. Esa información será crucial para poder saber si es un parvovirus u otra cosa al contactar con nuestros veterinarios.

¿Y de qué cambios estamos hablando? El parvovirus suele alojarse en los intestinos de tu perro, por lo que los primeros síntomas estarán relacionados con sus procesos digestivos. Un peludo tiene más facilidad para vomitar que un humano, es uno de sus mecanismos de protección natural, por lo que es normal que expulse algo que ha comido y que no le haya sentado bien. Lo que no es tan normal es que estos vómitos se prolonguen en el tiempo y sean en cantidad.

Estos vómitos suelen aparecer en combinación de una diarrea explosiva y acompañada de sangre. Esta combinación puede llegar a deshidratar a tu perro, lo que lo llevaría a sufrir un shock letal.

Pero la presencia de parvovirus en su cuerpo no solo se manifiesta de esta manera. En función de en qué parte de su cuerpo se aloje, puede hacer aparecer fiebre seguido de debilidad, falta de apetito y cambios en su humor además de afecciones en su corazón. Por culpa del parvovirus, un perro muy activo puede mostrarse muy cansado de repente, sin ganas de jugar y queriendo solo dormir.

Este grupo de síntomas pueden mezclarse entre sí, apareciendo fiebre con vómitos o diarreas con sangre y estados de letargia.

No uses remedios caseros para combatir el parvovirus

Hemos encontrado por internet varios supuestos remedios caseros para el parvovirus, pero lo único que consiguen es paliar los síntomas, no combatir la enfermedad. No, el ajo no cura el parvovirus, tampoco el zumo de limón, ni la lejía, como ya te hemos contado, es efectiva al cien por cien para eliminarlo del entorno.

Si descubres alguno de estos síntomas en tu cachorro, deja tu consulta a nuestros veterinarios online. Si tiene menos de cuatro meses, no esperes y acude corriendo al especialista más cercano, también si se da diarrea en combinación con vómitos, pues la deshidratación puede acabar con él.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: