Tipos de de perros pequeños que no crecen y no sueltan pelo - Razas para niños

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Las razas o tipos de perros ideales para los niños son aquellas que sueltan poco pelo y son pequeños. No solo tienes que fijarte en esto, también en su carácter. Por la tipología del animal, pueden ser más juguetones o tranquilos o más ladradores. De hecho, aunque parezca lo contrario, no siempre un perro pequeño es el ideal para un niño pequeño, pues son animales con muchísima energía.

Pero si tienes un piso o un apartamento pequeño, es comprensible que no puedas adoptar a un perro grande. Los perros pequeños que sueltan poco pelo, además, son más sencillos de limpiar y pueden llegar a oler menos; claro que todo dependerá de tus hábitos de higiene con él. En este artículo te hablaremos de:

  • Bichón frisé
  • Teckel
  • Boston Terrier
  • Schnauzer en miniatura
  • West Highland White Terrier

Adopta un bichón frisé, ¡son pura energía!

El bichón frisé tiene un pelo muy agradable que no suele caer con demasiada frecuencia. Eso sí, igualmente tienes que acostumbrarte a cepillárselo todos los días y a eliminar cualquier enredo que pueda tener. Puede llegar a medir unos 30 centímetros, por lo que también es pequeño.

Su carácter es muy, muy juguetón, ¡pero cuidado! Si no educas bien su forma de socializar, puede ser muy gruñón. Es muy sensible, así que trátalo con cariño y dale mucho amor. En caso de que tengas cualquier duda, contacta con nuestros etólogos online.

Un teckel o perro salchicha tienen el pelo muy fino

Los perros salchicha son uno de los perros más simpáticos que hay. Son muy buenos, pero requieren que atiendas a sus necesidades energéticas. Estos perros llevan en la sangre el rastreo y la caza. Estaban entrenados para colarse por las rendijas para capturar a los conejos.

Además de requerir juego y paseo, también es conveniente que te preocupes por su espalda. Prepara en tu salón o zona de juegos muchas rampitas y facilidades para que tenga que forzarla lo menos posible. Y recuerda, ¡adopta, no compres!

Los boston terrier son pequeños y con poco pelo

Este perro es uno muy común, cariñoso y conocido por todos. Llegan a medir, como máximo, unos 40 centímetros. Son muy amables, juguetones y cariñosos. El 'problema' que tienen es que roncan, por lo que si tenéis el sueño sensible, no lo pongáis al lado de vuestra cama.

El boston terrier es braquicéfalo, por lo que es fácil que se le obstruyan las vías respiratorias y haga ese ruido tan característico. Precisamente por este motivo, son animales que suelen vivir un poco menos que el resto.

Schnauzer miniatura, el perro de Obelix

Estarás acostumbrado a ver a esta preciosa raza. El Schnauzer es una raza de perros que se ha hecho muy famoso gracias a verlo mucho en los cómics de Asterix y Obelix, una fama que tienen muy pocos perros, tan solo el Pluto de Disney, quizás.

Este tipo o raza de perro puede llegar a vivir hasta los quince años y nunca llegará ni a los 40 centímetros de longitus. Hay que cuidarle el pelo pero no suele perder demasiado puesto que es muy corto el que le nace.

Como todos los perros pequeños, tiene mucha energía. El Schnauzer, además, es muy, muy inteligente, por lo que te pondrá a prueba muchas veces. Por fortuna, también es muy obediente, aprende órdenes con facilidad y es muy sociable. ¡Perfecto para niños!

West Highland White Terrier, un perro maravilloso

Llegamos al final de nuestra lista con el perro de la película Bolt. Sí, este simpático perrete es el elegido para retratar al soñador y veloz perrete de la famosa cinta, lo que ya es un punto a su favor para que tus hijos lo adoren.

Es muy amigable pero también echado para adelante, por lo que es bastante común que lo veas enfrentarse a perros más grandes que él

Adopta perros, ¡nunca compres!

Esperamos que estos cinco tipos o razas de perros hayan satisfecho tu curiosidad. Cualquiera de ellos son ideales para convivir con niños por su pelo corto, su carácter y su tamaño. Eso sí, recuerda que a un hijo hay que enseñarle que ninguna vida se compra o se vende, por lo que la mejor forma de empezar a convivir con uno de ellos es adoptarlo.

Ve a la protectora de tu ciudad y busca un West Higland, un perro salchicha, un schnauzer... Pero fíjate también en aquellos que no tienen raza. Tienen muchísimo amor para darte y tu hijo aprenderá otra fantástica lección: la verdadera pureza está en la mezcla y lo que importa no es el exterior, sino el interior y el cariño que damos.