¿El precio de una consulta veterinaria es caro? Ahorra con estos trucos

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

Ante los imprevistos, poco o nada hay que hacer. Si tu perro o gato está enfermo, debes llevarlo al veterinario, igual que tú vas al médico cuando te encuentras mal. Sin embargo, igual que cuando nosotros mantenemos unos hábitos de vida saludables (ejercicio, alimentación sana y variada...) enfermamos menos, también lo hacen nuestras mascotas.

Si quieres saber cómo ahorrar dinero en el veterinario, sigue estos cinco consejos:

Contrata un seguro para mascotas

Cuando tu mascota se pone enferma lo principal es su recuperación. Cuando hay que hacerse cargo de todos los gastos veterinarios, el dinero puede influir en las decisiones que tomamos sobre su salud. Igual no puede quedar hospitalizada porque debido al precio es algo que no nos podemos permitir, o si se pone enferma un sábado de noche, tenemos que esperar hasta lunes para ir al veterinario porque no podemos hacer frente al coste de la consulta de urgencia. Al tener un seguro de salud que cubre los gastos veterinarios derivados de una enfermedad o un accidente, permite que te centres solo en la recuperación de tu mascota y no en las facturas que la acompañan, por lo que las decisiones que tomas se basan todas en que su bienestar y no en el precio.

Algunos ejemplos de gastos veterinarios inesperados, incluyen un gato que al saltar de una estantería se rompe una pata, o el perro que come huesos y hay que operar de urgencia para desobstruirlo. Sin olvidarnos que nuestras mascotas pueden desarrollar enfermedades crónicas que harán que las visitas al veterinario sean muy frecuentes, tales como enfermedades del corazón o diabetes. Un seguro puede ser una verdadera salvación en todos los sentidos.

En Barkibu hemos creado un seguro que se adapta a las necesidades de nuestras mascotas. Si quieres más información sobre el Seguro de Salud Barkibu pincha aquí.

Dale una alimentación de alta calidad

Si optas por darle pienso, compra siempre piensos de alta gama y lee atentamente las etiquetas.

Si le das comida casera, habla con un especialista en nutrición para asegurarte de que le estás dando todos los nutrientes que necesita. ¡Y nunca le des ninguno de estos alimentos!

Una alimentación adecuada es la clave para un animal sano.

Presta atención a su higiene bucal

Si a tu perro o gato le huele muy mal el aliento o si deja de comer, puede tener un problema bucal, normalmente causado por un exceso de sarro.

Revísale la boca a menudo e intenta acostumbrarlo a la limpieza de los dientes a diario. Asegúrate de utilizar una pasta dentífrica veterinaria, ya que las humanas son tóxicas para ellos. Si la limpieza de boca diaria no es una opción, hay limpiadores en forma de premio que puedes probar, así como dietas específicas para reducir la aculación de sarro.** Si cuidas sus dientes de manera regular, podrás ahorrarte una limpieza de boca en el veterinario.**

Cepíllalo de manera regular

Aprovecha el momento del cepillado no sólo para desenredarle el pelo o evitar que se le ande cayendo por toda la casa... sino también para revisar que no tenga nada clavado, que no tenga parásitos, para revisar sus orejas y los ojos, cortarle las uñas si fuera necesario, etc.

Lo ideal es hacerlo al menos una vez a la semana. Conviértelo en un momento de relax con chuches y muchos mimos.

Infórmate sobre su salud y cuidados

Antes de adoptar a un perro o gato (o a cualquier otro animal, en realidad),** infórmate bien de sus necesidades y de los problemas de salud que pueda tener**. Ten especialmente en cuenta si podrás hacerte cargo de los gastos que acarrea, qué cosas necesita y cuáles son puramente un capricho.

Al final, el truco para ahorrar en el veterinario es cuidar adecuadamente de tu mascota. Los accidentes ocurren, pero si ofreces un estilo de vida saludable a tu mascota y estás pendiente de su salud, es muy probable que sea menos propenso a enfermar.