Síntomas para saber si tu hurón está enfermo, los más comunes

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Siempre que tenemos un animal a nuestro cargo es nuestra responsabilidad conocer todos los síntomas y signos más comunes que nos indican que puede estar enfermo. En lo que hemos de fijarnos en el caso de los hurones es lo mismo que en perros y gatos: tamaño, color y consistencia de las heces, cómo está su piel, estado de sus ojos, estado anímico, cantidad y coloración de la micción y sus encías, así como su aliento.

Cuando estamos hablando de animales pequeños, como lo son los hurones, ocurre como con los cachorros. Al tener poco peso, una enfermedad que sea seria puede matarlos de forma fulminante. Una diarrea puede desencadenar rápidamente en deshidratación, un mal aliento, que es una posible pista de un problema de sus órganos internos puede llevarlo a la muerte. No es que queramos ser alarmistas, pero sí que estéis muy pendiente de ellos.

Controlar la salud de un hurón es difícil

Vigilar los síntomas de salud de un hurón es especialmente complicado por dos motivos: se pasan más de 18 horas al día durmiendo y son muy discretos y sigilosos. La clave para saber si están sanos o no es sencilla: que se comporten y tengan el aspecto de siempre, pero si solo los vemos activos poco tiempo y cuando están despiertos juegan a esconderse a veces es difícil ver los síntomas. Por ello, es importante que dediques un ratito al día a fijarte en él.

Para empezar, comprueba que bebe y come como siempre, también que juega y que tiene energía. Una falta de ánimo puede ser síntoma de enfermedad. Luego examínale los ojos. No puede tenerlos con una coloración rara, tampoco tener pus o estar vidriosos o con algo de viscosidad. Todo eso puede significar que tiene una infección y que ha de ir al veterinario.

Comprueba su piel a diario y el tono de sus encías

Tócale la piel. Los hurones la suelen tener dura y resistente, pero también tiene que tener cierta elasticidad. ¿Se le cae el pelo? Ha de tenerlo como siempre. Fíjate también en que no tenga parásitos externos. No te preocupes si su coloración ha cambiado ligeramente, es normal que se produzca alguna modificación con el paso de los años.

Los hurones tienen un olor muy fuerte. Tienden a arrastrarse por el suelo para marcar su territorio y usan sus glándulas sebáceas a modo de firma, pero eso no quiere decir que su aliento también tenga que apestar. Tanto en perros, gatos y hurones, un repentino cambio de olor de su hálito a peor puede significar un problema renal o que algo no va bien en su estómago.

El color de su caca y su pis es el mejor indicador

La caca o popó de un hurón tiene que ser consistente, pero tampoco demasiado dura. Su color tiene que ser parecido al del café, pero no demasiado negro. Si esta tonalidad es distinta, hay un problema. Si la caca es anaranjada o roja puede significar que tiene restos de sangre por una pequeña herida en alguna parte del intestino o incluso puede ser un cáncer.

Una caca muy dura puede significar que tiene estreñimiento. En caso de que sea esto, le dolerá y podrás encontrar a tu hurón intentando lamerse el recto. Pero el peor caso que te puedes encontrar es que tenga una diarrea fuerte. Al tener tan poco peso, tu hurón puede deshidratarse, perder líquidos esenciales y morir. Si ves que tiene una diarrea muy líquida y persiste, acude al veterinario.

El ritmo al que mea tiene que ser siempre el mismo. Si deja de hacer pis, lo hace de forma diferente o cambia el color, también puede significar diversos problemas de salud. Si tienes suerte, tendrás un hurón dócil que puede llegar a aprender que ha de mear y hacer caca en su arenero, con lo que comprobar este punto te resultará fácil.

El color de sus encías también es importante

Aunque te parezca que tienes que estar pendiente de muchas variables, en realidad solo tienes que prestar atención a diario a tu hurón y asegurarte de que todo marche bien, como siempre. La rutina es la clave de una buena salud y eso es lo que has de asegurarte que mantenga. Nosotros le recomendamos a todos los cuidadores de mascotas que dediquen diez minutos al día a chequear a través de juegos todos estos aspectos de su cuerpo.

Recuerda que a los animales les ocurre como a nosotros: si son felices y disfrutan es más fácil que nunca estén enfermos. Cuídalos bien y tendrás que preocuparte menos de que enfermen. Y en caso de que esto ocurra, cuentas con nuestros veterinarios online especialistas en hurones.