Mi gato no quiere comer ni tomar agua, solo duerme

Nuestro equipo está formado por veterinarios, etólogos, y expertos en contenido sobre salud animal.

¿Tu gato ha dejado de comer de repente y ni siquiera bebe? En este artículo hablaremos de las causas por las que tu colega presenta síntomas de anorexia, también te diremos qué tienes que hacer en cada posible caso que oculten estas pistas. Antes de seguir, te invitamos a poner una consulta a nuestros veterinarios online antes de atreverte a probar un remedio casero que hayas leído por internet, pues eso puede empeorar la situación.

Los gatos son animales muy sensibles, por lo que su entorno y los cambios que se producen en él pueden llegar a afectarle mucho más de lo que te imaginas. Empezamos hablando de los motivos que están en tu mano cambiar para que vuelva a comer, los más leves.

¿Cómo tienes configurado su espacio? ¿Está limpio? ¿A qué distancia está su arenero o el lugar en el que hace sus deposiciones con respecto al sitio en el que come? La higiene es un factor primordial en la vida de un felino. A los gatos no les gusta comer cerca de dónde han hecho pis, pues los olores le pueden quitar el apetito.

Como cuidador, tienes que estar pendiente a diario de su comportamiento, porque, si de repente deja de comer, puede que sea porque hay algo de suciedad cerca de de su bol o de polvo a su alrededor.

Asegúrate de que siempre puede comer y beber en un entorno impoluto. Si incluso tras limpiar lo que le rodea compruebas que sigue sin probar bocado, coge su comedero y bebedero y friégalo bien. Si ni aún así abre la boca, es hora de cambiar su alimentación. A los gatos les gusta la rutina, comer de manera variada pero siempre dentro de un orden. Si su dieta ya no le gusta o le aburre, dejará de interesarse por ella. Prueba con recetas caseras o húmedas, cambia su pienso y prueba con uno de mejor calidad.

Aparta su arenero de su comida. A los gatos no les gusta comer cerca de dónde han hecho pis, pues los olores le pueden quitar el apetito.

Si tu gato no quiere comer, revisa el lugar en el que lo hace, ¿está limpio?

Si todos los puntos que hemos tratado hasta ahora están solucionados, pero sigue sin beber ni comer, es hora de que analices su comportamiento. ¿Además de no ingerir alimentos ha cambiado su conducta? ¿Ahora maúlla más, está más arisco o triste? Si ha llegado un nuevo miembro a la familia, si ha habido cambios en tu rutina o en la suya o si ahora le mimas o le haces menos caso, puede que se haya deprimido, lo que afecta a su apetito.

Para levantarle el ánimo a un gato tendrás que volver a recuperar su confianza y darle tu cariño. Muchos PetLovers detectan un cambio a peor de sus peludos cuando aumentan su jornada de trabajo, porque aunque los gatos parezcan muy independientes, te echan de menos si no estás.

Una manera de recuperar el contacto es acostumbrarte a cepillarle el pelo, por lo menos, una vez cada dos días. Además, cuidar su melena es otra forma de prevenir que deje de comer, ¿y por qué? Pues porque si la tiene demasiado larga, al lamerse para limpiarse, puede que se traga parte de su pelambrera, formándose bolas en su tracto digestivo que le impiden comer.

Si este es el caso, no prestes atención a remedios caseros que puedes encontrar por internet, no le des parafina o grasa para que las expulse, busca soluciones específicas para su caso poniendo una consulta a nuestros veterinarios online.

Si tu gato no come porque ha tragado bolas de pelo, no uses remedios naturales, consulta con nuestros veterinarios

Todas estas causas son consideradas ‘leves’ porque se solucionan con un cambio de dieta, de ritmo de vida y con un poquito más de atención. Si tras probar con todas soluciones que te hemos dado ves que tu gato sigue sin comer ni beber y se pasa el día durmiendo, puede que se trate de una infección o de algo verdaderamente grave.

Para poder identificar si en efecto le está ocurriendo algo que tiene que ser tratado por un veterinario, te recomendamos que siempre tengas en casa un termómetro rectal, porque así podrás comprobar con certeza si tiene fiebre.

Si careces de uno, tendrás que examinar sus encías y sus ojos, ¿presentan un color anormal? ¿Están enrojecidos, más blancos o amarillos que de costumbre? Es muy recomendable que te aprendas su temperatura corporal, el ritmo de su respiración, su pulso, el color de estas partes su cuerpo. Cuando le estés cepillando el pelo, acostúmbrate a hacerle un pequeño chequeo de manera regular, así podrás adelantarte a cualquier problema que pueda tener.

Tanto si tiene algo de fiebre como si tras descartar las primeras causas que comentamos en este artículo sigue sin comer, visita con urgencia a tu especialista. La anorexia en gatos es un problema serio, tanto como la deshidratación y la depresión, motivo por el que puede estar durmiendo tanto. Como recomendación final, repetimos, no lo automediques ni uses remedios caseros, pues podrían agravar su situación y ocultar la verdadera enfermedad tras este síntoma. Acude a un veterinario.

¿Qué temas te interesan?
En Barkibu queremos conocer los intereses de nuestros PetLovers. Ahora puedes decirnos qué temas te gustaría que tratase nuestro equipo de veterinarios en próximos artículos. Haz click en el botón para sugerir un tema: